PRIMAVERA DE LAS CANDIDATURAS MUNICIPALISTAS

Podemos, aliado necesario del PSOE para gobernar Asturias, Extremadura y Baleares

La capacidad de intervención en el mapa electoral de la formación de Pablo Iglesias se limitará a la decisión de permitir o no gobiernos socialistas en tres de las trece comunidades en juego

Foto: Así quedaría el mapa político español tras el 24-M (EC)
Así quedaría el mapa político español tras el 24-M (EC)

“No es lo mismo un Gobierno de coalición en el que la fuerza mayoritaria eres tú que cuando es la otra”, explicaba el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en su programa de HispanTV Fort Apache, hace unas semanas. El líder de la formación morada continuaba: “Yo estaré encantado en tenderles la mano (al PSOE) y hacer un Gobierno en la Comunidad de Madrid en torno a un programa de cambio, pero en ese caso el PSOE tendría que asumir una posición de subalternidad que cambiaría para siempre el mapa electoral”.

El último barómetro del CIS descarta por completo esta hipótesis. La mentada “posición de subalternidad” la ocuparía Podemos, por lo que su capacidad de intervención en el mapa electoral se limitará a la decisión de permitir o no gobiernos socialistas en tres de las trece comunidades en juego: Asturias, Extremadura e Islas Baleares (en este último caso también sería necesaria la participación del MES, antes PSM-Entesa). Previsiblemente, la formación de Pablo Iglesias no participará en este tipo de gobiernos, al igual que en Andalucía.

Los estatutos obligan a consultar este tipo de pactos a las bases mediante un referéndum, pero el secretario general ya adelantaba en este sentido que “no es lo mismo un Gobierno alternativo al PP si la mayoría de los consejeros los pone Podemos que si los pone el PSOE. Es lo que sucede ahora en Andalucía, que no es lo mismo entrar como socio minoritario en el Gobierno que gobernar con acuerdos puntuales, creo que IU ha aprendido la lección sobre las implicaciones que tiene gobernar como socio minoritario”.

Algunos de los candidatos de Podemos para las elecciones autonómicas (EFE)
Algunos de los candidatos de Podemos para las elecciones autonómicas (EFE)

Podemos se convertiría así en la muletilla del PSOE para recuperar Extremadura y Baleares, arrebatadas por el PP en la última legislatura, así como para mantener Asturias. Su papel estaría en la oposición, pero ni siquiera liderándola, puesto que en el Principado los populares contarían con un escaño más (once frente a diez), en las islas casi el doble (19-20 frente a diez) y en Extremadura casi el triple (24-26 frente a ocho). La tesitura de Podemos en estas comunidades se centra, pues, en formar parte de gobiernos socialistas, en subalternidad, o en ocupar un papel secundario en la oposición.

Los críticos obtienen el mejor resultado

La ecuación en Navarra tiene muchas más variables. Podemos rozaría el empate con UPN (once escaños frente a los 11-12 que le otorga el CIS al partido regionalista), pero la fragmentación del Parlamento le impediría formar Gobierno con el PSOE. La única posibilidad pasaría por aliarse con los nacionalistas de Bildu y Geroa Bai (con doce escaños en su conjunto), así como con IU (2). Una fórmula que estaría a las puertas de la mayoría absoluta, pero sobre la que la dirección estatal de Podemos no quiere ni oír hablar.

Las encuestas 'enfrentan' a Podemos y Ciudadanos

 

La candidata y secretaria general en esta comunidad, Laura Pérez, perteneciente al sector crítico, ya amenazó antes de arrancar la campaña con consultar a las bases un posible pacto con los nacionalistas, pero la idea fue rechazada desde Madrid. De consumarse estos resultados, la gobernabilidad de Navarra dependerá de quién gane el pulso, si Pamplona o Madrid.

Con todo, Navarra sería la única comunidad autónoma en la que Podemos podría convertirse en la primera fuerza. Según las encuestas internas de la formación, sus mayores expectativas estaban depositadas en Madrid, Valencia, Asturias y Aragón, y en base a ello es cómo se había diseñado su campaña electoral. Comunidades todas ellas en las que Podemos sería la tercera fuerza. Exceptuando el caso de Asturias, donde ganaría el PSOE, en el resto volvería a revalidarse el PP (aunque necesitaría de Ciudadanos para gobernar).

La confluencia en las ciudades tiene premio

En las siete ciudades analizadas por el CIS (Barcelona, Madrid, Santiago de Compostela, Sevilla, Valencia, Vitoria y Zaragoza), la situación de las candidaturas municipalistas es mucho más boyante. Iniciativas ciudadanas, participadas en mayor o menor medida por Podemos dependiendo del caso, en las que el electorado parece premiar la apuesta por la confluencia de las fuerzas de izquierda junto a movimientos sociales y asociaciones vecinales. En la Ciudad Condal, Barcelona en Comú, liderada por Ada Colau, sería la primera fuerza, sumando más concejales (11) que PP y Ciudadanos juntos (10) y sólo uno por detrás de la suma de CIU y ERC (12).

En Zaragoza, la candidatura liderada por Pedro Santisteve (Zaragoza en Común), sería la segunda fuerza, con entre siete y ocho concejales, y con la posibilidad de liderar un gobierno tripartito junto al PSOE y CHA. Algo similar a lo que ocurriría en Santiago de Compostela. En la capital gallega, la candidatura liderada por Martiño Noriega, Compostela Aberta, con una lista copada por miembros de Anova, fruto de su proceso de primarias, pero apoyada por Podemos, podría formar un gobierno tripartito alternativo al PP junto al PSdeG y el BNG. 

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios