USÓ A JAVIER LÓPEZ PARA contactar con MONZÓN

Granados se valió de un amigo del rey Felipe VI para hacer negocios con Indra

El escándalo de la Operación Púnica ha alcanzado a Indra, empresa del Estado que abrió las puertas al socio de Francisco Granados tras una cadena de favores.

Foto: Dos agentes de la Guardia Civil escoltan a un detenido durante el registro de la sede en Valencia de la empresa EICO, creada por Alejandro de Pedro Llorca. (EFE)
Dos agentes de la Guardia Civil escoltan a un detenido durante el registro de la sede en Valencia de la empresa EICO, creada por Alejandro de Pedro Llorca. (EFE)

La Operación Púnica se ha incrustado en los huesos de Indra, empresa controlada por el Estado y presidida por Javier Monzón desde hace más de veinte años. Según fuentes conocedoras de la investigación, Alejandro de Pedro Llorca, la mano derecha de Francisco Granados, ha estado haciendo negocios con la compañía de defensa y tecnologías de la información gracias a la intermediación de Javier López Madrid, empresario amigo del rey Felipe VI.

Fuentes oficiales de Indra han reconocido que Pedro Llorca, detenido por el presunto caso de corrupción con ayuntamientos y empresas constructoras y energéticas, ha mantenido relaciones comerciales con Jesús Gil, director de desarrollo de negocio y responsable del área de procesos electorales de Indra. La última reunión se celebró el pasado 16 de septiembre, a las 16:30 horas, cuando el 'socio' de Granados fue recibido en las oficinas centrales de la compañía en Alcobendas.

Javier López Madrid.
Javier López Madrid.

Las mismas fuentes, que en un principio negaron conocer a este intermediario, matizan que Pedro Llorca es uno más de las múltiples personas que pasan por sus instalaciones para promover negocios, sin que su visita tuviera nada especial. En este caso, para ayudar a Indra a conseguir algún contrato en Latinoamérica vinculado a procesos electorales en la región.

No obstante, otras fuentes aseguran que su entrada en Indra estuvo bendecida por el propio Javier Monzón, el cual atendió la solicitud de abrirle las puertas a petición de un amigo. El amigo fue Javier López Madrid, consejero delegado del Grupo Villar Mir y exconsejero de Bankia, amén de persona cercana a Felipe VI.

El directivo, implicado también en el uso presuntamente irregular de las llamadas tarjetas black, recibió una llamada de Granados, el cual le preguntó si podía ponerle en contacto con Monzón para que recibiese a Pedro Llorca en Indra. El ejecutivo descolgó el teléfono, llamó al presidente de la empresa participada en un 20% por el Estado, con el que tiene una buena amistad, y le pidió el favor que le había demandado el que fuera número dos del PP en Madrid.

Favores entre amigos

Monzón escuchó el encargo y llamó a Jesús Gil para que recibiese al responsable de la empresa informática con el que Granados hacía negocios. Así lo hizo por última vez el pasado 16 de septiembre. López Madrid ha admitido que conoce a Pedro Llorca, aunque matiza que no recuerda si hizo esa gestión por petición de Granados. Asegura que su relación con el detenido fue porque le presentó una serie de proyectos de prensa digital deportiva para una de sus sociedades.

El presidente de Indra, Javier Monzón.
El presidente de Indra, Javier Monzón.

Lo cierto es que el nombre de Indra ha aparecido en los papeles de la Operación Púnica porque la última detención, la de José Martínez de Nicolás, el consejero delegado de Agencia de Informática y Comunicación de la Comunidad de Madrid, está vinculada a operaciones poco claras con la empresa dirigida por Monzón, sin que hasta el momento se haya especificado con qué tipo de contratas benefició supuestamente a Indra.  Lo que si ha hecho el juez ha sido imputar de momento a Santiago Roura, el director general de operaciones de la sociedad, uno de los hombres de confianza del presidene.

La compañía guarda silencio sobre esta implicación, que se suma a la sombra sobre la compraventa de Europraxis a Josep Pujol Ferrusola y otros socios catalanes.

Tras conocerse la investigación de la Unidad de Delincuencia de Económica y Fiscal (UDEF), Monzón ha decidido expatriar a Miami (Estados Unidos) al hijo de Jordi Pujol, que anteriormente trabajaba en el área internacional de Indra, pero sin un puesto específico. En resumen, mucho ruido estridente sobre una empresa a cuyo presidente el Ministerio de Defensa está intentando relevar por considerar que “los intereses no están alineados”, según aseveró este semana el secretario de Estado, Pedro Argüelles, en una entrevista en Expansión.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios