Es noticia
Menú
PP y PNV pactan que las cajas vendan el 51% de sus bancos filiales en cinco años
  1. Empresas
PARA NO TENER QUE DOTAR UN FONDO DE RESERVA

PP y PNV pactan que las cajas vendan el 51% de sus bancos filiales en cinco años

La tramitación de la Ley de cajas culminará hoy con una enmienda pactada entre PP y PNV que obligará a las cajas 'sanas' a vender el 51% de su banco filial

Foto: El ministro de Economía, Luis de Guindos. (EFE)
El ministro de Economía, Luis de Guindos. (EFE)

La interminable tramitación de la ley de cajas y fundaciones bancarias culminará este miércoles con una enmienda pactada entre PP y PNV que obligará a las cajas de ahorros 'sanas' a elegir entre vender la mayoría del capital del banco filial a través del que ejercen su actividad o dotar el nuevo fondo de reserva en la fundación, es decir, aparte del capital del banco. Según fuentes conocedoras del acuerdo, la enmienda concederá un plazo de cinco años para esta desinversión, que se hará mediante un programa secreto supervisado por el Banco de España para evitar que las cajas tengan que "malvender" los bancos, el gran temor de sus presidentes.

Esta solución,adelantada la semana pasada porEl Confidencial, responde a las exigenciasde la troika y tumba las pretensiones de las cajas españolas de que el fondo de reserva se pudiera constituir "abajo", es decir, dentro del capital del banco filial para no tener que hacer una aportación adicional que las situara en desventaja frente a los bancos 'puros'. En la enmienda acordada por el partido del Gobierno y el PNV se elimina esta posibilidad, de forma que el fondo de reserva estará siempre "arriba", es decir, en la nueva fundación en la que deben transformarse las cajas.

Inicialmente, el MoU (Memorándum de Entendimiento con las autoridades europeas sobre las condiciones del rescate) establecía en su punto 23 la necesidad de que las cajas vendieran la mayoría de sus bancos para poner punto final al modelo que ha provocado su hundimiento. Ante las protestas de las entidades que no han requerido ayudas públicas, que consideraban que eso las obligaba a "malvender" sus bancos (aparte de la pérdida de poder que supondría), latroika permitió que mantuvieran el control de sus bancos, peroa cambio de dotar un fondo de reserva con el que rescatarlos en caso de problemas de solvencia.

placeholder España sale de la recesión al crecer el 0,1 % entre julio y septiembre

Esta solución tampoco convenció a los primeros espadas de las entidades, queconsideraban que esta exigencia quebrantaba claramente el principio de igualdad en lo que se refiere al régimen aplicable a los accionistas significativos de entidades de crédito. En su opinión, el hecho de cargar a las matrices de las nuevas entidades de crédito con el fondo de reserva alterade forma injustificada y desproporcionada la competencia ypuede producir una descapitalización de los propios bancos, puesto que ese fondo tiene que dotarse mediante el pago masivo de dividendos del banco a la fundación.

Por tanto, los antiguos ‘cajeros’ reclamaban que ese fondo se incluyera dentro del capitalde los bancos y no en el ámbito de las fundaciones. Y ahí la troika se ha plantado y no ha aceptado la componenda: "El mensaje de la troika es que, si no queréis perder el control de los bancos filiales, tenéis que dotar el fondo de reserva en las fundaciones; y si no queréis dotarlo... vended la mayoría del banco", según una de las fuentes consultadas. Con ello se vuelve a la casilla de salida, a la exigencia inicial del MoU. El Gobierno no ha sido capaz de convencer a las autoridades europeas, pese a sus esfuerzos hasta el último minuto (que han llevado a sucesivos aplazamientos dela tramitación de la norma), con lo que la enmienda final recogerá esta exigencia.

Venta secreta y en cinco años

Por tanto, desparece la opción de que el fondo de reserva resida en el banco filial, y las cajas sólo tendrán las dos opciones mencionadas. Ahora bien, la enmienda incluye algunos elementos para endulzar ese trago amargo a las actuales cajas. En primer lugar, la venta se hará mediante un plan de desinversión que será confidencial (aunque supervisado por el Banco de España) para no dar pistas al mercado sobre el momento, el precio y las condiciones de la operación. Lo lógico es que se haga mediante una colocación en bolsa siguiendo el modelo de CaixaBank. Además, tendrán un plazo de cinco años para acometerla, lo que evita tener que desprenderse de ese 51% a toda velocidad aceptando cualquier precio, es decir, la temidafire sale.

Los afectados por la nueva norma son La Caixa, Unicaja, Kutxa, Ibercaja y Liberbank. Estas entidades se sienten maltratadas por tener que aceptar estas exigencias después de que no sólo no han necesitado ayudas públicas (salvo Liberbank, que ha recibido un préstamo de 124 millones), sino que han colaborado al rescate de las entidades inviables al absorber a muchas de ellas: Banca Cívica, Caixa Girona y Banco de Valencia (La Caixa), Caja3 (Ibercaja) o Ceiss (Unicaja, si finalmente culmina la operación).

La copresidencia se planteará en el Senado

La otra gran exigencia de estas entidades, la compatibilidad de la presidencia del banco y de la caja, ha sido aplazada a la tramitación de la norma en el Senado para no interferir con la negociación del fondo de reserva, como también adelantó este medio. Lasautoridades europeas se han opuesto desde el principioa que se modificara el borrador de la norma, que establecía la incompatibilidad para acabar con el control político de estas entidades. Pero la presión del sector, comandado por el presidente de La Caixa y de la CECA,Isidre Fainé, forzó al ministroLuis de Guindos a negociar en Bruselas estas cuestiones. El Ejecutivo español habuscado una fórmula para salvar esta reticencia: que el presidenteno tengaconsideración de ejecutivo en el banco, sino de dominical como representante del accionista, es decir, la fundación en la que se van a convertir las cajas.

Esta iniciativa se iba a plasmar en una enmienda del PNV en la tramitación parlamentaria del texto quesalvaesa incompatibilidad, como también adelantó este medio.En principio, esta fórmula haablandado un tanto la posición inflexible de la troika, aunque sigue sin dar su visto bueno definitivo y exige mayores restricciones, según las fuentes consultadas. En todo caso, esta cuestión importa bastante menos que la del fondo de reserva a los presidentes de estas entidades, con la excepción del citado Fainé.

La interminable tramitación de la ley de cajas y fundaciones bancarias culminará este miércoles con una enmienda pactada entre PP y PNV que obligará a las cajas de ahorros 'sanas' a elegir entre vender la mayoría del capital del banco filial a través del que ejercen su actividad o dotar el nuevo fondo de reserva en la fundación, es decir, aparte del capital del banco. Según fuentes conocedoras del acuerdo, la enmienda concederá un plazo de cinco años para esta desinversión, que se hará mediante un programa secreto supervisado por el Banco de España para evitar que las cajas tengan que "malvender" los bancos, el gran temor de sus presidentes.

PNV Luis de Guindos Isidre Fainé
El redactor recomienda