NUEVO CAMBIO DE CRITERIO DEL BANCO DE ESPAÑA

Sareb pierde 585 millones, el doble que en 2013, al dotar los préstamos sin garantía

Sareb perdió 585 millones en 2014, más del doble que el año anterior, debido a que el Banco de España le ha obligado a llevar a valor cero el crédito promotor sin garantía de empresas en concurso

Foto: El presidente de Sareb, Jaime Echegoyen (c), y los directores generales Manuel Gómez Gilabert (i) y Óscar García Maceiras.
El presidente de Sareb, Jaime Echegoyen (c), y los directores generales Manuel Gómez Gilabert (i) y Óscar García Maceiras.

El banco malo ha presentado este martes sus segundas cuentas anuales, las de 2014, una vez que por fin el Banco de España le ha indicado las directrices que debe seguir ya que sigue sin aprobar su circular contable. Y estas directrices lo obligan a llevar a valor cero, con la consiguiente provisión respecto al precio de traspaso, los créditos concedidos a los promotores que se encuentran en concurso impagados y sin garantía real, es decir, sin ningún inmueble (ni siquiera suelo) que los respalde. Esto provoca unas provisiones de 719 millones que se traducen en unas pérdidas netas de 585 millones, más del doble que las cosechadas en 2013, de 261 millones.

Sareb, al tratarse de un híbrido entre banco e inmobiliaria, no tiene un régimen contable definido al que atenerse, por lo que el Banco de España –que tiene competencias supervisoras sobra ella– debe aprobar una circular que establezca ese marco. Ahora bien, esta norma sigue sin ser aprobada, por la parálisis primero del Banco de España, que no aprobó el proyecto hasta mayo, y después por la del Consejo de Estado, donde duerme desde entonces el sueño de los justos. Ante esta situación, la sociedad que preside Jaime Echegoyen ha tenido que volver a preguntar al supervisor los criterios que aplica para formular sus resultados de 2014.

En 2013, el gobernador Luis Linde le obligó a provisionar los préstamos participativos, es decir, aquellos que, en caso de impago, se convierten en acciones de las inmobiliarias. A juicio del Banco de España, Sareb tiene muy pocas probabilidades de recuperarlos, por lo que le obligó a valorarlos a cero y a anotarse como pérdida la diferencia con el precio de compra. Esto le provocó una pérdida de 259 que, sumada a otros 144 por la evolución del negocio, arrojaron 403 millones de resultado negativo antes de impuestos. La aplicación de un crédito fiscal le permitió reducir esa cifra a los 261 millones netos citados.

Para el ejercicio de 2014, ha tenido que provisionar otros 91 millones de los préstamos participativos, pero el Banco de España ha puesto su mirada en otra cartera: los préstamos sin garantía real, o dicho de otro modo, sólo con garantía personal que se encuentren en mora por parte de empresas que hayan declarado el concurso de acreedores. Por increíble que parezca, en la época de la burbuja inmobiliaria se concedieron muchos préstamos de este tipo, ya que las entidades se fiaban de que los promotores se los devolverían sin problemas porque les quitaban los pisos a las manos y "la vivienda siempre sube en España". Y les concedían los préstamos sin ninguna prenda ni aval. Como dijo un banquero tras el derrumbe del sector, "los departamentos de riesgos se tiraron siete años de vacaciones".

Provisionar en un solo año

De nuevo, el supervisor considera ahora que, al no tener ningún respaldo, también valen cero, y Sareb debe provisionar la diferencia con su valor de adquisición, cuyo importe asciende a 628 millones. Sumados a los 91 de los préstamos participativos, la provisión total es de 719 millones. Dado que Sareb perdió 62 millones en su actividad normal, el resultado antes de impuestos es de una pérdida de 781 millones frente a los 403 millones de 2013. Tras aplicarse un crédito fiscal (impuesto negativo), la pérdida neta se reduce a 585 millones.

Esta exigencia es un nuevo cambio de criterio del organismo de Linde, puesto que esos préstamos ya estaban deteriorados en 2012 y, por tanto, no debieron adquirirse al precio que se pagó por ellos. Además, han perdido más valor desde entonces. Ahora, Sareb tiene que recoger todo ese deterioro en un solo año, mientras que hasta ahora contemplaba hacerlo en los 15 de vida del banco malo; adicionalmente, podía compensar ese deterioro con otros activos que adquirió a precios más bajos, compensación que ya no puede hacer con esta cartera. Esto tiene consecuencias negativas, puesto que incrementará los beneficios en el futuro ya que no habrá que provisionarlos otra vez.

En todo caso, las pérdidas operativas se han reducido notablemente gracias a la evolución del negocio, que ha ido mucho mejor en 2014 que en el año anterior: las pérdidas del negocio habitual se redujeron de 144 a 62 millones gracias a un ligero incremento de las ventas y, sobre todo, a una caída del 10,3% de los pagos de intereses de su enorme deuda gracias a la fuerte reducción de la prima de riesgo.. Asimismo, tampoco afecta de forma significativa al plan de negocio ni a la rentabilidad esperada.

El BdE admite que los precios de venta eran altos

Este cambio de criterio implica, de nuevo, que el Banco de España reconoce que el valor de estos activos está por debajo del precio al que fueron traspasados, un precio que fue fijado por el propio supervisor. En el caso del crédito, impuso un descuento medio del 45,6% respecto a su valor original, que se consideró entonces bastante exigente. "No es razonable imponer provisiones a toda la cartera porque caes en el absurdo de que el mismo que fijó el precio entonces te hace apuntarte un deterioro ahora", según una fuente de Sareb.

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde. (EFE)
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde. (EFE)

Por otro lado, estos criterios del Banco de España contradicen a los que él mismo incluye en el borrador de la circular, que establece simplemente que cada año debe volver a tasarse una tercera parte del balance (entero, no carteras concretas) y provisionar la pérdida de valor que haya sufrido. Hay una razón adicional para este comportamiento del supervisor: la Comisión Europea ha cuestionado abiertamente los precios de traspaso porque estima que eran superiores a los de mercado aun con esos descuentos (para ellos, el descuento medio debería haber sido del 72%), y considera ese sobreprecio ayuda de Estado. De ahí que la cuenta de las ayudas públicas a la banca que estima Bruselas se vaya hasta prácticamente 100.000 millones. Con estas provisiones, el valor de los activos que tiene en cartera Sareb se acerca más a lo estimado por la Comisión.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios