ACUERDO PARA EL CICLO ELECTORAL

UPYD firma un pacto con Cs y renuncia a presentarse el 28-A para apoyar a Rivera

El "acuerdo de colaboración" firmado mantiene a los magentas como partido independiente, aunque no irán a las generales y en las europeas y municipales el objetivo será sumar

Foto: José Manuel Villegas y Cristiano Brown comparecen juntos en la sede de Ciudadanos (EC)
José Manuel Villegas y Cristiano Brown comparecen juntos en la sede de Ciudadanos (EC)

Ciudadanos y UPYD han llegado a un "acuerdo de colaboración" para concurrir juntos en el próximo ciclo electoral. Las conversaciones que comenzaron hace unos meses entre José Manuel Villegas (secretario general naranja) y Cristiano Brown (líder del segundo) se han saldado este jueves con un pacto que hace años fue imposible. La formación magenta no se integrará como tal en el partido de Albert Rivera, "seguimos siendo un partido independiente" afirmó Brown, pero renuncia a presentarse con sus siglas a las elecciones generales y hará campaña para que Rivera llegue al poder.

En el caso de las elecciones europeas, la situación es similar, ya que su principal activo en Bruselas (la europarlamentaria Maite Pagazaurtundúa) se ha integrado en la lista de Luis Garicano. Para las autonómicas y municipales, también previstas el 26 de mayo, acudirán juntos en algunos territorios, mientras que en otros donde UPYD mantiene equipos y estructuras, concurrirán por separado. Siempre, eso sí, con el objetivo de sumar.

La puesta en escena de la comparecencia conjunta hablaba por sí sola. El logo de UPYD a un lado (aunque no a la misma altura que el de Ciudadanos) y una bandera española y otra europea a cada lado.

La eurodiputada, Maite Pagazaurtundúa. (EFE)
La eurodiputada, Maite Pagazaurtundúa. (EFE)

Villegas tomó la palabra para insistir en que “ante situaciones complicadas como las que viven España y Europa” es necesario que haya “colaboración” para defender “la unión y la igualdad” de los ciudadanos. En ese sentido, confirmó que Brown irá de número 11 en las listas europeas, en un puesto simbólico que hace pensar que irá en otra lista el 26-M con más opciones.

El líder de UPYD recalcó que “ante el auge de la extrema derecha y los populistas” es necesario dejar a un lado “las estrategias partidistas”, por lo que la dirección de su partido “ha debatido y adoptado la decisión de colaborar con fines similares”, explicó. Reconoció que este mismo acuerdo de colaboración fue debatido hace años sin llegar a un entendimiento. “Éramos partidos jóvenes. Pero con el tiempo hemos madurado y hay que tomar decisiones importantes para solucionar los problemas de los ciudadanos”; terminó, “tendiendo la mano” a Rivera “para reforzar el centro político”.

El inicio de las conversaciones

La primera pieza del puzle fue la eurodiputada Pagaza, cuando confirmó su integración en Ciudadanos el pasado mes de febrero. Irá como número dos en la lista al Parlamento Europeo. La formación naranja llevaba tiempo tratando de conseguir este fichaje, pero Pagaza era partidaria de que las direcciones de ambos partidos sellaran un acuerdo global. Tras contar con el visto bueno de su propio partido, Brown comenzó a negociar con Villegas los siguientes pasos.

Ya en febrero el número dos de Rivera aseguraba que buscaban fórmulas que “permitan sumar a este proyecto de país”, insistiendo en que “España necesita un proyecto de futuro, moderado y profundamente reformista liderado por Ciudadanos”.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)

Lo que Rosa Díez nunca quiso

Cuando en 2014, el año en el que se celebraron las pasadas elecciones europeas y a un año de las autonómicas, municipales y generales, Rivera y Rosa Díez —aún al mando de UPYD con cinco escaños en el Congreso— empezaron una negociación para explorar la manera de unirse. Nunca llegó y, de hecho, las conversaciones se rompieron sin retorno posible. Díez aseguró que Ciudadanos (entonces aún Ciutadans) no cumplía sus criterios de “calidad democrática”. La líder magenta tampoco quería aceptar la posición de fuerza de Rivera, que entonces solo tenía representación en el Parlament de Cataluña, pero que las encuestas ya auguraban que sería el nuevo captados del espacio de centro.

Rivera, por su parte, aseguró llevar siete años intentando convencer a UPYD de la necesidad e acuerdo, y lamentó que Díez “ya trajera las conclusiones hechas” para buscar “diferencias entre hermanos”, a pesar de la situación “excepcional" que creía que vivía España entre el “bipartidismo decadente y los populismos imposibles”.

Meses después las urnas se abrían con el resultado que ya se conoce. UPYD desapareció prácticamente de todos los parlamentos autonómicos y ayuntamientos, tampoco logró un solo escaño en el Congreso y solamente se quedó con cuatro dirigentes de peso en el Parlamento Europeo. Pero duró poco. El cabeza de lista y portavoz, Francisco Sosa Wagner, fue destituido por su partido ante la pérdida de confianza que Díez manifestó y dejó el escaño. Ahora forma parte del comité de expertos naranja. En Bruselas le sustituyó la eurodiputada Maite Pagaza, siempre cercana a Díez, que hoy se une a Ciudadanos.

Por su parte, Fernando Maura, abandonó el escaño también en 2015 para presentarse a las listas de Ciudadanos al Congreso, donde ha sido diputado hasta terminar esta legislatura. Ya nada parece indicar que repetirá. En cuanto a Beatriz Becerra, a pesar de sus intentos por acercarse a Ciudadanos, Garicano no tiene en mente incluirla en su lista.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios