Elecciones 10-N

Más series y libros que paro: así ha sido el juego político de los candidatos en Twitter

Los candidatos a La Moncloa hablan en redes sociales de temas que no están entre las preocupaciones de los votantes. Analizamos más de 6.000 tuits publicados en sus perfiles

Foto: El presidente en funciones, Pedro Sánchez, se hace un selfi con varios simpatizantes en Alicante. Reuters
El presidente en funciones, Pedro Sánchez, se hace un selfi con varios simpatizantes en Alicante. Reuters

Mensajes directos, cargados de emociones, que logren difusión y que parezcan naturales. Ataques a sus adversarios, reacciones a sucesos y generar impacto. Hacer un 'retuit', crear memes, utilizar 'emojis'. Desde hace una década, el juego de la política ha llegado a la dimensión virtual. Aunque los candidatos políticos aún siguen presentándose frente a medios de comunicación tradicionales como la televisión o la radio, internet ha provocado un cambio drástico en el discurso político: ahora las redes son su espejo y la guía de muchos votantes para decidir qué papeleta meter en la urna.

Si el político de a pie antes se dirigía a sus votantes desde los mítines, ahora lo hace casi en cualquier momento del día a golpe de click. Si acostumbraba a dirigirse a un gran público sin parar a mirar quién lo formaba, ahora puede conocer con todo lujo de detalles el perfil de su 'votante tipo' –cómo reacciona, cómo piensa, cómo vive–. En caso de que quiera hacer llegar su mensaje a cualquier lugar del mapa, basta con que publique unos cuantos anuncios en Facebook para asegurarse de que sus palabras tendrán impacto. En resumidas cuentas: en el mundo virtual las barreras se han roto y el mensaje puede replicarse infinitamente con el mínimo esfuerzo.

A dos días de la repetición de las elecciones generales, El Confidencial ha recopilado los 6.923 tuits que Pedro Sánchez, Pablo Casado, Albert Rivera, Pablo Iglesias, Santiago Abascal e Íñigo Errejón han estado publicando desde el 29 de abril –un día después de las elecciones– hasta el 14 de octubre para analizar cómo han vivido los líderes políticos estos seis meses de bloqueo electoral y si realmente se han preocupado por tratar los temas que preocupan a los votantes. Para observar estos comportamientos, hemos recogido tanto tuits directos como 'retuits' y menciones.

Los aspirantes a La Moncloa reaccionan, marcan posición, buscan introducir temas en la agenda y hasta recomiendan series y películas desde su cuenta en la red social del pajarito. El más activo es el candidato de Vox, Santiago Abascal, con un total de 1.433 publicaciones en el periodo analizado. Podría parecer que emplea mucho tiempo en difundir sus mensajes pero en realidad solo el 24% de las publicaciones son de su autoría, el resto son 'retuits' a la cuenta oficial de Vox y a seguidores afines a la ideología del partido. Si solo se tienen en cuenta los tuits propios es el líder del Más País, Íñigo Errejón, quien encabeza la lista seguido por el presidente en funciones, Pedro Sánchez. Y los temas de los que cada líder elige hablar no tienen nada que ver.

Las dos últimas campañas electorales, tanto la del 28-A como la del 26-M, estuvieron fuertemente marcadas por el comportamiento de los políticos en redes. Tanto, que Facebook se reunió en secreto con todos los partidos por temor a que los bulos difundidos por distintos usuarios pudieran distorsionar los resultados del 28-A. Desde entonces, muchas situaciones han marcado la agenda política: la sentencia del Tribunal Supremo sobre el 'procés', la reacción en las calles de Cataluña, la exhumación de Franco, el debate de investidura y la repetición electoral han obligado a los políticos y sus equipos a estar muy atentos a cada palabra. No puede perderse ni un votante.

El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, se hace un selfi con sinpatizantes. EFE
El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, se hace un selfi con sinpatizantes. EFE

Por el pueblo, pero sin el pueblo

Cataluña ha sido uno de los temás más candentes en redes, especialmente para Albert Rivera. Más de un cuarto de los tuits que ha publicado en el periodo de tiempo analizado ha tenido que ver con la independencia y los disturbios dentro del territorio catalán mientras que para Pablo Casado, las elecciones y el bloqueo ha sido el tema predilecto. En el caso de Iglesias y Sánchez ha ocurrido algo parecido, pero Abascal ha optado por crear su discurso alrededor de la inmigración y Errejón se dedicó a hacer campaña de cara al 26-M.

Además, Iglesias prefiere utilizar sus redes sociales para interactuar con otros usuarios y realizar recomendaciones sobre películas, series, músicas o libros. Es un patrón que se repite en el perfil de Errejón, que también publica sus apariciones en medios de comunicación y reflexiona sobre otras entrevistas y reportajes.

Para Mariluz Congosto, investigadora de la Universidad Carlos III de Madrid y experta en análisis de datos sociales, aunque parezcan más cercanos, esta es una estrategia política como cualquier otra: "Hacen un uso de las redes más natural. Los mensajes están preparados por profesionales, pero muestran su faceta personal, sus gustos para ampliar sus interacciones más allá de la política. Sin embargo, cuando interviene el discurso puramente político, los mensajes se diseñan para sus simpatizantes y tienen poca empatía con los que no piensan igual".

El único tema que los políticos comparten con los ciudadanos es del que son responsables: la falta de acuerdos

En las redes sociales en general, y en Twitter y sus 240 caracteres en particular, las propuestas brillan por su ausencia, pero un análisis de los temas que han mencionado los candidatos permite ver dónde han puesto el foco. En un medio donde la comunicación es directa con la gente y permite la interacción, los mensajes están cargados "de emociones más que de razones" y están dirigidos a la “burbuja ideológica” de cada candidato, según explica la experta.

Por eso es tan difícil encontrar entre sus tuits más repetidos los temas que más preocupan a los ciudadanos. Según el macrobarómetro electoral publicado por el CIS a finales de octubre, los políticos, como colectivo, fueron la principal preocupación para uno de cada cinco españoles. Es el segundo problema con mayor presencia por detrás del paro (33%), al que solo el líder de Podemos tiene dentro de sus cinco principales temas comentados en Twitter. Los problemas económicos, que aparecen en tercer lugar en el CIS, solo son mencionados por Casado y ni siquiera son una prioridad. El único tema que comparten políticos y ciudadanos es uno en el que los primeros son directamente responsables: el bloqueo o la falta de acuerdos.

Para Congosto esto se debe a que en las redes sociales se hace un “uso y abuso” de las emociones para que los mensajes tengan “más impacto”. “Hablar de dar soluciones a los problemas que preocupan a la sociedad requiere de un discurso más profundo y elaborado”, dice. Y en Twitter, además, llegan a un público muy específico incluso dentro de internet: solo el 30% de las personas que están conectadas tienen una cuenta en este medio y en su mayoría son jóvenes, con estudios superiores y de clase media-alta, según los datos que maneja la experta.

Dado que dependen de las emociones, la temática de sus mensajes y su discurso las dicta el calendario. Un comentario sobre inmigración multiplicará su difusión si se publica cuando llega una nueva patera a Ceuta y una crítica a la gestión del conflicto catalán tendrá mayor impacto si se aprovecha un vídeo viral sobre los disturbios. Los mensajes son personales pero están orquestados para hacerse públicos en el momento más preciso.

Por ello, aunque Cataluña aparece como la octava preocupación para los españoles según el CIS, los tuits que incluían esta palabra se dispararon a partir de octubre, especialmente en las cuentas de Rivera y Abascal, llegando a ocupar un tercio de las publicaciones del mes. La inmigración, el tema favorito de Abascal en Twitter y séptima preocupación para el ciudadano medio copó las interacciones del líder verde a pesar de que el resto de candidatos evitaban publicar sobre ello. Posteriormente, la inmigración cayó en picado porque Cataluña y el bloqueo electoral empezaron a llenar su discurso a medida que se acercaba la campaña.

Tan solo la derecha incrementó su intensidad de publicaciones con respecto a ETA –aunque ni siquiera aparece en las encuestas– a partir de mayo, aunque tanto Rivera como Abascal y Casado comenzaron a reducir la intensidad de tuits a partir de septiembre. En cuanto al medio ambiente, a pesar de las 'marchas verdes' y las concentraciones por el Mar Menor, las principales publicaciones pertenecen a Iglesias, Errejón y Sánchez. Solo dos de las diez principales preocupaciones que refleja el CIS son mencionadas por más de un líder.

Ataques entre sí

La estrategia de comunicación de los candidatos también pasa por mencionarse entre ellos. Algunas veces para dar una cara amigable y muchas otras para atacarse. En estos últimos meses, las apelaciones directas entre los candidatos en el mundo virtual han seguido un patrón muy parecido a lo que pudo observarse el pasado lunes en el debate a cinco. Desde finales de abril hasta ahora, Pablo Casado y Albert Rivera se han dirigido al resto de candidatos –y entre ellos– en más de un centenar de oportunidades. De hecho, el líder del PP ha batido el récord publicando casi 240 menciones –directas (con el @) e indirectas–, de las que siete de cada diez fueron dirigidas a Pedro Sánchez, una línea muy similar a la que ha mantenido Rivera.

Y es que el presidente en funciones ha sido también en redes sociales la diana de todas las quejas y culpas. Su móvil ha recibido más de 365 notificaciones de sus rivales políticos afeándole sobre el bloqueo electoral, el independentismo, la exhumación de Franco y la moción de censura. Sin embargo, la respuesta no ha sido la misma: dado el perfil institucional de su cuenta, no se ha dirigido a ningún candidato más de 21 veces, un arma de doble filo para Congosto. "Estar en el poder implica que en periodo electoral la campaña se mezcla con la actividad en el gobierno. Esto hace que esté mucho más presente en redes que el resto de candidatos. El problema llega cuando el gobierno atraviesa problemas porque puede debilitar la campaña".

Abascal, con un perfil mucho más intencional, ha sido otro de los grandes críticos de Sánchez pero ha repartido su munición entre Rivera y Casado quienes, como en el debate, prefirieron ignorar sus mensajes: el candidato del PP solo le mencionó ocho veces y Rivera, ninguna. Con Pablo Iglesias también ha tenido sus enfrentamientos, aunque en menor medida a pesar de que en 2017 el líder de Unidas Podemos decidiera bloquearle.

En el otro lado se queda Íñigo Errejón, que ha comentado mucho pero ha recibido muy poco: tan solo una mención por parte de su ex compañero de partido, Pablo Iglesias, en una conversación con el youtuber Forfast. Uno de los posibles motivos detrás de estas cifras tan bajas es que hasta hace un mes el ahora líder de Más País estaba en el partido municipal Más Madrid y la política local no estaba bajo el foco en ese momento. Otra, que su recién nacido partido aún no haya sido capaz de entrar por completo en la conversación.

Metodología

Para el análisis de las cuentas de Twitter de los candidatos se tuvieron en cuenta las publicaciones propias (y no los retuits) entre el 29 de abril (el día posterior a las elecciones generales) y el 14 de octubre (día en el que se publicó la sentencia del Tribunal Supremo sobre el procés). Sin embargo, en el porcentaje adjudicado a cada tema no se tuvieron en cuenta publicaciones que hicieran referencia a actos del partido, reconocimientos a deportistas, obituarios, efemérides ni los tuits de solidaridad con las personas afectadas por desastres climáticos como incendios o inundaciones. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios