EL PP AMPLÍA EL PLAZO PARA PRESENTARLA

La troika pone pegas a la enmienda que salva a los presidentes de las cajas

Los emisarios de la troika (Comisión Europea, BCE y FMI) que estos días están examinando la reestructuración bancaria en España han recibido con bastante poco agrado

Foto: Miguel Temboury, subsecretario de Estado de Economía.
Miguel Temboury, subsecretario de Estado de Economía.

Los emisarios de la troika (Comisión Europea, BCE y FMI) que estos días están examinando la reestructuración bancaria en España han recibido con bastante poco agrado que el Gobierno esté negociando una enmienda parlamentaria para que los actuales presidentes de las cajas sanas puedan compatibilizar el cargo con la presidencia del banco. La separación de ambos cargos es una exigencia explícita del MoU (Memorándum de Entendimiento) que se cumplía con la redacción inicial de la ley de cajas, pero que ahora se viene abajo con esta maniobra. El Gobierno trató ayer de enfriar la polémica, negó que exista un pacto con el PNV al respecto e incluso amplió una semana el plazo de presentación de enmiendas a la norma -a través del grupo parlamentario del PP- para que no coincida con la presencia de los 'hombres de negro' en Madrid.

El disgusto de la troika con el cambio que pretende aceptar el Gobierno para favorecer a Isidro Fainé (La Caixa), Amado Franco (Ibercaja), Braulio Medel (Unicaja) y Mario Fernández (Kutxa) estalló con la información sobre esta enmienda adelantada el jueves por El Confidencial. Y se puso de manifiesto en la reunión que sus enviados mantuvieron ayer con Miguel Temboury, subsecretario de Estado de Economía y hombre de confianza de Luis de Guindos en la reforma financiera, según fuentes conocedoras de la situación.

La reticencia de la troika es lógica puesto que el punto 23 del MoU establece que "las autoridades propondrán medidas para reforzar las normas de idoneidad de los órganos de gobierno de las cajas de ahorros y para adoptar requisitos de incompatibilidad para los órganos de gobierno de las antiguas cajas de ahorros y los bancos comerciales bajo su control". Una redacción que se plasmaba en el proyecto de ley original cuando prohibía esta compatibilidad de la presidencia de la nueva fundación bancaria con la del banco a través del que ejerce su negocio, aunque concedía a los presidentes actuales un período transitorio de un año a partir de la aprobación de la norma.

La ceca elige a fainé presidente de la patronal y a franco vicepresidente
La ceca elige a fainé presidente de la patronal y a franco vicepresidente

A pesar de este rechazo, Isidre Fainé (presidente de La Caixa y de la CECA y principal defensor de la compatibilidad) siguió insistiendo. Así, propuso opciones como que la incompatibilidad afectara sólo a los cargos ejecutivos, no a los dominicales (representantes de los accionistas), una propuesta que fue asumida por el informe del Consejo de Estado sobre esta norma. Sin embargo, el Gobierno también la tumbó porque "no se priva a las fundaciones de nombrar dominicales, pero es más sano que no estén las mismas personas en los dos lados de cara a lo que prevé el MoU", según aseguraban en junio fuentes de Economía.

Aun así, Fainé buscó aliados en CiU y PNV para conseguir modificar esta incompatibilidad en la tramitación parlamentaria. Y su empeño ha dado por fin su fruto de la mano de la formación vasca, que es la que va a presentar la enmienda basada en esa distinción entre dominicales y ejecutivos, aceptada por el Gobierno. Junto a ella, ha presentado otra que permitirá que los fondos de reserva contra insolvencia que la nueva regulación de cajas de ahorro exigía a las fundaciones bancarias pasen definitivamente a constituirse en sus bancos filiales y computen como capital de los mismos. Esta segunda es la que verdaderamente interesa a Kutxabank, donde Mario Fernández ya ha mostrado su desinterés en presidir la fundación.

La publicación sienta mal a la troika

Pero la publicación de este acuerdo durante la visita de la troika puede echar por tierra este pacto. Para calmar a sus emisarios, ayer fuentes de Economía aseguraban que todavía no hay ningún pacto, argumento que les fue trasladado por los representantes del Ministerio. Se trata de calmar las aguas y convencerlos de que no se va a tomar ninguna medida sin su aprobación previa. Y para ello, el Ejecutivo está utilizando el argumento del sector de que "es lógico que se permita a las cajas nombrar a quien quieran como representante suyo en calidad de accionista; lo contrario suponía vulnerar los derechos de propiedad y un agravio comparativo con los demás sectores económicos", en palabras de una entidad afectada.

Es más, para evitar nuevas interferencias, el Congreso aplazó ayer una semana el plazo de presentación de enmiendas a la totalidad de la ley de cajas. El plazo para las enmiendas parciales -las que va a introducir el PNV- vencerá otra semana después. El objetivo es que todo el mundo se esté quieto hasta que se marchen los enviados de la troika para no interferir con estas negociaciones, que se han revelado muy duras.

Por tanto, Fainé y sus colegas de las grandes cajas no pueden cantar victoria todavía, porque si Bruselas no da su visto bueno, la ley tendrá que mantener su redacción original y ellos tendrán que elegir entre la fundación o el banco. Más sencillo parece que los 'hombres de negro' transijan con la otra enmienda, la que permite incluir el fondo de reserva en el capital del banco filial, puesto que lo contrario sería una práctica anticompetitiva que dejaría a estas entidades en inferioridad de condiciones respecto a los bancos puros.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios