DE CARA A LAS ELECCIONES MUNICIPALES

Vox tantea a la 'dircom' de Cifuentes y Gallardón para rediseñar su estrategia

Rocío Monasterio e Iván Espinosa de los Monteros hablan con Marisa González Casado sobre la estrategia que debe seguir el partido con los medios de comunicación

Foto: Marisa González Casado, 'exDircom' de Cristina Cifuentes
Marisa González Casado, 'exDircom' de Cristina Cifuentes

Los dirigentes de Vox son conscientes de que cometieron errores de comunicación durante la campaña de las pasadas elecciones generales. El alejamiento de los medios y el creer que podían seguir creciendo solo apoyándose en las redes sociales les impidieron llegar a gran parte de la población y les enemistaron con periódicos y televisiones. "Hemos minusvalorado la capacidad de los medios para conformar la opinión pública", admitió el propio presidente de la formación, Santiago Abascal, tan solo un día después de la cita con las urnas.

Para reconducir estos fallos, los responsables del partido quieren propiciar un golpe de efecto que dé la vuelta a la política de comunicación del partido como a un calcetín. Por eso, se han lanzado a buscar profesionales de la comunicación que sepan manejar los tiempos y los mensajes, que tengan experiencia y contactos. En ese contexto, el jefe de campaña y delegado de relaciones internacionales de la formación, Iván Espinosa de los Monteros, se reunió el pasado lunes con la candidata a la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, y con una de las mayores especialistas del sector, Marisa González Casado, actual directora de Comunicación de la Real Federación Española de Fútbol que preside Luis Rubiales.

Los tres se vieron a mediodía en el madrileño gastrobar Gonzalín, situado la calle Eloy Gonzalo, para hablar de la posibilidad de que Marisa se incorporase al equipo de Monasterio. La propia González Casado confirma a El Confidencial la celebración del encuentro. ¿La han tanteado? "No me corresponde a mí decirlo; me pidieron quedar a tomar un café, como podré quedar a tomar más", explicó la que fuera directora de Comunicación de la expresidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes y del exalcalde de Madrid y exministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón.

"Estoy contenta en mi trabajo en la federación, aunque me gusta mucho la comunicación política", asegura González Casado, que evita valorar si se haría cargo de la imagen de Monasterio tras el 26 de mayo. "No es el momento, no sé qué voy a hacer dentro de una semana", afirma la experta, que considera que Monasterio tiene mucho potencial, sobre todo en el contexto de mediocridad que impera actualmente en la política española.

Según ha podido saber El Confidencial, la conversación entre González Casado, Espinosa de los Monteros y Monasterio transcurrió en todo momento dentro de una gran cordialidad. El jefe de campaña de Vox llegó primero al local, alrededor de las 15:45. En apenas dos minutos, apareció la experta en comunicación y, media hora después, la candidata a la presidencia regional. Los tres hablaron de la final de la Copa de la Reina de fútbol, a la que acudió Letizia Ortiz, que perdió el Atlético de Madrid contra la Real Sociedad, aunque pronto dieron paso a cómo mejorar la estrategia de comunicación del partido, sobre todo centrado en Monasterio, a quien González Casado ve con más posibilidades políticas.

Monasterio, durante una entrevista con El Confidencial. (Jorge Álvaro Manzano)
Monasterio, durante una entrevista con El Confidencial. (Jorge Álvaro Manzano)

La experta recomendó a la candidata por Madrid conocer a periodistas personalmente. Ella misma se ofreció a presentarle a algunos, entre quienes destacó a Susanna Griso o a Ana Rosa Quintana. Durante la conversación, los tres hablaron también del voto femenino, admitieron los mencionados errores de comunicación que los dirigentes del partido han tenido durante la campaña y comentaron cómo afrontar las próximas citas. Entre estas últimas, abordaron la presencia de Monasterio en San Isidro. González Casado le dio algunos consejos.

Desde las filas de Vox, por su parte, se limitan a confirmar el encuentro, pero prefieren no hacer comentarios sobre el contenido. "Hemos hablado de fútbol femenino", se limitan a señalar desde el partido liderado por Monasterio en Madrid, que ayer mismo reiteró en El Confidencial su clásico mensaje de que parte de los medios han mentido y han manipulado el mensaje que ha trasladado la formación.

González Casado sufrió la tormentosa dimisión de Cifuentes a raíz del caso máster y del vídeo que mostraba a la expresidenta regional robando algunos productos en unos grandes almacenes. La dirigente política tomó algunas decisiones personales que la hicieron salir a la palestra sin el visto bueno de su 'dircom', cuyo entorno explicó a El Confidencial que la situación se desbordó en un momento determinado, que era continuamente perseguida por "cámaras de programas de televisión" que no sabían "ni que existían". Hasta ese capítulo final de la vida política de Cifuentes, la entonces presidenta madrileña había protagonizado una carrera ascendente de la mano de su jefa de prensa, a la que consideraba amiga.

Antes de llevar a Cifuentes, González Casado dirigió la política de comunicación de Ruiz-Gallardón como alcalde de Madrid, un personaje que asumió el papel de verso suelto del Partido Popular que luego protagonizaría también Cifuentes. La experta ha asesorado a dirigentes políticos en 13 procesos electorales, ha rechazado una oferta de Pedro Sánchez y sobre todo ha sabido construir figuras políticas como las mencionadas prácticamente desde cero. Comenzó en 1989, cuando fue nombrada jefa de prensa del Grupo Parlamentario Popular en la Asamblea de Madrid, donde estuvo hasta 1991.

Fue en este último cargo donde conoció a Gallardón, con quien comenzó a trabajar ahí, continuó en el Senado y se consolidó durante los ocho años que el dirigente popular pasó como presidente de la Comunidad de Madrid (1995-2003). Luego, la pareja pasó a la alcaldía de Madrid hasta que Gallardón fue nombrado ministro de Justicia. Ahí se rompió el 'idilio profesional'. Gallardón pasó a ser visto como un político conservador gracias a su propuesta de reformar la ley del aborto, cuando había tenido la imagen del más progresista del partido, y González Casado se pasó a asesorar a Cifuentes, a quien moldeó e hizo subir como la espuma.

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios