elecciones generales

Arrimadas repite campaña en Andalucía contra Sánchez: "No me llamó en 9 meses"

Cs pide el voto para liderar el Gobierno de coalición con el PP y advierte de que Casado puede "caer en la tentación" de pactar con el PNV

Foto: Inés Arrimadas y Juan Marín, durante el encuentro de hoy en Sevilla. (EFE)
Inés Arrimadas y Juan Marín, durante el encuentro de hoy en Sevilla. (EFE)

Un día después de que Albert Rivera diera un giro a la precampaña de las generales ofreciendo directamente al PP un Gobierno de coalición con Cs para echar a Pedro Sánchez, Inés Arrimadas recaló en Andalucía para dejar claro que ella será de nuevo el gran gancho para el electorado andaluz. Fue un modelo que funcionó en las autonómicas del pasado diciembre y que los naranjas repetirán estas generales.

La portavoz de Cs desveló que Sánchez no la ha llamado en nueve meses como presidente del Gobierno. "Mientras iba por el mundo diciendo que estaba dialogando por Cataluña yo tengo que decir que a mi no me ha llamado en nueve meses", sostuvo. "Hablaba con Torra y el independentismo, no con Cataluña", subrayó. Arrimadas participó en un desayuno organizado por Europa Press y Cajasol donde presentó al vicepresidente del Gobierno andaluz, Juan Marín.

Cs quiere que lo ocurrido en Andalucía y el posterior Gobierno cerrado con el PP espolee sus posibilidades en las próximas generales del 28 de abril. Las encuestas publicadas con datos de Andalucía hablan de un estancamiento o un freno a Cs tras el importante crecimiento de las pasadas autonómicas de diciembre. Esta comunidad, que aporta 60 escaños, es clave para todos los partidos y fundamentalmente para el partido naranja, que tiene aquí la llave para despegar en contra de lo que dicen los sondeos.


En Andalucía se siguió el mismo guion que en las generales. Cs anunció con antelación que no apoyaría una investidura de la socialista Susana Díaz. "En Andalucía lo dijimos y cumplimos. Lo hicimos", señaló Arrimadas, que defendió que Cs debe saber estar donde es "útil". También recordó que "ninguna encuesta" pronosticaba el cambio política en la comunidad andaluza.

El modelo andaluz fija un Gobierno de PP y Cs con Vox como aliado necesario en el Parlamento. Arrimadas evitó las preguntas sobre el papel que jugará el partido de Santiago Abascal en ese Gobierno de coalición aunque ni puso cordones sanitarios ni marcó distancias, como sí hicieron en las negociaciones en Andalucía. "El resto de fuerzas parlamentarias tendrán que decidir porque aquí hay dos alternativas: o el Gobierno Frankestein, que Dios nos coja confesados, o un Gobierno moderado y liderado por Cs", replicó la candidata al Congreso por Barcelona, que describió a Sánchez como "un peligro". "Lo de Sáchez no ha sido solo una vergüenza poniéndonos un lacito y entregándonos a Torra. Ha sido un peligro desde el punto de vista económico, repartiendo millones como en un concurso de la televisión", sostuvo Arrimadas en su comparecencia en Sevilla.

Arrimadas afirma que es Cs quien debe liderar un futuro Gobierno de coalición y que serán los votos los que decidan quien es presidente


La estrategia de Cs de ofrecerse desde ya a un Gobierno de coalición con el PP ha sido respondida por Pablo Casado con un aviso de que "llega tarde". En Génova, cuartel de los populares, creen que esa oferta refuerza su posición y la llamada al voto útil. Arrimadas dejó claro, a diferencia de Rivera un día antes, que es su partido quien debe liderar ese futuro Gobierno de coalición y que serán los votos los que decidan quien es presidente. "Ese gobierno tiene que estar liderado por un partido de centro y limpio, que no tenga la tentación de pactar con el PNV, que ya lo dijo Casado y sabemos que PP y PSOE tienen esa inercia", avisó sobre una posible alianza de los populares con los nacionalistas vascos. "A nosotros no nos la van a colar", sostuvo en otro momento de su intervención.

Sobre las diligencias abiertas por la Fiscalía para investigar lo ocurrido en las primarias de Castilla y León, Arrimadas defendió que han sido "300 procesos de primarias en cuatro años". "Somos el partido más democrático de España y se ha detectado un error, se corrigió y hoy hay un candidato que es compañero en la Ejecutiva Nacional", dijo sobre Francisco Igea y asegurando que el caso está cerrado.

Un cambio "normal y transparente" en Andalucía

El vicepresidente del Gobierno andaluz Juan Marín mencionó la "cascada electoral" desde las andaluzas y defendió que en Andalucía el cambio se está produciendo "con absoluta normalidad y transparencia". El desayuno sirvió para que el líder de Cs en Andalucía confirmara la candidatura de Álvaro Pimentel, hermano del exministro de Trabajo del PP, como candidato a la alcaldía de Sevilla.

Preguntado sobre los pactos en las alcaldías andaluzas, Marín aseguró que irán "pantalla a pantalla". "Estamos afrontando unas nacionales. Dentro de mes y medio. Cuando terminen veremos el escenario político y después hablaremos de municipales", señaló. Marín se mostró convencido de que agotarán la legislatura con el PP en Andalucía y se reafirmó en que hay que "encapsular" las elecciones porque cada proceso electoral es diferente.

El PSOE no llegó a ejecutar "ni el 20% de los fondos europeos. (...) Hay que devolverlos". Juan Marín afirma que les han dejado "un marrón"


Volviendo al Gobierno andaluz, Marín lamentó que el anterior Gobierno del PSOE no llegó a ejecutar "ni el 20% de los fondos europeos". "Cuando esos recursos no se justifican bien hay que devolverlos. Si hay que devolver esos recursos entonces si que haremos crack", advirtió el también consejero de Turismo, convencido de que al PSOE "le ha venido magníficamente los resultados del 2 de diciembre". Han dejado "un marrón", sostuvo públicamente.

Como ejemplo se refirió al Consejo de Gobierno celebrado en Sanlúcar de Barrameda , con polémica cena previa en un afamado restaurante de la localidad, que impulsó la terminación del tranvía de la Bahía de Cádiz, avisando de que habrá que devolver "99 millones de los 256" de esta infraestructura si no se culmina el proyecto. La fecha comprometida era el 31 marzo.

Buenas relaciones con Vox

En Justicia abogó por eliminar alquileres que cuestan 25 millones de euros anuales y apostó por ultimar el mapa de Ciudades de la Justicia y apostar por la digitalización. Un día después de que el Gobierno andaluz emprendiera el camino para la reforma del Estatuto para eliminar los aforamientos, dejando claro que lo harían sin el PSOE si no se suman al acuerdo, Marín insistió en defender esa reforma aunque sea sin el principal partido del Parlamento andaluz. "El PSOE lo firmó conmigo (la eliminación de los aforamientos) en marzo de 2015, no lo sé de oídas, lo firmó Susana Díaz el 22 de marzo de 2015, cuatro años después no quiso cumplirlo, convocó elecciones. Nosotros cumplimos lo que decimos", sostuvo el vicepresidente. Esa reforma del Estatuto deberá someterse, tras autorizarla el Gobierno de la nación, a un referéndum del pueblo andaluz y deberá contar con el apoyo de Vox, un partido que aboga por suprimir el Estado de las Autonomías.

"Las relaciones con Vox son de normalidad como con cualquier fuerza política que tiene representación en un Parlamento. Nos gustará más o menos. No me gusta lo de llevar un arma en el bolsillo o la derogación de la violencia de género", subrayó Marín. El vicepresidente del Gobierno andaluz dejó claro que no se siente "vinculado con ningún acuerdo que no haya firmado" e insistió en que Cs no pactó con Vox, en alusión a la derogación de la ley de memoria democrática.

Elecciones Generales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios