EL FUTURO DEL PARTIDO, A DEBATE

Errejón insiste en su pulso con Iglesias: "No nos van a encasillar en el PSOE o en el PCE"

El turno de la réplica para Pablo Iglesias llegará el domingo, cuando se suba al mismo escenario donde Errejón cerró su discurso al grito de "siempre trasversales, siempre radicales"

Foto: El secretario político de Podemos, Íñigo Errejón, en un acto de la campaña electoral vasca celebrado en Amurrio (Álava). (EFE)
El secretario político de Podemos, Íñigo Errejón, en un acto de la campaña electoral vasca celebrado en Amurrio (Álava). (EFE)

Con un tono mitinero y en horario 'prime time', Íñigo Errejón se subió anoche a un escenario en la facultad de Filosofía de la UCM para realizar una impugnación a la totalidad de las tesis más rupturistas, que se defienden desde el sector pablista y el de los anticapitalistas. No sin antes rebajar la tensión, "aprovechando, aunque descoloque a algunos, para mandar dede aquí un saludo a Pablo Iglesias y a nuestro secretario general", el número dos de Podemos advirtió sobre el derrotismo de un repliegue identitario, propio de la izquierda clásica, o de mera resistencia. Frente a ello, defendió un enfoque "transversal" y, recuperando el punto en el que inició su confrontación con Iglesias, argumentó que "el problema no es que los golfos o nuestros adversarios nos tengan miedo, sino que lo tenga nuestra vecina". 

El eje del discurso realizado por el secretario político en el marco de la Universidad de Podemos, se centró en los cimientos que deben sustentar al 'nuevo Podemos' para conseguir gobernar el país. "Sigo convencido de que podemos ganar, a la mínima de que lo hagamos un poquito mejor vamos a gobernar España". Esta es una luz sobre la que debemos pensar todas las decisiones", explicó. Para ello negó que, "como ya hizo siempre la izquierda", el futuro del partido tenga que estar ligado a la excepcionalidad". Más allá de ello, defendió la necesidad de dar "un segundo paso", basando en la construcción de certezas, dijo, y "garantías para la gente". En definitiva, apelar a la gente "que todavía no confía" en Podemos. 

Errejón insiste en su pulso con Iglesias: "No nos van a encasillar en el PSOE o en el PCE"

Frente al 'Podemos de la protesta', que prioriza la movilización social y el uso de las instituciones para trasladar la voz de la calle, Errejón puso en valor la transversalidad y advirtió de que "el debate entre calles e instituciones no es real". Igualmente, frente a la propuesta de recuperar la esencia fundacional del partido, centrada en descentralizar la toma de decisiones en los círculos, y que se adscribe al sector afín a Iglesias, añadió que estos espacios "no pueden ser solo de debate interno, sino organismos de construcción de poder desde abajo". 

Las discusiones que se están produciendo durante los últimos días en el partido, en el contexto de las primarias para la renovación de cargos orgánicos, son para Errejón similares a las que se produjeron ya en Vistalegre, su congreso fundacional, que sigue defendiendo como tesis ganadoras. "Decíamos que aquella herramienta no podía ser solo para los militantes, sino para seguir generando confianza en los que faltan", apuntó en contraposición a las otras corrientes, aun sin mencionarlas.

Errejón insiste en su pulso con Iglesias: "No nos van a encasillar en el PSOE o en el PCE"

Echando mano del enemigo externo, Errejón evitó identificarse con el sector moderado del partido, al igual que rechazó etiquetar al pablismo de rupturista o radical. "Si queremos ser una fuerza hegemónica, debemos ser capaces de no pensarnos nunca con las etiquetas del adversario de radicales y moderados", explicó, defendiendo la posibilidad de amalgamar las diferentes posturas. En este sentido, advirtió: "No nos van a encasillar ni en el PSOE ni en el PCE. Somos una mayoría social nueva, esas categorías no son las nuestras, se puede ser las dos cosas a la vez". El turno de la réplica por parte del secretario general del partido llegará el domingo, cuando Pablo Iglesias se suba al mismo escenario donde Errejón cerró su discurso al grito de "siempre trasversales, siempre transversales", para clausurar la universidad de Podemos.  

La alianza con IU, cuestionada

Los términos del debate expresados durante estos últimos días, y que suponen una toma de posiciones de cara al congreso extraordinario en el que se definirá la nueva hoja de ruta del partido, han tocado ya a la relación con Izquierda Unida. La confluencia con esta formación en las pasadas elecciones no concitó un apoyo mayoritario, sobre todo entre la corriente errejonista, que interpretaba esta alianza como un lastre a la aspiraciones de superar a la izquierda clásica, tanto en el plano discursivo como estratégico y político.

Durante la primera jornada, no fueron pocas las voces que cuestionaron la rentabilidad electoral de esta operación, pues supuso la pérdida de más de un millón de votos con respecto a los comicios de septiembre, como las del diputado de En Comú Podem Raimundo Viejo o del responsable del 'think tank' de la formación, Jorge Lago. El primero criticó la mitología de la unidad popular, por sus pobres resultados en las urnas, mientras que el segundo confrontó los supuestos riesgos que acarrean los repliegues a las verdades originales o, más aún, identitarias.

El coordinador federal de IU, Alberto Garzón. (EFE)
El coordinador federal de IU, Alberto Garzón. (EFE)

La diferencia entre IU y Podemos, resumió Lago, es que “IU esperó a que la realidad le diese la razón y Podemos decidió darle a la realidad una razón distinta”. Una cuestión de marcos interpretativos, añadió, que no deben reducirse a una sola categoría, “porque si no seríamos el PCE”, sentenció. A estas posturas se suman las ya expresadas en los últimos días por otros dirigentes afines al sector errejonista, como el responsable de discurso Jorge Moruno, quien defendió que “para unir a todo lo que había a la izquierda del PSOE ya había opciones, Podemos vino a romper el tablero del régimen, no a fortalecerlo”.

La relación con la IU de Alberto Garzón se convierte así en una pata más del debate, con conclusiones opuestas entre los afines a Íñigo Errejón, por un lado, y las corrientes que encabezan el secretario general y Miguel Urbán, de anticapitalistas, por el otro. Todo ello en un contexto en que el coordinador federal de IU ha puesto en marcha la mutación de IU para redefinirla como un espacio de izquierda "rupturista" y "socialista" sin complejos.

Elecciones Generales

El redactor recomienda