EL GRUPO ITALIANO PREPARA LA NUEVA HOJA DE RUTA

Endesa define su ‘Paso por los Apeninos’: Enersis para Enel y OPV del 25% en bolsa

El traspaso a Enel de todo el negocio de Endesa en Latinoamérica servirá de 'preparación artillera' para sacar a bolsa hasta un 25% de la eléctrica española

Foto: El presidente de Endesa, Borja Prado. (Efe)
El presidente de Endesa, Borja Prado. (Efe)

Enel, el grupo eléctrico dependiente del Estado italiano, está diseñando la nueva hoja de ruta de Endesa y todo hace indicar que la compañía presidida por Borja Prado deberá invertir el camino recorrido por el célebre Marco en busca de su querida mamá. Esta vez será de los Andes a los Apeninos porque todo el negocio latinoamericano que la compañía española integró hace unos meses en Enersis será transferido bajo control plenipotenciario de la matriz Enel. El viaje no termina ahí porque los dueños italianos quieren poner en valor a su filial situando en bolsa un mínimo del 25% del capital de Endesa.

El traspaso a Enel del conglomerado que da nombre a la actual Enersis se antoja como la consecuencia lógica del proceso de consolidación llevado a cabo por Endesa en Latinoamérica a lo largo del año 2012. La compañía española se dejó la piel en una ronda de negociaciones a cara de perro con los socios minoritarios de sus empresas trasatlánticas; todo ello dentro de una estrategia claramente orientada desde los cuarteles generales de Enel en Roma. El desarrollo corporativo de la multinacional italiana se culmina ahora con la definición perimetral de Endesa como una entidad limitada exclusivamente al negocio eléctrico en España.

La venta de Enersis a Enel está siendo perfilada estos días por la maquinaria jurídica del grupo transalpino, que trata de ajustar la operación como rampa de lanzamiento para la posterior oferta pública en los mercados de un importante paquete accionarial de Endesa. La puesta en valor de la filial chilena es decisiva para justificar la enorme diferencia de precio entre los 44 euros por acción, incluidos dividendos, que Enel y Acciona pagaron hace siete años en su célebre opa de conveniencia sobre Endesalos 29 a que ahora cotiza la eléctrica española en bolsa.

La generosa tasación de Enersis es fundamental para legitimar la presentación en sociedad de una nueva Endesa con menores pretensiones industriales, pero también con un suficiente atractivo y recorrido bursátil. Desde la perspectiva de los intereses de Enel, todo se queda en casa porque no en vano la multinacional controla desde hace cinco años un 92% del capital de Endesa. Los grandes beneficiarios serán, esta vez sí, los accionistas minoritarios, atrapados con el 8% residual de las acciones y que dispondrán ahora de una buena oportunidad para resarcirse en bolsa.

Todos estos planes han sido oportunamente comunicados al Gobierno español por el consejero delegado de Enel, Francesco Starace, quien asumió el cargo el pasado mes de abril en sustitución de Fulvio Conti. El primer ejecutivo de la multinacional transalpina, que también ejerce como vicepresidente del consejo de administración de Endesa, se ha reunido con el ministro de Industria, José Manuel Soria, en un encuentro preliminar de cortesía y que tenía por objeto prioritario limar las asperezas que la reforma eléctrica ha dejado en la piel del grupo italiano.

Un buen ‘pellizco’ para reducir deuda

El hombre fuerte de Enel se desahogó nada más llegar al cargo con una amarga crítica en contra de la severa política de ajustes llevada a cabo en el sector español de las renovables. Un ‘tijeretazo’ que afecta directamente a Endesa pero que escuece de manera especial a Starace dado su apego a este segmento de negocio. No en vano, el ejecutivo designado por Mateo Renzi para llevar el timón del gigante italiano estaba al frente hasta ahora de la división de energías verdes, como consejero delegado de Enel Green Power (EGP).

Francesco Starace. (Reuters)
Francesco Starace. (Reuters)

Starace pretende hacer bueno el dicho de que ‘lo cortés no quita lo valiente’ y ha querido sincerarse con el máximo responsable de la política energética para dejar clara desde el primer momento la estrategia de Enel con Endesa. La solución que está sobre la mesa delimita las funciones de la compañía en relación a la que estaba considerada como primera eléctrica del país, pero asegura el futuro de la empresa con una base accionarial más diversificada y la dotación del capital requerido para abordar eventuales inversiones en el mercado eléctrico español.

Enel conseguirá además darle un buen tajo al enorme endeudamiento acumulado en los últimos años y que supera ahora la cifra de 41.000 millones de eurosLa capitalización de Endesa, situada en casi 31.000 millones de euros, supone un importante balón de oxígeno que Starace no está dispuesto a desperdiciar. La OPV de la compañía española está todavía en fase de estudio pero los bancos de inversión que trabajan en el proyecto, siempre bajo la dirección de la italiana Mediobanca, calculan como mínimo que el futuro capital flotante de Endesa podría situarse entre un 25 y un 30%.

Teniendo en cuenta el actual free-float del mencionado 8%, el Estado italiano podrá obtener, al cambio, entre un mínimo de 5.200 millones de euros a un máximo de 6.800 millones en números redondos. Un ‘pellizco’ muy interesante para Enel en su objetivo primordial de saneamiento financiero y que, bien presentado con la compraventa previa de Enersis, viene a suponer un hito natural y casi obligado dentro del nuevo viaje que Endesa va a emprender de aquí a finales de año.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios