FUERON fichados en VERANO

Finnair deja en tierra a los 200 azafatos españoles reclutados como esquiroles

La aerolínea finlandesa Finnair ha comunicado a la flota de 200 técnicos de cabina/auxiliares de vuelo contratados este verano que ya no son necesarios

Foto: Uno de los aviones de la compañía finlandesa Finnair. (EFE)
Uno de los aviones de la compañía finlandesa Finnair. (EFE)

No habrá esquiroles españoles de bajo coste. La aerolínea finlandesa Finnair ha comunicado a la flota de 200 técnicos de cabina/auxiliares de vuelo contratados este verano que ya no son necesarios. La compañía aérea ha conseguido cerrar un nuevo convenio laboral con IAU (Ilmailialan Unioni - Finish Aviation Union), el sindicato finlandés que representa a más de 3.000 trabajadores del sector aéreo, por lo que el plan alternativo ideado -contratar a personal español- para afrontar una potencial huelga de sus empleados ha resultado innecesario.   

En realidad, el sindicato finlandés IAU ha alcanzado un acuerdo con la compañía LSG Sky Chefs, especializada como proveedor integral de servicios aéreos, incluido personal de vuelo, según comunicaron ayer representantes de los trabajadores a sus afiliados. La vicepresidente de Tripultantes de Finnair, Anu Hietala, agradeció a sus compañeros en un comunicado el compromiso demostrado y reconoció que sin la "publicidad negativa" generada sobre la compañía por sus prácticas contrasindicales habría resultado imposible llegar al acuerdo final.

Aprovechándose de la precaria situación del mercado laboral en nuestro país, Finnair reclutó a finales del mes de agosto a 200 auxiliares de vuelo españoles para tenerlos en imaginaria (guardia para volar en caso de falta de personal) durante tres meses con sede en Madrid. En caso de ser requeridos, los seleccionados tenían siete días para presentarse en Helsinki, donde firmarían un contrato para volar a cualquier parte del mundo por un salario fuera de convenio, sujeto a ser retirado como penalización si antes de ser llamados tenían trabajo.

Los candidatos españoles firmaron un contrato para volar a cualquier parte del mundo por un salario fuera de convenio

Toda esta operativa puesta en marcha de forma preventiva, descubierta y denunciada por los sindicatos finlandeses, situó a Finnair bajo el foco de la opinión pública de su país. Estaba señalada por su mala praxis para evitar una posible huelga de su personal de vuelo. Ahora, una vez firmado el nuevo convenio laboral, el instructor de la compañía encargado de reclutar a los "rompehuelgas" españoles les ha comunicado que finalmente no serán utilizados. Las promesas de trabajo han quedado en nada. Eran sólo un comodín.

En plena temporada estival, la consultora de recursos humanos Adecco reclutó en menos de un mes, entre Madrid y Barcelona, a los interesados españoles en formar parte de la tripulación de la línea aérea, cuya identidad ocultó en la fase de preselección. Entonces, los candidatos sólo fueron informados de que serían contratados el próximo mes de noviembre, que tendrían la estancia pagada y una compensación de 200 euros por realizar un curso de formación de diez días, además de otro par de jornadas para conocer los aviones en octubre.

Sin saber quién era el contratante, los trabajadores españoles tuvieron que aportar la renovación de la licencia de aviación, el certificado médico en vigor, el expediente de antecedentes penales… y superar además una prueba de inglés. Una vez listos para volar fue cuando se descubrió Finnair, aunque su responsable de formación de tripulación hizo creer que las nuevas incorporaciones se debían a la apertura de nuevas rutas a Asia (Bangkok, Tokio, Singapur, Seúl…). La oportunidad era única y las expectativas muy esperanzadoras.

Finnair dejó claro a los 200 aspirantes durante su formación que necesitaba su ayuda

La oferta de trabajo suponía la posibilidad de renovar las licencias y de aliviar la precaria situación laboral con horas de vuelo y condiciones salariales de un país nórdico. Pero aquello era sólo el sueño de una noche de verano. Desde el primer día de contacto, el interlocutor oficial dejó claro a los 200 aspirantes a formar parte de la aerolínea que necesitaba su ayuda "para una posible huelga en noviembre. Los sindicatos finlandeses sólo están preocupados por sus privilegios de veteranía y no quieren adaptarse a los tiempos que corren".

Sin solución de continuidad, los futuros esquiroles españoles comenzaron su training de ocho horas continuadas durante diez días en el centro de formación CAE, donde a velocidad de crucero se iban a instruir dos manuales de más de 300 páginas cada uno. En aquel momento, impactados aún por la poca información y cegados por la posibilidad de volver a trabajar, nadie se cuestionó que el motivo único de la oferta de Finnair respondía a su interés por garantizarse la cobertura de un grupo de auto-aceptados rompehuelgas. Es lo que había.

Una vez descubierto el plan, los sindicatos finlandeses denunciaron públicamente a la aerolínea: "Finnair planea contratar a 200 españoles rompehuelgas". A pesar de todo, la compañía siguió adelante con su plan, a pesar de no ofrecer a los trabajadores españoles los contratos especificados, las tablas salariales, los extras, ni las horas de vuelo programadas para noviembre. Lo único importante era que acabasen el curso, completaran un vuelo de familiarización y aguardaran apostados en un hotel por si tenían que ser empleados en caso de huelga.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios