concesión a 25 años

Grupo Ortiz consolida su metamorfosis con una autopista de 2.500 millones en Colombia

La empresa familiar es uno de los vencedores de la crisis al haber sabido salirse del negocio del suelo justo antes de estallar la burbuja y a haber apostado por las concesiones, la energía y el exterior

Foto: Sede de Grupo Ortiz en Madrid.
Sede de Grupo Ortiz en Madrid.

Es uno de los grandes supervivientes de la crisis. Grupo Ortiz, una empresa familiar madrileña a quien la crisis cogió con su negocio concentrado en la construcción y el inmobiliario nacional, es un rara avis del sector, gracias a que supo anticiparse al descalabro del ladrillo, al vender el grueso de su cartera de suelo justo antes del estallido de la burbuja, y a que apostó por salir fuera en los peores años de la crisis.

Dos movimientos dirigidos a convertirse en un grupo de infraestructuras internacional, frente a su anterior carácter de constructora-inmobiliaria nacional. Y lo ha conseguido. La compañía presidida por Juan Antonio Carpintero acaba de consolidar su metamorfosis con la adjudicación de su segunda autopista en Colombia, proyecto que le convierte en la primera constructora española del país y en la novena de todo el ranking.

En concreto, el Ministerio de Transporte colombiano ha elegido al consorcio Conexión Vía Centro-Oriente, en el que Ortiz participa junto a las empresas locales KMA Construcciones y Obresca, para hacerse con la concesión, durante los próximos 25 años, de la autopista Transversal del Sisga, proyecto valorado en 2.150 millones de euros y que requiere una inversión de 225 millones en las obras para rehabilitar y mejorar los 137 kilómetros de esta autopista.

Grupo Ortiz participa en una cartera de proyectos que suma casi 5.000 millones en Colombia y da un salto de gigante en su expansión internacional

Este contrato se suma al conseguido a finales del pasado ejercicio, cuando se hizo con la concesión de la autopista Conexión Norte también por 25 años, periodo durante el cual esta vía conferirá unos ingresos de 2.787,7 millones de euros. Sólo con estos dos contratos, Grupo Ortiz participa en una cartera de proyectos que suma casi 5.000 millones en Colombia y da un salto de gigante en su expansión internacional, donde está construyendo el grueso de sus proyectos de futuro.

Actualmente, el 37% del negocio de construcción es internacional, así como el 85% del energético, aunque gracias a los importantes contratos de concesiones que se está adjudicado, más del 65% de la cartera del negocio tradicional (construcción) está ya fuera de España, donde también se ubica el grueso del energético.

Apuesta por la diversificación

Fue en 2005 cuando Grupo Ortiz empezó a dar sus primeros pasos en el negocio de concesiones, actividad que al cierre de 2014 supone ya un 9% de sus 450 millones de euros de facturación. La actividad constructora continua siendo el principal negocio (48%), con 216,3 millones, cifra, no obstante, casi un 40% inferior a la que tenía hace cuatro años, cuando el grupo tomó la decisión de apostar por el mercado internacional. Energía (27%), servicios (14%) e inmobiliario (2%) completan sus áreas de actividad.

Además de la diversificación de negocio y mercados, en medio de la crisis, Grupo Ortiz ha sido una de las pocas compañías de su tamaño que ha recibido el apoyo de los inversores en renta fija y ha saltado el mercado de bonos, con una emisión de 50 millones de euros a 5 a un tipo del 7%. Tras esta primera experiencia, que llevó a cabo en julio del año pasado, la empresa volvió a conseguir financiación en el MARF (Mercado Alternativo de Renta Fija) a través de la sociedad concesionaria Viario A-31, de la que forma parte, con una emisión de 47 millones de euros a diez año y con un tipo de interés del 5%.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios