PONEN A LA VENTA EL HOTEL ASTURIAS

Jesús Salazar hace caja con los hoteles familiares para sobrevivir a SOS Cuétara

Cuatro años después, las aguas todavía siguen revueltas en la familia Salazar tras la abrupta salida de la presidencia de la antigua SOS Cuétara.

Foto: Jesús Salazar hace caja con los hoteles familiares para sobrevivir a SOS Cuétara

Cuatro años después, las aguas siguen revueltas en la familia Salazar. La abrupta salida de Jesús Salazar Bello de la antigua SOS Cuétara, por la que fue condenado a pagar 93 millones de euros a Bankia y por la que tiene juicio pendiente en la Audiencia Nacional, con sus bienes embargados para afrontar una fianza de 360 millones, dejó estrangulado económicamente al empresario. Para superar esta situación, el clan ha puesto a la venta el madrileño Hotel Asturias, uno de los activos que el grupo familiar gestiona a través de Corporación Hispano Hotelera (CHH), según fuentes inmobiliarias.

Con esta operación, que está en el mercado de manera restringida, la familia Salazar espera obtener algo más de 30 millones de euros. El inmueble del Hotel Asturias, un establecimiento económico de dos estrellas compuesto por 175 habitaciones, está situado en pleno centro de la capital, entre la Calle de Alcalá y la Carrera de San Jerónimo, en el eje turístico y comercial que se levanta entre la Puerta del Sol y el Congreso de los Diputados. El activo cuenta también con un restaurante en la primera planta (El Principado), mientras que en la planta baja aloja un bar y varios locales comerciales.

En la actualidad, el establecimiento está pendiente de afrontar algunas reformas de importante cuantía y dimensión. A pesar del coste de esta inversión, la reciente aprobación por parte del Ayuntamiento de Madrid del plan plan para reformar el complejo histórico de Canalejas, en la misma confluencia de calles, pone en valor el histórico Hotel Asturias, aunque su perfil comercial más económico (dos estrellas) desentona algo con el futuro entorno que se pretende generar en torno al megaproyecto impulsado por Juan Miguel Villar Mir para la manzana de lujo proyectada en la nueva zona.

Jesús Salazar
Jesús Salazar
Desde que Jesús Salazar cayó en desgracia por su presunta gestión fraudulenta (apropiación indebida, estafa, falsedad de documento mercantil y blanqueo de capitales) al frente de SOS Cuétara, el negocio hotelero cambió de manos para poner a salvo el patrimonio del clan empresarial. La cara visible de los cinco hermanos dejó sus cargos en el negocio en 2009, donde ejercía como presidente, en favor de su hermana María del Carmen, responsable ejecutiva de los hoteles, como también hizo con la instrumental Jesús Salazar del Río e Hijos, a través de la cual la familia controla CHH.

Los cambios obedecieron al negro futuro judicial que aguardaba a los hermanos Jesús y Jaime. No en vano, hace un año la Audiencia Nacional retiró el pasaporte a los dos imputados para evitar su salida del país sin autorización mientras concluye la investigación del caso SOS Cuétara. De la misma manera, también fue desestimado el recurso de apelación por el que los administradores que tramitan el concurso de acreedores personal de Jesús reclamaban que se levantara el embargo de sus bienes (fianza de 360 millones), que seguirán bloqueados hasta que se celebre el juicio.

Ante esta tesitura, los Salazar recurren al negocio hotelero, al que están vinculados desde finales del siglo XIX en México, para obtener liquidez. Tres generaciones después, mientras la rama familiar mexicana aglutina más 20 hoteles en aquel país, los cinco hermanos Salazar Bello (Jesús, Jaime, Roberto, Encarnación y María del Carmen) gestionan cinco activos en Madrid: los céntricos cuatro estrellas Gran Hotel Velázquez (principal activo), Hotel María Elena Palace y Hotel Ada, además del Hotel Osuna, más el citado dos estrellas Hotel Asturias. Dentro de poco, la foto patrimonial igual es otra.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios