LAS MANIFESTACIONES DE INTERÉS, EL DÍA 28

La banca desafía a Guindos y pide garantías públicas para comprar NCG

El Fondo para la Reestructuración y Ordenación Bancaria (FROB) se encuentra ante una fea disyuntiva en el proceso de subasta de Nova Caixa Galicia Banco (NCG):

Foto: El ministro de Economía, Luis de Guindos (EFE)
El ministro de Economía, Luis de Guindos (EFE)

El FROB se ha encontrado con una sorpresa desagradable en la subasta de NCG Banco (Novagalicia) cuando está a punto de concluir del examen preliminar de sus cuentas: los bancos interesados (Santander, BBVA y CaixaBank) piden EPA (esquema de protección de activos) para quedarse con la entidad pese a la negativa del ministro Luis de Guindos a concederlo. El problema es que la alternativa es entregar la entidad gallega a uno de los fondos buitre que no exigen ayudas públicas, pero que añaden un factor de incertidumbre. De ahí que el FROB impulse ofertas conjuntas entre los bancos y los fondos, pero los primeros se han negado también a esta posibilidad.

Fuentes financieras explican que ha sido el propio FROB el que ha escogido a los tres bancos participantes: Banco Santander, BBVA y CaixaBank. Las otras dos entidades presentes inicialmente en la puja, Popular y Unicaja, nunca han tenido interés real: el primero sólo se ha presentado para mirar las tripas del gran competidor del Banco Pastor pero no tiene capacidad de absorber una entidad así, al igual que la caja malagueña, enfrascada en la compra de Ceiss. Contra estos tres grupos pujan diversos fondos. El más destacado es Guggenheim Partners, el favorito de la Xunta y del equipo directivo de NCG, José María Castellano. Otros aspirantes son Apollo, Cerberus o WL Ross.

En este momento, el proceso se encuentra inmerso en la Virtual Data Room, que tutela BNP, como banco encargado por el FROB de la subasta. Pero en esta fase lo que está valorando el FROB es la muestra de interés de los aspirantes, según explican fuentes financieras. En esta valoración se calibran las condiciones que ponen los compradores –compra total, parcial, con EPA, sin EPA– y también si aceptan o no los requisitos que exige el subastador público.

José maría castellano, ncg banco (efe)
José maría castellano, ncg banco (efe)
A partir del 28 de octubre, fecha en que deben presentarse las manifestaciones de interés, será cuando el FROB decida qué grupos pueden presentar oferta vinculante. Se trata de jugar sobre seguro en un terreno muy pantanoso. El FROB quiere evitar en Galicia a toda costa lo que pasó con Catalunya Banc, cuya subasta fracasó ya dos veces.

Pero tal y como evoluciona la Virtual Data Room, en la que los ofertantes acceden a toda la información contable de NCG, el FROB empieza a asumir la situación: los grandes de la banca española piden un EPA y no pequeño, además de otras ayudas y garantías públicas, según los casos. Esto disgusta al Ministerio de Economía, tal y como había comunicado el propio FROB a las entidades interesadas; de hecho, su director general, Antonio Carrascosa, aseguró que su objetivo es ingresar unos 1.400 millones, no que el Estado tenga que poner más dinero en la entidad. Asimismo, esta demanda pone en evidencia a Castellano, quien aseguró que, una vez traspasados activos a la Sareb –el banco malo–, NCG quedaba limpio de polvo y paja.

Ofertas conjuntas fondos-bancos

Por el contrario, los fondos no exigen EPA ni otro tipo de avales. Pero la situación para el FROB es como la de aquel cine del chiste, en el que no se pagaba por entrar pero había que hacerlo para salir. El FROB no quiere errores y sabe que los fondos buitre en la compra favorecen sus condiciones de subasta, aunque no está clara su salida de la inversión. Por ello, se está pidiendo a los fondos que garanticen una permanencia en el capital de NCG un mínimo de entre cinco y ocho años. Y les ha exigido un depósito de unos 750 millones como garantía de esa permanencia, según las fuentes consultadas.

El director general del frob, antonio carrascosa (efe)
El director general del frob, antonio carrascosa (efe)
Pero en el FROB se teme que, si el ciclo no cambia de manera firme y se prolonga una salida lenta de la recesión, los fondos no aporten más dinero a NCG, con la mala imagen que esto supondría en Europa. Y que el inversor quede atrapado en un banco regional que ya no interesará a nadie, lo que forzaría otro rescate público.

Por eso, el FROB está instando a que los fondos y los bancos hagan ofertas conjuntas. Pero los bancos se niegan: entienden que su gran activo es la capacidad de gestión, de la que carecen los fondos, y que, por tanto, no los necesitan. De hecho, la petición de EPA llega después de que BBVA y CaixaBank protestaran ante el fondo de rescate por el favoritismo de la oferta de los fondos "por motivos políticos" y pidieran una subasta equitativa.

Blindar la subasta

La intención del FROB es blindar la subasta para esquivar otro fracaso del tipo Catalunya Banc. Pero, incluso así, sabe que hay riesgo de que a principios de noviembre no haya ninguna oferta vinculante sobre la mesa.

En buena parte, el proceso depende de EVO, el ensayo de una venta de un banco a un fondo. Las señales que envíe Apollo desde el capital de EVO serán claves en la actitud que tome el FROB en la subasta, que está absolutamente dirigida por el vendedor.

En caso de falta de ofertas vinculantes (que deben presentarse en el plazo de un mes aproximadamente tras las manifestaciones de interés) no se descarta una asignación directa para dar una salida al asunto, en línea sobre cómo se solventó Banco de Valencia. Eso sí, como en ese caso, no habría manera de ahorrarse el EPA.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios