BPA vapulea al Tesoro de EEUU: le acusa de haber destrozado la entidad sin pruebas
  1. Empresas
escrito de alegaciones

BPA vapulea al Tesoro de EEUU: le acusa de haber destrozado la entidad sin pruebas

El Tesoro de Estados Unidos acaba de recibir un dura misiva de los abogados de Ramón e Higini Cierco, accionistas mayoritarios de BPA, que hoy han respondido al Escrito de Acusación del FinCEN

Foto:

El Tesoro de Estados Unidos acaba de recibir un dura misiva de los abogados de Ramón e Higini Cierco, accionistas mayoritarios de Banca Privada D'Andorra (BPA), que hoy han respondido al 311 Notice of Finding, el escrito de acusación del FinCEN que, el pasado 6 de marzo, desató la intervención de la entidad y de su filial española, Banco de Madrid.

El bufete norteamericano Lewis Baach, que desde entonces está trabajando en su respuesta a la actuación de las autoridades estadounidenses, acusa a éstas de haber "destruido" BPA y les emplaza a retirar su acusación. "Si el FinCEN hubiera entablado un diálogo confidencial con el banco habría podido concluir que presentar este escrito era precipitado y desproporcionado", señalan los representantes legales de los Cierco.

En su opinión, "el Escrito de Acusación se basa en gran medida en acontecimientos sucedidos en el pasado y ya judicializados. Asimismo no identifican riesgos inminentes, pero de haberse detectado algún riesgo, los hermanos Cierco lo habrían abordado de inmediato".

En su escrito, los abogados de Lewis Baach se oponen frontalmente a la afirmación de que BPA fuera una instituación cuya principal actividad giraba en torno al lavado de dinero, ante lo que emplazan a las autoridades estadounidenses a abstenerse de tomar ninguna decisión final con base en esta iniciativa.

Entre los principales argumentos que esgrimen para defender su postura destaca que fueron los propios hermanos Cierco quienes, en 2003, aprobaron la contratación de KPMG y Deloitte, dos de las principales firmas de auditoría del mundo, para realizar anualmente informes de prevención de blanqueo de capitales y garantizar que la entidad cumplía con la leyes anti-blanqueo de Andorra.

Además, señalan que con su decisión de entrar en España, con la compra de Banco Madrid, BPA fuela primera entidad andorrana que aceptó los requisitos de reporting, cumplimiento normativo y regulatorio de las instituciones financieras que operan en la Unión Europea.

“La FinCEN falló en la consulta o en el intento de abordar cualquier cuestión que hubiera identificado y falló en la recopilación de información y evaluación objetiva del negocio legítimo de BPA. Tras haber consultado las fuentes de información disponibles en relación a este negocio y el impacto de las medidas en los cientos de empleados y los miles de depositantes, las conclusiones y las actuaciones deberían haber sido diferentes”, concluye Lewis Baach.

BPA
El redactor recomienda