LA CAM, LA PRIMERA A LA QUE SE PONDRÁ PRECIO

El FROB retrasa las valoraciones de las cajas para no interferir en la OPV de Bankia

"Bankia tiene que salir a bolsa como sea". Es el mantra de todo el sector financiero español. La OPV de la fusión Caja Madrid-Bancaja es la

Foto: El FROB retrasa las valoraciones de las cajas para no interferir en la OPV de Bankia
El FROB retrasa las valoraciones de las cajas para no interferir en la OPV de Bankia

"Bankia tiene que salir a bolsa como sea". Es el mantra de todo el sector financiero español. La OPV de la fusión Caja Madrid-Bancaja es la clave de bóveda de la reestructuración de las cajas y, además, su carcácter sistémico hace que todo el mundo, incluidos sus competidores, haya decidido arrimar el hombro en aras del éxito de la operación. Y también el Banco de España.

Según varias fuentes del sector, el FROB va a retrasar la valoración de las cajas que han solicitado capital al fondo público hasta después de la salida a bolsa para no interferir con ella. Un retraso que contrasta con las prisas con las que se había iniciado el proceso, que pretendía que la recapitalización concluyera cuanto antes para evitar nuevos ataques en los mercados.

"Si el FROB fija una valoración para la CAM inferior a la que pretende obtener Bankia, lanzaría un mensaje muy negativo a los inversores, que exigirían descuentos mayores en la OPV, y eso podría poner en peligro la operación", explica una de las fuentes consultadas. "No se van a arriesgar a meter la pata en un momento tan delicado", añade gráficamente otra.

"Al Banco de España le da lo mismo que Banca Cívica salga o no, pero Bankia tiene que tener éxito. Si fracasa, el FROB tiene que inyectarle casi 6.000 millones, y eso sería una catástrofe", añade una tercera fuente.

Oficialmente, no hay ningún retraso, sino que simplemente no hay ningún calendario. De hecho, no se van a publicar las valoraciones cuando estén listas, sino cuando el FROB inyecte el dinero en las entidades, lo cual lo alarga más en el tiempo.

La CAM será la primera que lo reciba después de que quedara desierta la primera subasta por la negativa del gobernador Fernández Ordóñez a conceder garantías contra pérdidas (esquema de protección de activos) como el que recibió BBK para la compra de CajaSur. Por el contrario, el Banco de España va a esperar hasta el último minuto (septiembre) para entrar en NovaCaixaGalicia, CatalunyaCaixa y Unnim, con el fin de darles más tiempo para tratar de encontrar inversores privados.

Las prisas iniciales se olvidan

Esta lentitud contrasta con las prisas que mostró el Banco de España al inicio del proceso, en marzo. Entonces, anunció que no iba a esperar a septiembre para inyectar dinero público en las cajas que lo solicitaran como primera opción, como las tres anteriores. Y se puso rápidamente manos a la obra, con el encargo a KPMG de la elaboración de los métodos de valoración de las entidades y el diseño del proceso para la misma.

Este proceso incluía una exhaustiva auditoria de las cuentas de las cajas que ecesitan ayuda, para la que se seleccionó rápidamente a los auditores, evitando los numerosos conflictos de interés que se presentaban. Estas firmas han acabado ya su trabajo -en el caso de la CAM- o están a punto de hacerlo -en el resto- y pasarán sus informes a un equipo de tres bancos de inversión por caja, que serán los que elaboren la valoración final.

Pero las prisas que se han dado hasta ahora no servirán de nada ante el frenazo impuesto ahora por el supervisor, lo que agravará la lentitud de la reforma financiera, criticada esta misma mañana por Mariano Rajoy. Pero es una causa de fuerza mayor: Bankia debe salir al mercado sea como sea.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios