agrupará entre otras A iNDRA, NAVANTIA E ISDEFE

La SEPI y Defensa promueven un gran grupo de industrias militares en España

El Gobierno quiere hacerse fuerte en el mercado de Defensa con un 'miniholding' dependiente de la Sepi que integre a todas las industrias de carácter militar

Foto: El presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), Ramón Aguirre (EFE)
El presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), Ramón Aguirre (EFE)

El Ministerio de Defensa y la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), dependiente del Ministerio de Hacienda, mantienen avanzadas negociaciones para configurar en España un gran polo industrial en el mercado militar que además de garantizar el suministro de las Fuerzas Armadas permita también el desarrollo tecnológico en un sector especialmente intensivo de capital. La operación supone un punto de inflexión en el proceso abierto de privatizaciones emprendido por el Estado con los primeros Gobiernos del Partido Popular presididos por José María Aznar.

Después de 15 años de constante y continuo desmantelamiento, el viejo INI, ahora reconvertido en la actual SEPI, parece dispuesto a volver por sus fueros. Realmente, sólo se trata de un proyecto aislado en una actividad especialmente estratégica, pero sirve para poner de manifiesto la preocupación de los responsables de la política industrial ante la almoneda de saldos a buen precio en que puede convertirse España ahora que empiezan a atisbarse las primeras luces que indican la salida de la recesión.

Tanto el ministro de Economía, Luis de Guindos, como su colega y amigo de Industria, José Manuel Soria, han cumplido la misión de pregonar la buena nueva en los mercados internacionales desplegando con sus discursos la pancarta de bienvenida a todos los inversores internacionales que quieran darse una vuelta por nuestro país. Los dos representantes más viajados del equipo económico de Mariano Rajoy han ejercido como buenos y acogedores anfitriones y no han dudado en tender la alfombra roja a todos esos hijos pródigos que ahora se muestran dispuestos a volver a la casa del padre.

La inversión extranjera es el certificado de calidad y credibilidad de la política económica y desde el Gobierno no pueden hacer ascos a nadie que desee echar el resto apostando por el número gordo de España. Las grandes multinacionales y fondos de inversión saben que la mercancía está barata y quieren colarse de un salto por esa ventana entornada de oportunidad que ofrece nuestro país. El hambre se está juntando con las ganas de comer y, teniendo en cuenta que siempre han existido estómagos agradecidos, cabe también el riesgo de que alguno intente darse un atracón a costa de intereses que no deberían estar en juego.

Fotografía de archivo tomada el 02/04/2007, de varios aviones de la compañía iberia (efe)
Fotografía de archivo tomada el 02/04/2007, de varios aviones de la compañía iberia (efe)
Ahí es donde entra en funcionamiento el dispositivo de retaguardia que todavía permanece alerta en la SEPI. La entidad que preside Ramón Aguirre quiere dejar de ser el último reducto de una política industrial claramente descafeinada a lo largo de estos años para pasar a convertirse en el bastión de salvaguarda de las últimas joyas de la corona. Las alarmas han saltado con todos sus destellos tras la pérdida de Iberia (entre todos la mataron y ella sola se murió), que ha supuesto la disolución del último ‘peñón’ que el Gobierno podía colocar para frenar los impulsos ‘gibraltareños’ desbocados a raíz de la infausta fusión con British Airways.

De nada sirve ahora llorar sobre la leche derramada, pero de todas las derrotas se aprende y con este ánimo deportivo el Gobierno ha apretado el botón de la SEPI para que actúe como guardaespaldas de excepción y ampare a todas esas empresas que operan al servicio de los cuarteles generales de las Fuerzas Armadas. El Ministerio de Defensa tiene también intereses industriales muy legítimos que han de ser preservados por encima de cualquier tentación mercantil, incluso de aquellas que están inspiradas en causas de fuerza mayor como pudiera ser el propio rescate bancario y los consiguientes pactos con la Comisión Europea, el BCE y el FMI.

De Indra a Navantia pasando por Isdefe

El presidente de indra españa, javier monzón. (efe)
El presidente de indra españa, javier monzón. (efe)
Bajo este principio elemental de actuación se inspiró el pasado mes de agosto la operación relámpago que supuso la vuelta de la multinacional Indra al redil del Estado. La SEPI no tuvo más remedio que salir al quite cuando Bankia se presentó con una oferta alternativa procedente de supuestos fondos buitre que estaban dispuestos a quedarse con el 20% de la gran empresa española de tecnologías de la información. Fue ahí cuando además de las sirenas se encendieron también las luces que, haciendo de la necesidad virtud, indican el camino de la nueva estrategia corporativa a la que ha empezado a aludir el ministro Pedro Morenés.

Las capitulaciones del matrimonio de conveniencia que están ultimando la SEPI y el Ministerio de Defensa apuntan a la configuración de un grupo accionarial estable encargado de cobijar las posiciones financieras que los distintos organismos del Estado mantienen dispersas en empresas del sector. Además de la citada participación de referencia en Indra, la futura cúpula societaria incluirá a Navantia y su filial Sainsel así como también a Isdefe, esta última sociedad de ingeniería del Ministerio de Defensa y por cuya auditoría técnica pasan todos los programas supranacionales de carácter militar en los que participa España. También se integrarán bajo la misma unidad de gestión los poderes derivados del 4% de EADS y el 9% de Hispasat con su filial de defensa Hisdesat.

El modelo de negocio que se trata de aplicar es análogo al que vienen desarrollando otros países europeos, como Francia y Alemania, donde la industria de defensa se mira pero no se toca. España no quiere ser menos y, salvando las distancias, el Gobierno pretende armarse con voz y voto para demostrar la recuperación de soberanía en un sector inequívocamente estratégico para la política y la economía de cualquier país. El minholding que nucleará la SEPI combinará capital público con capital privado como reclamo de garantía para avalar un marco de gestión eficiente de cara a los mercados de capitales. El objetivo de Mariano Rajoy es presentar en sociedad el proyecto ante los líderes europeos y ministros de Defensa en el próximo Consejo Europeo previsto para el 19 y 20 de diciembre.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios