propiedad de Fundación Caja Madrid

Mango baja el telón y renuncia a su derecho para comprar el Palacio de la Música

Tras casi dos años de conversaciones, Andic ha desistido en su intento por adquirir el emblemático edificio, donde preveía levantar una gran tienda con centro de exposiciones y eventos

Foto: Edificio del Palacio de la Música (c), ubicado en la Gran Vía de Madrid. (Foto: Pablo López Learte)
Edificio del Palacio de la Música (c), ubicado en la Gran Vía de Madrid. (Foto: Pablo López Learte)

Isak Andic, el dueño de Mango, se ha levantado de la mesa de negociaciones y ha comunicado a la Fundación Caja Madrid su decisión de desistir de la negociación en exclusiva que mantenía para comprar el Palacio de la Música, según confirman desde la entidad antes controlada por Bankia. El emblemático edificio, ubicado en el número 35 de la Gran Vía de la capital, había despertado el interés del empresario, que desde hace casi dos años acaricia la idea de adquirir el inmueble a través de su propia patrimonial para alquilarlo a su famosa cadena de moda.

Al más puro estilo Amancio Ortega, que a través de Pontegadea es el principal casero de las enseñas de Inditex, Andic estaba negociando en exclusiva hacerse con el palacio para abrir las puertas del gran emblema de Mango en Madrid: una macrotienda, con un centro de exposiciones y espacios para poder celebrar eventos culturales. Era la guinda al ambicioso plan de crecimiento de la compañía catalana, que el pasado ejercicio ya dio importantes pasos adelante cuando adquirió dos edificios en las calles de Serrano y Orense para acoger a su enseña de moda.

De hecho, Mango llegó a presentar una consulta ante el área de Urbanismo de la capital sobre la viabilidad de sus planes para el Palacio de la Música, ya que el casi centenario edificio, construido en 1926, figura en el catálogo de inmuebles con Nivel 1 de Protección Integral, el máximo, casuística que explica la particular naturaleza que Andic propuso aportar a su nueva tienda y que recibió el visto bueno de la todavía alcaldesa de Madrid, Ana Botella.

Isak Andic (d), dueño de Mango (EFE)
Isak Andic (d), dueño de Mango (EFE)

A pesar de este parabién, la cadena de moda, que ha declinado hacer comentarios, ha terminado desistiendo de sus planes. Estos suponían poner sobre la mesa cerca de 65 millones de euros, debido a la imposibilidad de llegar a un acuerdo de precio con la Fundación, cuyas expectativas económicas son más elevadas de las ofrecidas por el empresario catalán.

Desde el principio de las negociaciones, esta operación se ha encontrado con la férrea oposición de muchos grupos sociales de la capital, como demuestran las dos peticiones que ha recibido la Comunidad de Madrid para declarar el edificio Bien de Interés Cultural (BIC) y evitar así la apertura de una tienda.

El argumento que siempre se ha esgrimido desde el Ayuntamiento para defender la operación es que el Palacio de la Música está calificado para uso terciario-recreativo, no cultural, lo que abre la puerta a poder desarrollar proyectos como el planteado por Andic. No obstante, el consistorio también ha reconocido en el pasado que, dado el grado de protección del inmueble, los planes del grupo catalán requerirían un Plan Especial para ver la luz definitiva.

Nuevo proceso de venta 

Aunque Mango haya decidido tirar la toalla, Fundación Caja Madrid sigue adelante con sus planes para vender el emblemático edificio, reto que llega en un momento de especial interés por la Gran Vía madrileña, donde, al calor de la Operación Canalejas, se han multiplicado las operaciones para reconvertir antiguos cines, teatros y oficinas en hoteles y grandes tiendas de moda.

Entre los movimientos más significativos ha estado la compra de la antigua sede de Prisa a Pontegadea, por 400 millones de euros. El dueño de Inditex, que adquirió este edificio a Drago Capital, tendrá como inquilino a la cadena Primark, rival directo de su buque insignia, Zara. H&M también cuenta con su propio escaparate en el número 37 de la Gran Vía, donde hasta hace casi ocho años se ubicó el histórico Cine Avenida, tan longevo como el Palacio de la Música y con el que sólo se llevó un año de diferencia a la hora de bajar el telón.

Los planes de Fundación Caja Madrid pasan ahora por abrir un proceso concurrido de venta para recibir más ofertas por el Palacio de la Música

Fue en 2008 cuando se hizo el silencio en el Palacio de la Música de Madrid. Ese mismo año, el por entonces director gerente de la Fundación, Rafael Spottorno, anunció la compra del edificio con la idea de convertirlo en el segundo auditorio más importante de Madrid, cuyas dimensiones sólo son superadas por el Nacional de la calle Príncipe de Vergara. Sin embargo, en 2012, se paralizaron las obras y se optó por tratar de vender el inmueble.

Tras el revés de Mango, Fundación Caja Madrid ha decidido decretar un tiempo muerto para su propia reorganización interna, pero con la idea de retomar los planes de venta en un proceso que –a diferencia del actual, que estaba cerrado a Mango– se abra a todos los interesados.

En ese nuevo concurso, dirigido a conseguir una oferta más elevada de la planteada por Andic, tampoco puede descartarse que el empresario catalán vuelva a tratar de irrumpir si, finalmente, se demuestra que sus 65 millones de euros son, realmente, la mejor propuesta económica posible.

 

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios