Deutsche Bank y Citi se pillan los dedos con las 'repsoles' puestas a la venta por Pemex
  1. Empresas
SE QUEDARON CON UN 30% DE LA OFERTA

Deutsche Bank y Citi se pillan los dedos con las 'repsoles' puestas a la venta por Pemex

Ambas entidades tuvieron que 'comerse' cerca de 31 millones de títulos de la petrolera española al no encontrar compradores suficientes en el mercado.

placeholder Foto: El director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya (Efe)
El director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya (Efe)

La salida de Pemex del capital de Repsol se cerró este miércoles con plusvalías de 900 millones de dólares (661 millones de euros) para la compañía mexicana. Pero la colocación del 7,8% del capital de la petrolera española no fue tan bien como habían previsto para Deutsche Bank y Citi, que no consiguieron la demanda suficiente para vender la participación. Ambas entidades se comieron una parte significativa de las acciones.

Los dos brokers han confirmado que tuvieron que activar los compromisos de aseguramiento, unos contratos por los cuales los directores de cualquier colocación de títulos de renta variable o renta fija se obligan a adquirir las acciones o los bonos que no han sido comprados por los inversores institucionales. Lo que no han detallado es cuántas de los 104,05 millones de repsoles se han tenido que quedar contra su voluntad en sus carteras.

Según fuentes financieras, Deutsche Bank y Citi, los dos bancos aseguradores, tuvieron que comprarse a sí mismos cerca de un 30% de la emisión, lo que supone retener para sus fondos unos 31 millones de acciones de Repsol, algo más del 2,3% del capital de la petrolera española, un paquete valorado en 623 millones de euros.

Otras fuentes próximas a los dos bancos colocadores han indicado que se trata de un paquete “residual y manejable”, por lo que aseguran estar tranquilos ya que dieron salida a gran parte de las acciones a lo largo del día de ayer. Ninguna de las dos entidades ha querido hacer declaración oficial alguna al respecto.


Varios brokers internacionales consultados por este diario explican que el volumen de la emisión, que ascendido a 2.091 millones, y el hecho de coincidir con cerca de veinte ofertas pública de venta (OPV) o suscripción (OPS) han influido en la captación de la demanda. “Repsol se había comportado muy bien en bolsa desde marzo, por lo que Pemex ha aprovechado muy oportunamente el rally para vender. Pero los inversores necesitaban catalizadores para comprar las acciones, por lo que Citi y Deutsche han tenido que ofrecer un descuento de casi el 4%”, argumentan.

Venta inmediata

Precisamente, los dos bancos internacionales se habían comprometido con la petrolera mexicana a venderlas en un rango de precio que no han podido cumplir, motivo por el cual se ha activado el contrato de aseguramiento. Un tropiezo que también tiene un impacto en las comisiones que iban a percibir por la operación, ya que los ingresos pueden verse anulados por las acciones adquiridas a la fuerza.

Lo habitual en estos casos es desprenderse de estos paquetes lo más rápido posible. De hecho, Deutsche y Citi ya se quitaron de encima durante la jornada de ayer cerca de un 40% de lo que habían ingerido a la fuerza. Si sus mesas de trading hicieron un buen trabajo, puede que incluso puedan compensar lo perdido en la colocación con operaciones de cobertura.

El traspié de la colocación de Pemex sobre Repsol no es el primero que se registra este año en las OPV aceleradas –procesos que duran apenas doce horas, frente a los quince días de las ofertas tradicionales– que se han hecho en la bolsa española. Cuando Bankia activó la desinversión del 4,95% de Iberdrola el pasado 10 de abril, los tres brokers que vendieron las acciones de la eléctrica en manos del banco público también se pillaron los dedos. Así lo reconocieron Citi, UBS y Beka Finance, la antigua Bankia Bolsa, tras cerrar la operación por 1.527 millones

Lo mismo sucedió en la colocación del 3,69% de Mediaset por parte de Prisa, también a principios de abril. Aquella transacción, por un importe mucho menor de 121 millones, tampoco pudo ser vendida en su totalidad por parte de Credit Suisse. En ninguno de los tres casos se ha revelado la posición que se han quedado los brokers para evitar que los traders se pongan cortos contra el valor y provoquen una especulación que empujaría hacia abajo la cotización de Repsol, de Iberdrola y de Mediaset.

De las grandes accelerated bookbuilt offers, como se las conoce en el mundo financiero, realizadas en la bolsa española este año la única que se cerró con gran éxito fue la venta del 7,5% de Bankia en manos del Estado. La colocación se llevó a cabo a finales de febrero bajo la dirección de Deutsche Bank, Morgan Stanley y UBS.

Repsol Pemex Noticias de Iberdrola Mediaset Morgan Stanley Credit Suisse Citigroup Noticias de Deutsche Bank
El redactor recomienda