PARQUE PARAMOUNT

Murcia desafía los fiascos de Terra Mítica y Warner y sigue vendiendo su parque

Tres de los cuatro parques temáticos de España son deficitarios, pero Murcia sigue adelante con su proyecto, que ya ha vendido en Fitur. Abrirá en 2016

Foto: Murcia desafía los fiascos de Terra Mítica y Warner y sigue vendiendo su parque

Jesús Samper, impulsor y fiel creyente en el próximo parque temático de España, está estos días sin hueco en su agenda para poder atender a los medios de comunicación en la feria de Fitur. Cuenta, hasta donde le dejan, los detalles del parque Paramount de Murcia, un nuevo espacio “único” en el que están interesados ocho fondos de inversión extranjeros.

Samper, presidente de Proyectos Emblemáticos Murcianos (Premursa), alaba el parque temático con unas palabras repetidas demasiadas veces: “Es el único capaz de crear empleo y riqueza en España”. ¿Será tan abierto Samper con la prensa si el parque empieza a tener pérdidas?

Nuestro país cuenta actualmente con cuatro parques temáticos -al margen de otros de atracciones-: Isla Mágica, Terra Mítica, Parque Warner y Port Aventura. De los cuatro, sólo el último se ha salvado de pérdidas, escándalos urbanísticos y expedientes de regulación de empleo que sí ha sufrido el resto en plena bonanza económica.

Parque Paramount, en 2016

Las cifras marean: una parcela de más de 1.300.000 metros cuadrados para instalar el propio parque pero también hoteles, un casino, una zona acuática, restaurantes y tiendas. Una inversión total de 373 millones de euros y  unas previsiones de trabajo para 16.500 personas durante la construcción, entre empleos directos e indirectos, y más de 6.000 una vez iniciada la actividad. Estará listo en 2016.

Los estudios independientes encargados por la empresa de Samper le garantizan durante el primer año de apertura 2.600.000 visitantes, más que el Parque Warner, uno de los espacios que no ha conseguido remontar el vuelo desde su inauguración precisamente por basarse en unas previsiones de tres millones de turistas y quedarse en apenas un millón.

Los deficitarios

“Intentamos ser rentables”. Nada resumiría mejor la situación de un parque como Warner que ya nació con problemas desde el principio. La frase es del propio director de Marketing, Jaime Scott. Su historia es similar a la de Terra Mítica, donde la mano política en el proyecto no ayudó, precisamente, a consolidar el negocio.  Fue inaugurado en 2002 y hasta 2008 fue gestionado por la Comunidad de Madrid; seis años de mala prensa, críticas y pérdidas que sólo fueron solventadas cuando Parques Reunidos se hizo con su gestión. De por medio, una nueva línea de Cercanías que fue cerrada e inversión pública para mejorar la autovía de acceso.

“Somos más productivos ahora que cuando lo llevaba la Comunidad de Madrid”, apunta Scott-“Se politizó mucho y ahora trabajamos para mejorar la imagen”. No hay cifras exactas de pérdidas, facturación o visitantes -política de empresa- pero no se ha librado de los ajustes de plantilla; concretamente tres, según CCOO, desde el inicio de la crisis. El último, con Parques Reunidos a la cabeza, afectó a 68 trabajadores.

El segundo en discordia es Terra Mítica, inaugurado en el año 2000, y que no se ha librado de las pérdidas ni los ERE pero tampoco de los escándalos urbanísticos. Nuevamente un proyecto que se basó en previsiones de turistas demasiado optimistas. “Se construyó de manera sobredimensionada. Un parque como Terra Mítica necesitaría estar ubicado en una gran capital de, al menos, 10 millones de habitantes”, explican fuentes del parque; actualmente están “adaptando las necesidades del espacio a la realidad”.

Se declaró, incluso, en suspensión de pagos. Se intentó reflotar el negocio con una venta de parcelas al empresario Enrique Ortiz que acabó vinculado a la trama Brugal.

Los acreedores le perdonaron el 50% de la deuda y la Administración acabó vendiendo su participación a otros que, parece, han conseguido lo imposible: que el parque dé beneficios en 2012 -sin contar con la deuda que lleva arrastrando-, más de una década después de su apertura y después de inyectar más dinero y ajustar la plantilla.

Y para terminar la lista de parques temáticos deficitarios, Isla Mágica. Inaugurado en 1997, ha estado a punto de echar el cierre varias veces y aún sigue sin levantar cabeza. La Administración y las cajas de ahorros han intentado salvar las instalaciones, pero al final, como en el resto, han sido unos nuevos gestores los que han dado algo de esperanza al proyecto. El grupo francés Looping es ahora el accionista mayoritario.

“Esta es una nueva fase, estamos adaptándonos e intentamos ser rentables”, explica Guillermo Cruz, director operativo de Isla Mágica y también presidente de la Asociación Española de Parques de Atracciones y Temáticos (AEPA).

El ganador: Port Aventura

Ya lo decía el consejero de Turismo y Cultura de Murcia en Fitur: “Hay mucha leyenda negra en incorrecciones sobre los parques temáticos que hay que corregir. Port Aventura está dando buenos resultados, pero hay que huir del modelo de Terra Mítica. Hay que aprender de lo bueno y lo malo”.

El caballo ganador en esta carrera es Port Aventura. Desde su inauguración en 1995 -fue el primero en España-, sólo ha generado beneficios. ¿El secreto? Mirar al exterior y expandir el negocio. “Llevamos desde 2003 vendiendo un destino de vacaciones, no un parque”, apunta Oriol García, responsable de Comunicación. También se ha beneficiado de ese turismo ruso que llega a España; tiene un 20% más de visitas de estos turistas desde hace un año.

La segunda pata de este proyecto es la inversión. Hoteles dentro del parque, venta de paquetes turísticos y un centro de convenciones para mantenerlo abierto todo el año. Además, ya inauguró un parque acuático, idea a la que este año se suma Warner y próximamente Isla Mágica. Es el parque más visitado de España con casi cuatro millones de turistas y su modelo de destino turístico es envidiado por el resto.

Desde su posición privilegiada y ante la mala prensa del sector, García defiende a los suyos. “Desde luego ha habido casos de parques que no han funcionado bien o que han tenido dificultades, pero el sector no es deficitario. Se citan problemas financieros y con eso se da toda la imagen del sector”, se queja.

Un modelo estadounidense que no cuaja

El presidente de la Asociación de Parques de Atracciones reconoce las dificultades del sector, no solo por la coyuntura económica del país sino también por la subida del IVA del 8 al 21%, que le ha supuesto una pérdida de clientes de entre el 15 y el 20%. Pero ¿por qué cuando las cosas van bien tampoco cuajan los parques temáticos?

Ramón Luis Valcarcel. (Efe)
Ramón Luis Valcarcel. (Efe)

Para Guillermo Cruz a veces “se formulan modelos inviables, se piden créditos y se acelera el negocio sin que se cumplan las expectativas”. El boom inmobiliario tiene también mucho que decir en este aspecto. Sin embargo, hay una visión mucho más histórica del problema.

El profesor Josep Francesc Valls, profesor de marketing en ESADE, apunta a que se importó el modelo americano de parques temáticos a Europa sin tener en cuenta si aquí funcionaría. “En EEUU el parque temático es una evolución del estilo de vida, son recintos cerrados que cuajan en su urbanismo disperso, pero en Europa se instalan fuera de las ciudades donde tenemos nuestros lugares de ocio, de encuentro, de entretenimiento”, opina.

Mientras para el sector un parque temático más es una buena noticia y “hay público para todos”, para Valls no hay mercado para los grandes parques. “Las previsiones nunca se han cumplido, ni en España ni en Europa”.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios