reunión de urgencia con inversores

Abengoa da un blindaje millonario a su nuevo CEO en pleno derrumbe en bolsa

El nuevo primer ejecutivo del grupo sevillano, que ha perdido más del 60% de su valor en bolsa, se asegura una indemnización de entre 4,5 y 9 millones tras firmar un contrato mercantil con blindaje

Foto: El consejero delegado de Abengoa, Santiago Seage. (EFE)
El consejero delegado de Abengoa, Santiago Seage. (EFE)

Pese a las evidentes dificultades financieras por las que atraviesa Abengoa, que este martes volvió a derrumbarse en bolsa pese a los intentos de su consejero delegado de calmar a los inversores, la compañía andaluza es de las que mejor paga a sus ejecutivos. Así se deduce del nuevo blindaje que el grupo controlado por los Benjumea le ha firmado a Santiago Seage, el nuevo bombero, que sustituyó a Manuel Sánchez Ortega en mayo, el cual también se fue con una millonada bajo el brazo.

Según han confirmado fuentes oficiales de Abengoa, la empresa de ingeniería le ha firmado un contrato a Seage por el que el nuevo consejero delegado tiene derecho a una indemnización por importe equivalente al 100% de su retribución percibida durante el último año, tanto en el caso de cese anticipado de su relación contractual con la sociedad –acto voluntario– como en concepto de contraprestación por el pacto de no concurrencia.

En definitiva, cerca de 4,5 millones de euros, que son los que se ha llevado Sánchez Ortega por dejar la compañía poco después de que fuera elegido vicepresidente. El anterior consejero delegado ha percibido esta compensación gracias a que Abengoa, dos meses antes de que el directivo fuera sustituido por Seage, le creó un blindaje con carácter retroactivo que fue ocultado a la comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El organismo regulador le tiró de las orejas a los Benjumea y les exigió que lo aflorasen, por lo que la compañía se vio obligada a realizar un complemento a su informe de gobierno corporativo en el que se detallan las retribuciones de los consejeros y los directivos. En dicha adenda también se incluyó que el presidente, Felipe Benjumea, y el ya cesado CEO por la terminología inglesa (chief executive officer), tenían el derecho a percibir una bonificación de siete y tres millones de euros, respectivamente, condicionada a la permanencia en el cargo hasta alcanzar los 65 años de edad. 

La CNMV también pidió a Abengoa que detallase el importe de los planes extraordinarios de retribución variable plurianual aprobados en enero y julio de 2014. Dichos planes sí aparecen en el informe de remuneraciones, pero no se cuantifica cuánto ganarán los consejeros ejecutivos si cumplen todos los objetivos. Tras la petición del organismo supervisor, Abengoa aclara que el presidente y el consejero delegado obtendrían 15 millones de euros en total.

Según la última documentación oficial de la semana pasada, Ortega, pese a que apenas ha estado cuatro meses en el cargo de consejero delegado en 2015, podría recibir un bonus de 3,30 millones de euros en concepto de retribución variable si la compañía obtiene los objetivos anuales a los que estaba ligada dicha remuneración. Retos que, pese al descalabro de la cotización por los malos resultados del primer semestre, son de “previsible cumplimiento". Si así fuera, su indemnización total ascendería a 7,78 millones.

Viaje de urgencia para apagar el incendio

Lejos de calmarse, la tormenta sobre Abengoa ha arreciado pese a los intentos de Santiago Seage por tranquilizar a los inversores. Según fuentes financieras, el consejero delegado estuvo este martes en Londres para reunirse con fondos institucionales que han decidido desprenderse de las acciones de la empresa sevillana que tienen en cartera. Prueba de la desconfianza generada por el anuncio del profit warning –incumplimiento de resultados económicos– y la posterior ampliación de capital de 650 millones es que la cotización del grupo continuó este martes con un desplome sin freno. Se dejó casi otro 26% y ya ha visto como se ha evaporado un 62% de su capitalización en apenas dos semanas.

Las mismas fuentes indican que Seage cruzará hoy mismo el Atlántico para reunirse con inversores estadounidenses en Nueva York para calmar el temor a que la empresa no pueda hacer frente a una deuda de casi 7.000 millones de euros. Pero el susto también está inoculado en la cúpula de Abengoa, que teme recibir una demanda de algún fondo extranjero por ocultar la verdadera salud de la compañía. Un tipo de demanda muy habitual en Estados Unidos que suele saldarse con sentencias millonarias.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios