Es noticia
Menú
Economía vetó a Roldán para no enfadar a la troika y garantizarse el fin del rescate
  1. Empresas
LA TROIKA HA SIDO MUY DURA CON LA SUPERVISIÓN

Economía vetó a Roldán para no enfadar a la troika y garantizarse el fin del rescate

El mayor misterio del 'caso Roldán' es por qué Economía ha puesto tanto empeño en frenar el nombramiento del exdirector general de regulación del Banco de

Foto: El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos. (EFE)
El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos. (EFE)

El mayor misterio del 'caso Roldán' es por qué Economía ha puesto tanto empeño en frenar el nombramiento del exdirector general de regulación del Banco de España para un cargo tan poco relevante como la presidencia de la AEB. Según fuentes bien informadas, la explicación reside en que el MoU (Memorándum de Entendimiento) impuesto por las autoridades europeas a cambio del rescate financiero a España impone duras exigencias para la supervisión bancaria, y nombrar a un miembro del supervisor al frente de la patronal del sector chocaba frontalmente con el espíritu del mismo. Y el ministroLuis de Guindosno quería bajo ningún concepto que esa decisión pusiera en peligro la decisión del Eurogrupo de no prorrogar la asistencia a España el próximo día 14, objetivo prioritario del Gobierno. Una vez descartado Roldán, el nombre de su sustituto es indiferente para Economía siempre que no provenga del Banco de España, según estas fuentes.

Con este objetivo, Guindos vetó el nombramiento deJosé Maria Roldáncomo presidente de la Asociación Española de Bancay, para dar a los grandes bancos una coartada con la que dar marcha atrás sobre un fichaje ya publicado (aunque no se iba a hacer efectivo hasta abril), anunció el martes el cambio de la normativa de incompatibilidades del Banco de España para asimilarla al del resto de la Administración -período de dos años en vez de seis meses-. Lo lógico para que la banca pueda salvar la cara es que sea el propio Roldán el que renuncie a la designación. Los consejeros delegados de los cinco mayores bancos se reúne hoy para debatir la situación.

Como adelantó El Confidencial el septiembre, la prioridad del Gobierno deMariano Rajoyes dejar atrás la tutela de la troika (Comisión Europea, BCE y FMI) sobre la economía española, para lo que es imprescindible que el Eurogrupo acuerde el fin del programa de asistencia financiera para nuestro país. Por eso, fue una gran decepción que la reunión de ministros de Economía de la zona euro no adoptara esa decisión el 8 de octubre -pese a que aseguró que era lo más probable- y aplazara el fin del rescate para la reunión prevista para la próxima semana. Aunque todo parecía atado, el Ejecutivo no quería correr ningún riesgo que pudiera enfadar a los hombres de negro y llevarlos a prorrogar el rescate.

Con ese fin, Economía incluyó en la Ley de cajas la demanda de la troika de que las cajas 'sanas' deban vender el 51% de sus bancos filiales si quieren evitar tener que constituir un fondo de reserva para posibles insolvencias de éstos (aunque les da un plazo de cinco años y pretende incluir la famosa copresidencia de los bancos y las cajas en la tramitación de la norma en el Senado, tras el esperado fin del rescate). En esa tesitura, llegó el nombramiento deJosé María Roldáncomo presidente de la AEB, que hizo saltar las alarmas en el Gobierno porque esta colocación de un antiguo alto cargo del supervisor chocaba frontalmente con el espíritu de MoU y podía poner en peligro el objetivo.

El MoU, estricto con la supervisión y el buen gobierno

El citado Memorándum impone una larga lista de condiciones a España. Ninguna nueva en términosmacroeconómicos, pero sí otras referidas a las entidades nacionalizadas receptoras de los 41.000 millones del rescate (como la creación del banco malo) y también horizontales aplicables a todo el sector. Entre estas últimas se encuentran la elevación del mínimo de capital al 9% calculado con criterios europeos, la citada Ley de cajas, las normas de resolución bancaria o los cambios en el modelo de supervisión que fracasó estrepitosamente. Esos cambios han obligado a Economía a traspasar la competencia sancionadora al BdE y a este último a acometer una revisión radical de sus procedimientos supervisores.

Bruselas también ha puesto claramente el acento sobre las cuestiones de gobierno corporativo, otra de las grandes lagunas de nuestro sistema financiero. De hecho, la principal crítica de los hombres de negro tras su última visita a España en septiembre fue el retraso en la adopción de las medidas que deben evitar el control político de las cajas de ahorros contenidas en la nueva Ley.

En esta situación, el nombramiento de Roldán "no era nada bonito", según las fuentes consultdas. "Si tanta importancia se dan a estos temas, parece razonable que un director general que fue responsable de ese fracaso del supervisortenga una incompatibilidad para presidir la patronal de la banca", añaden. Economía no se podía permitir un nombramiento que podía hacer pensar a la troika que Españase estaba tomando a broma sus exigencias y que volveríapor sus fueros en cuanto se pusiera fin al rescate.

El sustituto de Roldán, irrelevante para Guindos

En Economía no se entiende que se anunciara el nombramiento con tanta antelación ya que no iba a hacerse efectivo hasta el próximo mes deabril. Desde el sector se ha justificado este anuncio para poner fin a las especulaciones sobre la sucesión de Miguel Martín, pero el Ejecutivo no cree que esta elección fuera precisamente la comidilla del mundo financiero. El ministro no fue informado con antelación de la designación, aunque otras fuentes aseguran justamente lo contrario.

Una vez descartado Roldán, suenan nuevos candidatos para presidir la AEB. Uno de ellos esFrancisco Uría, socio responsable de sector financiero el KPMG, que formaba parte de la terna inicial de candidatos junto a Roldán y aJosé Manuel Campa, secretario de Estado conZapatero.Pero Uría fue descartado entoncespor los conflictos de interés que supone estar al frente de una auditora y consultora que trabaja para varias entidades. Otro nombre citado por varios medios es el del profesor del IESE y asesor de la AEBJuan José Toribio, un perfil de "hombre bueno" que puede satisfacer a todas las partes pero que tiene en contra su avanzada edad: 74 años frente a los 70 del presidente saliente.

Las fuentes citadas aseguran que, para Guindos, "el nombre del nuevo presidente es irrelevante, puesto que la AEB no pinta nada; si un banco tiene un problema, se dirige directamente a Economía, no a través de la patronal". Por tanto, el ministro no va a imponer ningún nombre, sino que va a permitir que los grandes bancos elijan a quien quieran mientras no le provoque un problema con la troika como el que le causaba Roldán.

El mayor misterio del 'caso Roldán' es por qué Economía ha puesto tanto empeño en frenar el nombramiento del exdirector general de regulación del Banco de España para un cargo tan poco relevante como la presidencia de la AEB. Según fuentes bien informadas, la explicación reside en que el MoU (Memorándum de Entendimiento) impuesto por las autoridades europeas a cambio del rescate financiero a España impone duras exigencias para la supervisión bancaria, y nombrar a un miembro del supervisor al frente de la patronal del sector chocaba frontalmente con el espíritu del mismo. Y el ministroLuis de Guindosno quería bajo ningún concepto que esa decisión pusiera en peligro la decisión del Eurogrupo de no prorrogar la asistencia a España el próximo día 14, objetivo prioritario del Gobierno. Una vez descartado Roldán, el nombre de su sustituto es indiferente para Economía siempre que no provenga del Banco de España, según estas fuentes.

Rescate Ecofin Luis de Guindos Asociación Española de Banca (AEB) Banco de España Luis María Linde José María Roldán
El redactor recomienda