LES CUESTIONA SOBRE LAS CUENTAS Y LA OPV

El FROB ataca a los peritos de Bankia con los contrainformes del BdE y la CNMV

El FROB ha presentado su contrainforme con las aportaciones del Banco de España y la CNMV, como adelantó El Confidencial, para defender que la OPV y las cuentas de Bankia fueron correcta

Foto: Víctor Sánchez, uno de los dos peritos designados por el Banco de España para trabajar en el caso Bankia. (EFE)
Víctor Sánchez, uno de los dos peritos designados por el Banco de España para trabajar en el "caso Bankia". (EFE)

El FROB, el fondo de rescate español, ha aportado por fin, después de innumerables debates y aplazamientos, los contrainformes elaborados por el Banco de España y la CNMV con los que pretende rebatir las tesis de los peritos del caso Bankia y evitar así una condena que obligue a la entidad nacionalizada a devolver el dinero de la salida a bolsa. Como adelantó El Confidencial el lunes, Economía ha impuesto que el FROB cite expresamente al Banco de España como autor de los argumentos que defienden la veracidad de las cuentas de la salida a bolsa, pese al riesgo de guerra civil en el supervisor, y ha incorporado el de la CNMV sobre el proceso de la OPV, también adelantado por este medio el 20 de febrero.

Este informe rebate las "debilidades" de las conclusiones de los dos peritos que cuestionaron las cuentas de Bankia desde su constitución y concluye que todas ellas, también las de su salida a bolsa, "reflejaron su imagen fiel". Así lo expone el organismo dependiente del Ministerio de Economía en el escrito que ha presentado al instructor del caso Bankia, Fernando Andreu, tras recabar el criterio técnico del Banco de España sobre la formulación de los estados contables de las entidades de crédito recogida en su circular 4/2004 de 22 de diciembre.

No solo eso, sino que el FROB aporta un informe que encargó a la CNMV sobre el proceso de Oferta Pública de Suscripción (OPS) previa al debut bursátil de la entidad. Los dos supervisores tratan así de salvar la cara de sus anteriores máximos responsables -Miguel Ángel Fernández Ordóñez en el BdE y Julio Segura en la CNMV- por su actuación en la salida a bolsa de Bankia, después de que el propio Luis de Guindos les acusara de "mirar para otro lado" ante la situación de la entidad entonces presidida por Rato. 

Tras recoger la opinión de los dos organismos, explica que no puede compartir la conclusión de los técnicos cedidos por el Banco de España para trabajar en el caso Bankia de que sus cuentas, tanto las del estreno bursátil, como las de 2011 formuladas por Rodrigo Rato y las reformuladas después por el equipo de José Ignacio Goirigolzarri, «no reflejaran la imagen fiel de la entidad».

Para sostener esta conclusión, reproduce algunas de las críticas que ya hizo el FROB a los peritos durante su interrogatorio en la Audiencia Nacional en enero y recogidas también en el contrainforme encargado por la propia Bankia a Leandro Cañibano. Una de ellas es que sus «juicios subjetivos y metodologías distintas» les llevaron a verter propuestas sobre ajustes «no coincidentes», lo que «subraya la existencia de un margen de apreciación o estimación amplio» que, «como mínimo, debería haber llevado a una modulación de las conclusiones sobre la imagen fiel de las cuentas».

Además, obviaron que el periodo analizado «estuvo marcado por una crisis financiera profunda», en la que se produjeron «cambios relevantes en la percepción y expectativas sobre la evolución de la situación económica y de los mercados». También les aclara que para juzgar unas cuentas de una fecha determinada es necesario saber «cuál era exactamente la información disponible» entonces, porque lo contrario podría suponer un «sesgo retrospectivo, incorporando al juicio sobre el pasado el conocimiento que se tiene del resultado final».

Esta misma crítica la vertía, entre otros, el propio Rato en su recurso a la fianza de 800 millones que le impuso Andreu de forma solidaria junto a tres antiguos miembros de su cúpula -Francisco Verdú, José Luis Olivas y José Manuel Fernández Norniella- así como a Bankia y BFA.

Pero, sobre todo, el FROB afea a los peritos que omitieran en su análisis un cuantioso volumen de provisiones ya constituidas y no asignadas (genéricas) que tenía Bankia en su salida a bolsa, que ascendían a 3.027 millones, «más que suficientes» para afrontar los ajustes propuestos por los dos inspectores.

A todo ello se suma el «carácter discutible» de la metodología que emplearon para analizar las cuentas del debut bursátil, realizando un reparto por meses y trimestres del deterioro acumulado, un sistema «inusual y poco riguroso en un ámbito pericial, que requiere mucha precisión, sobre todo si se quiere cuestionar» los estados financieros.

La CNMV: la salida a bolsa fue correcta

Sobre la fijación del precio de la acción en la salida a bolsa cuestionada también por los peritos, se remite al informe encargado a la CNMV, que adjunta, en el que afirma que «Bankia era una de las coordinadoras globales y además era entidad directora del tramo de cualificados y minorista», por lo que no se puede sostener que esta entidad «encontró mercado pero las otras no».

La presidenta de la CNMV, Elvira Rodríguez. (EFE)
La presidenta de la CNMV, Elvira Rodríguez. (EFE)

Tampoco le resulta de recibo que pusieran en tela de juicio las intenciones de empresas cotizadas no controladas por BFA y Bankia como Mapfre o Iberdrola para acudir a bolsa o que planteasen sospechas sobre los móviles de otras «sin relación alguna en materia accionarial», como Telefónica o ACS.

Si la fijación de ese precio «no fue un modelo de concurrencia», como afirman los peritos, el FROB no entiende que la cotización de Bankia, que fue «un valor líquido, permaneciera estable o paralela a la del resto de comparables entre la salida a bolsa y febrero de 2012». En este sentido, vuelve a citar las palabras de la CNMV que aseguran que su «valor cayó menos que el resto del mercado» y que «todo aquel que hubiera querido vender o comprar en este periodo lo habría hecho sin restricción».

Además, la CNMV eleva el número de inversores reflejados por la pericial judicial, con más de 650 empresas de sectores financieros, 14.000 no financieras y más de 1.000 compradores extranjeros, «lo que no permite compartir la conclusión sobre la falta de concurrencia». En cuanto a las ventas rápidas de acciones de las que dudaron los peritos, que sospecharon de aquellas que se habían producido en 30 días o menos, el FROB responde que ese plazo «no resulta de ningún manual o criterio bursátil» y que, en todo caso, «no parece demasiado especulativo».

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios