Abengoa la vuelve a liar: siembra más dudas adelantando datos y se hunde en bolsa
  1. Mercados
el mercado teme por la situación de su deuda

Abengoa la vuelve a liar: siembra más dudas adelantando datos y se hunde en bolsa

El mercado no está dispuesto a pasarle ya ni una a Abengoa después de la maniobra contable que hizo el pasado mes de noviembre con su deuda y que le costó un fortísimo castigo en bolsa

Foto: El consejero delegado de Abengoa, Santiago Seage (Efe)
El consejero delegado de Abengoa, Santiago Seage (Efe)

Excusatio non petita, accusatio manifiesta... Y Abengoa no está precisamente en un momento en el que pueda permitirse sembrar la más mínima duda después de que el pasado mes de noviembre las sombras sobre sus resultados y la clasificación de su deuda le costara un desplome superior al 30% en un sólo día y convertirse en uno de esos valores a los que el mercado ya no les pasa ni una.

Ayer, tras caer más de un 7,5% en bolsa, la compañía sevillana de ingeniería y energía decidió convocar una conferencia con analistas para avanzar las 'cifras clave' de sus resultados. En el momento en el que se anunciaba la reunión, hacia primera hora de la tarde, las ventas se empezaron a multiplicar y eran los institucionales los que estaban saliendo.

Ya a última hora de la jornada, Abengoa adelantaba una mejora del 3% de sus ingresos -entre 3.375 y 3.400 millones en el primer semestre- y del 9% de su resultado bruto de explotación (ebitda) hasta los 660 millones de euros.

Unas cifras que aunque están en línea con lo esperado, no han despejado los temores del mercado que hoy continúa poniendo pies en polvorosa y recogiendo beneficio tras la fuerte subida que el valor lleva en el año -del 43% hasta el martes- por lo que pueda pasar. Sus acciones se desploman otro 12%, al tiempo que su bono está cayendo entre 5 y 6 figuras en el mercado secundario.

Dudas con la contabilidad de su deuda

No en vano "después de ver los Gowex, los Carbures, Pescanova y demás, hay cierta sensibilidad a que ocurran cosas raras y Abengoa siempre está caminando por la cuerda floja", justifican fuentes del mercado que aseguran que prefieren estar siempre fuera de esta compañía aunque ello suponga perderse alguna "noticia buena". Y es que, como esas mismas fuentes explica, "si compañías del tamaño de Toshiba con capaces de tergiversar sus cuentas... y no es la primera vez que Abengoa ha hecho encaje de bolillos".

De hecho, fue la clasificación de una emisión de bonos 'verdes' destinados a la financiación de proyectos sostenibles como 'deuda sin recurso en proceso', es decir, fuera del capítulo de deuda financiera neta lo que hizo saltar las alarmas y el castigo del mercado obligó a la compañía a reformular sus cuentas incluyendo en su balance esa deuda procedente de su filial estadounidense, Abengoa Greenfield.

Así, Santiago Seage, el nuevo consejero delegado de Abengoa, se estrena en una nueva crisis apenas dos meses después de llegar al cargo tras la 'espantá' de su hombre fuerte, Manuel Sánchez Ortega. Ayer, en la conferencia con los analistas, el directivo anunció que Abengoa ha decido dar a sus bonos convertibles y canjeables las mismas garantías que a los "high yield" -alto rendimiento- para evitar que algunos inversores "tomen posiciones irracionales" en sus seguros de impago de deuda (CDS), en referencia al último desplome bursátil.

"Como compañía tenemos que tener cuidado con nuestros CDS, que la gente no tenga oportunidades para hacer cosas injustas" con ellos, ha explicado, para añadir que la diferencia en las garantías "les ha dado la oportunidad de jugar con los CDS. Y es que, al final, todo es una cuestión de deuda. En este sentido, Seage aseguró que "para nosotros es importante que el coste de la deuda baje" y para ello "tenemos que arreglar nuestros CDS" con el objetivo de que "este juego pare", al tiempo que ha lamentado que la mejora de la calificación crediticia no ha mejorado el coste de la deuda.

Deuda
El redactor recomienda