ACESUR, MANGO Y CORTEFIEL RESISTEN

El ICEX abandona Siria tras la huida de las empresas españolas por el conflicto

Apenas quedan empresas españolas en Siria y las pocas que mantienen su presencia, como Cortefiel, Mango o Acesur, lo hacen a través de franquicias o exclusivamente con personal local

Foto: Exportaciones e importaciones entre Siria y España. (ICEX-Elaboración propia)
Exportaciones e importaciones entre Siria y España. (ICEX-Elaboración propia)

Inseguridad, miedo, inestabilidad sociopolítica, enfrentamientos armados... Así es el escenario que se presenta hoy en Siria; un mal caldo de cultivo para el crecimiento económico y también para el establecimiento de nuevos proyectos empresariales. De hecho, las compañías españolas que en su día se asentaron en lo que hoy es un objetivo directo de los misiles del ejército de Estados Unidos han protagonizado un éxodo masivo del país de Al Asad. Apenas quedan empresas españolas en Siria y las pocas que mantienen su presencia, como Cortefiel, Mango o Acesur, lo hacen a través de franquicias o exclusivamente con personal local.

Las firmas españolas, como muchas de las europeas, han huido para evitar riesgos innecesarios y ante unas perspectivas económicas pésimas, teniendo en cuenta el embargo a Damasco. Las oportunidades de negocio que se vislumbraban en 2008 se han esfumado, motivo por el que el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) decidió cerrar la oficina comercial en el polvorín sirio hace sólo dos meses.

La clausura del departamento del ICEX en Damasco ante la "falta de interés" y de "clientes" a los que asistir es el golpe final a la relación comercial entre ambos países. Una relación que se encontraba en declive desde 2009 y en estado terminal desde que estalló el conflicto en 2011. Las exportaciones de Siria a España -y al resto de la UE- consistían básicamente en petróleo. Aunque el ICEX vendía a los empresarios españoles las oportunidades que representaba el país, sobre todo en el ámbito de infraestructuras, la promesa se ha esfumado.

Exportaciones e importaciones de Siria con Europa y el mundo. Fuente: Eurostat.
Exportaciones e importaciones de Siria con Europa y el mundo. Fuente: Eurostat.
Gamesa fue la compañía seleccionada por el Gobierno de Al Asad para construir una planta eólica en los alrededores de la ciudad de Homs en 2010, un proyecto que tenía un presupuesto de 60 millones de euros. Pero el aumento de la violencia en 2011 provocó que el fabricante vasco, que se había adjudicado también la operación y el mantenimiento de la planta, renunciase al negocio a finales de ese mismo año y saliese del país a principios de 2012, “por motivos políticos”, explica un portavoz. El país no era seguro.

Con todo, la falta de seguridad y el abandono diplomático no han sido suficientes para provocar la salida de algunas firmas españolas. Eso sí, no hay personal español en ninguna de ellas. Aceites del Sur ha decidido quedarse pese al inminente ataque y a los cortes de luz y de suministro. Llegó al país en el año 2000 con un socio local y en 2010 decidió comprar la parte de la fábrica que estaba en manos sirias para controlar totalmente la producción. “Seguimos con actividad en la planta de Alepo. Aunque parezca raro, se puede seguir desarrollando el trabajo de la empresa y la idea es mantener nuestras instalaciones allí, es un tema de futuro”, explica el portavoz de Acesur. La implantación de la empresa andaluza en el país era el primer paso dentro de la estrategia de expansión en el mercado árabe. Básicamente, desde Siria exportan su producto al resto de Oriente Medio. Todo el personal es sirio, mientras los directores españoles visitan la fábrica de vez en cuando, “para despachar”.

Calle comercial de Damasco.
Calle comercial de Damasco.
Los nombres de Cortefiel y Mango todavía pueden verse en Damasco. Cortefiel abrió su primera tienda allí en 2009, un Women’ Secret ubicado en el barrio diplomático de la capital, en un local de 140 metros cuadrados. La firma mantiene las tiendas en el país árabe, pero lo hace a través de una franquicia que controla un empresario local. De momento, no hay planes de cierre, según explican desde Madrid, pero la decisión no depende tanto de ellos -que sí podrían rescindir el contrato llegado el momento- como del socio local. Por su parte, Mango entró en Siria en 2006 y desde que empezaron los disturbios en marzo sus gestores se han visto "obligados a cerrar tres locales”, según fuentes de la compañía. Sin embargo, aún tiene dos tiendas, en Damasco y en Latakia, en régimen de franquicia. “La intención es mantenerlas abiertas si los disturbios no lo impiden”.

Comercio interrumpido

Las exportaciones españolas en 2008, cuando se vendía a las empresas de nuestro país que Siria era uno de los países más estables de la región y una importante oportunidad de negocio, sobre todo para las empresas de infraestructuras, alcanzaron los 206 millones de euros. Un año después habían caído hasta los 185 millones y en 2010 se redujeron a 162 millones, según los datos del ICEX. Las últimas cifras disponibles son del periodo entre enero y abril de 2011, cuando España vendió bienes y servicios a Siria por 61,9 millones. La cifra, según el Instituto, es ahora residual.

Campo petrolífero en Siria. (Reuters)
Campo petrolífero en Siria. (Reuters)
En lo que se refiere a las importaciones desde Siria, alcanzaron los 207 millones de euros en 2008, cayeron a 191 el siguiente ejercicio y a 177 en 2010. En el primer cuatrimestre de 2011 apenas llegaron a los 3 millones. Combustibles y lubricantes -el crudo para refinar en España- representó en 201 el 95,5% del total de las importaciones.

Las importaciones de crudo en 2007 supusieron 54,6 millones de dólares y al año siguiente se dispararon hasta los 280,3, para bajar en 2009 hasta 210,5 millones, un 25% menos. En 2010 alcanzaron los 220 millones. Los otros tres productos que se compraban a Siria eran tejidos técnicos, semillas de comino y camisetas de algodón. Las exportaciones estaban más diversificadas y los tres primeros productos eran pigmentos, sustancias aromáticas y baldosas de cerámica.

Beirut, el relevo de Damasco

Los intercambios comerciales entre Siria y la Unión Europea no representan ya ni el 0,1%. Las exportaciones de Alemania a Siria se redujeron entre 2009 y 2010 un 41% hasta 955 millones de dólares y las de Francia cayeron un 33% hasta 677 millones. En conjunto, las importaciones de la UE desde Siria se hundieron un 47,8% entre 2008 y 2012, de acuerdo con los datos de Eurostat, y las exportaciones cayeron un 23,9%. Los principales proveedores de Damasco son Iraq, Arabia Saudi, Emiratos Árabes, la UE, Irán y China.

Explosión en Damasco. (Reuters)
Explosión en Damasco. (Reuters)
Europa ha cerrado las puertas a Siria tras las brutales acciones del régimen de Al Asad contra quienes se oponían a su Gobierno y ha puesto en marcha sanciones económicas que limitan los intercambios comerciales para determinados bienes, como las armas y el petróleo. Ese fue el golpe definitivo al comercio con Siria.

La retirada de parte del personal diplomático y el cierre de embajadas en marzo de 2012 -las de España, Italia y Alemania, entre otras- han constatado el cese de relaciones con Damasco, que acusa a Europa de asfixiar económicamente al país. Desde que el conflicto de Siria se agravó en 2011, Beirut se convirtió en la alternativa de centro logístico para el Mediterráneo oriental. Y allí se ha trasladado parte del cuerpo diplomático para atender las necesidades consulares de los ciudadanos españoles, según información del Ministerio de Exteriores.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios