SALVARÍA LA OPERACIÓN AUNQUE NO LLEGUE AL 75%

El BdE pide permiso a Almunia para dar 200 millones más a la fusión de Unicaja y Ceiss

Ante la dificultad para que el 75% de los preferentistas de Ceiss acepten la oferta de Unicaja, el FROB está buscando una solución definitiva

Foto: El comisario de Competencia de la UE, Joaquín Almunia. (EFE)
El comisario de Competencia de la UE, Joaquín Almunia. (EFE)

Ante la dificultad para que el 75% de los preferentistas de Ceiss acepten la oferta de Unicaja, el FROB y el Banco de España están buscando una solución que permita a Braulio Medel seguir adelante con la fusión aunque no se cumpla esa condición. Dicha solución supondría contar con un colchón adicional, que fuentes conocedoras de la situación cifran en 200 millones, para cubrir los posibles litigios de los titulares de estos valores que no acudan a la oferta ni al arbitraje. El objetivo es que el capital que genere la operación no baje de los 1.250 millones exigidos por el presidente de la entidad malagueña, pero requiere la aprobación del comisario Joaquín Almunia, que hasta ahora se negaba a que se inyectara más dinero público en Ceiss.

La entidad malagueña celebró ayer un consejo de administración en el que se estimó que se puede alcanzar como mucho el 65% del volumen de las preferentes y deuda subordinada de Ceiss en el canje, pero es casi imposible llegar al 75% en los cuatro días hábiles que quedan para el fin de la oferta. Aunque Unicaja tiene la potestad de seguir adelante con la fusión aunque no llegue a ese umbral (sí tiene la obligación de ejecutarla si lo supera), siempre ha sostenido que, por debajo, no salen los números. Y en todo caso, la condición sine qua non es no bajar de los 1.250 millones de capital generados por el primer canje de híbridos por CoCos (convertibles contingentes) de Ceiss por el coste de los litigios de los afectados.

Según el FROB, el "ejercicio de gestión de híbridos" generó 1.351 millones de capital, lo que supone un colchón de 100 millones sobre la citada exigencia de Medel. La cuestión es que, cuanto menos gente acepte la oferta, mayor litigiosidad habrá y, por tanto, mayor será el coste para Ceiss de las sentencias en contra, lo que puede hacer bajar ese capital de los 1.250 millones. Eso es lo que no está dispuesto a poner Unicaja, hasta el punto de que no presentó la oferta hasta que no tuvo garantías por escrito del FROB de que iba a poner ese posible déficit con dinero público.

El presidente de Unicaja, Braulio Medel. (EFE)
El presidente de Unicaja, Braulio Medel. (EFE)

Ante esta situación, FROB y Banco de España han decidido dar una 'ayudita' adicional a Unicaja para que acepte continuar con la fusión aunque no se alcance el famoso 75%. Esa ayuda consiste en facilitar un colchón adicional de dinero público para cubrir el posible déficit por las demandas judiciales, que se cifra en torno a 200 millones, según las fuentes consultadas. De esta forma, Medel se quedaría tranquilo y seguiría adelante con un proyecto en el que ha obtenido otras prebendas como la cobertura del 'riesgo Sareb' (diferencias con la valoración a la que fueron traspasados los activos tóxicos de Ceiss) entre 40 y 240 millones, o el hecho de que no se fusione realmente con ella, sino que la filialice.

El FROB está poniendo todo de su parte para que la fusión salga adelante, puesto que, de lo contrario, tendrá que nacionalizar Ceiss y tratar de venderla, cuando todavía tiene pendiente el tercer intento de subasta de Catalunya Banc. Aunque espera no tener que inyectar más dinero público en un primer momento, es consciente de que sería casi imposible venderla sin ayudas adicionales, ya sea en forma de capital o de EPA (esquema de protección de activos).

La solución, en manos de Almunia

Ahora bien, inyectar más dinero público en el rescate de Ceiss requiere el visto bueno de la Dirección General de Competencia, bajo el mando del comisario europeo Almunia. Y se trata de un hueso duro de roer, porque hasta ahora se ha negado en redondo a permitir mayores ayudas para la entidad castellano-leonesa, después de los 525 millones del FROB 1, los 604 del rescate europeo y las citadas garantías para Unicaja. Por tanto, el éxito o el fracaso de la operación pueden estar en manos del antiguo candidato socialista a la presidencia del Gobierno.

Gobernador del Banco de España, Luis María Linde. (EFE)
Gobernador del Banco de España, Luis María Linde. (EFE)

Lógicamente, las autoridades españolas van a tratar de convencerle con el argumento de que la fusión con Unicaja es mucha mejor solución que la nacionalización y que estos 200 millones adicionales suponen un coste muy inferior a las ayudas que habría que dar para venderla a un tercero o para liquidarla. En todo caso, se trata de una negociación contrarreloj, puesto que el día 20 acaba el plazo para que los preferentistas acepten la oferta de Unicaja, momento en que Medel deberá pronunciarse sobre si sigue adelante o no con la operación.

Rechazo de los preferentistas de Ceiss

La dificultad de llegar al 75% deriva de que la oferta de Unicaja era muy pobre inicialmente –suponía una segunda quita después del canje inicial de los híbridos por CoCos de Ceiss– y que los intentos de mejorarla posteriormente han sido muy confusos y atropellados: primero se puso en marcha un arbitraje, pero exigía renunciar a las acciones judiciales antes de saber si iba a ser favorable; luego se habilitó un simulador para solventar ese problema pero apenas se le dio difusión y muchos afectados desconocen su existencia; finalmente, Unicaja incluso ha ofrecido a los rechazados en el arbitraje recuperar el 53% de su dinero. Pero la CNMV ha incluido una serie de advertencias en el folleto de la oferta y las asociaciones de afectados y los abogados que buscan hacer negocio –el arbitraje es gratuito y no requiere letrado– están aconsejando no acudir al canje.

Finalmente, el FROB admitió la semana pasada que los que cumplen los criterios de los otros arbitrajes (como el de Bankia) tendrán derecho a otro proceso en el que recuperarán su dinero con una parte mayor en efectivo aunque no salga adelante la fusión, lo que elimina gran parte del incentivo para acudir al canje, si bien tardará más y los criterios serán más estrictos que el arbitraje actual. 

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios