DESCARTA EL APOYO DE CIUDADANOS

Iglesias pide a Sánchez que se siente a negociar con Podemos y los nacionalistas

El único Gobierno alternativo que contempla Iglesias pasa por un pacto de Gobierno entre PSOE, Podemos y las confluencias, y que consiga el apoyo de ERC, la antigua CiU y PNV

Foto: El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (c), el candidato a la Xunta por En Marea, Luis Villares (i), y José Manuel Beiras, durante un acto electoral del 25-S. (EFE)
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (c), el candidato a la Xunta por En Marea, Luis Villares (i), y José Manuel Beiras, durante un acto electoral del 25-S. (EFE)

A cuatro días de que se celebre el comité federal del PSOE, donde los socialistas decidirán sus próximos pasos de cara a desbloquear la actual situación política, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha puesto sobre la mesa la necesidad de negociar con los nacionalistas para presentar una alternativa a Rajoy. Precisamente, el máximo órgano de decisión del PSOE ya vetó esta posibilidad en anteriores cónclaves, pero para Iglesias “es una evidencia que el único Gobierno alternativo al PP es un Gobierno del PSOE, con Podemos y las confluencias tras unas negociaciones (de investidura) con ERC, la antigua Convergència y PNV”. Por tanto, Ciudadanos debe desaparecer de la ecuación. 

A las tensiones internas en el PSOE, con voces autorizadas que cierran la puerta a un Gobierno de Sánchez con solo 85 escaños, se suma ahora otro elemento clave que genera fuertes resistencias: la búsqueda del apoyo de las formaciones nacionalistas para hacer realidad la alternativa al actual presidente en funciones. Iglesias no ha negado las dificultades que entrañará este hipotético entendimiento, con el fin de que estas formaciones apoyasen un gobierno de coalición PSOE-Unidos podemos, pero se ha mostrado optimista, en declaraciones a los medios en el Congreso de los Diputados: “Podremos conseguirlo”.

En la pasada legislatura, Podemos y En Comú Podem ya mantuvieron contactos tanto con ERC como con CiU, para explorar esta vía, pero el veto del comité federal las dejó sin efecto. Es por ello que Iglesias ha pedido que “no puede haber líneas rojas por parte de nadie”, en referencia a la pretensión de los nacionalistas catalanes a que se acepte el derecho a decidir.

La solución al conflicto catalán que plantea Podemos sigue pasando “por una solución democrática”, pero de las palabras de su secretario general se desprende la idea que estarían dispuestos a aparcar esta reivindicación para facilitar la conformación de gobierno: “Hay que escucharse para buscar una solución”.

Podemos parte de la exigencia de entrar en un gobierno de coalición para votar a favor de una hipotética investidura de Pedro Sánchez, pero aún así no están dispuestos a ponerle las cosas fáciles de iniciarse una negociación. En el contexto del debate interno sobre las relaciones que el partido debe tener con el PSOE, Iglesias ha advertido, tajante, que “mientras yo sea secretario general vamos a hablar de igual a igual”. A ello ha añadido que “quien quiera tratanos como una fuerza subalterna se encontrará con una posición de dignidad porque nuestra gente vale igual que todo el mundo”.

La pelota vuelve a estar en el tajado de Ferraz, y en esta ocasión Podemos relegará toda iniciativa a Pedro Sánchez. Desde En Comú Podem, la confluencia catalana de la formación, niegan que hayan iniciado contactos ERC o la antigua Convèrgencia, para facilitar su acercamiento a esta vía. En esta misma línea, Iglesias entiende que es a Pedro Sánchez a quien le corresponde la iniciativa.

Después de varios días de declaraciones contradictorias entre los dirigentes de Podemos sobre el papel que debe tener Ciudadanos en estas negociaciones, el secretario general ha sido claro al respecto: “Están comprometidos con el PP” y su único objetivo es que “el PSOE pacte con el PP”, por lo que descarta que apoyen a Sánchez y de ahí la necesidad de abrir una mesa de negociación que incluya a los nacionalistas, cuyos votos serían imprescindibles para superar los 175 escaños sin el concurso de los 32 diputados de Ciudadanos.

Sobre el debate público que Iglesias e Íñigo Errejón han mantenido estos días, en el contexto de las diferentes estrategias a seguir en el 'nuevo Podemos' que saldrá del próximo congreso extraordinario, el líder de la formación se ha plegado a la consigna marcada ayer por la dirección poniendo en valor la transparencia. “Es buena noticia que cuando hay diferencias políticas se expresen a través de debates públicos, y eso hará que Podemos salga más reforzado de los procesos democráticos internos que vamos a tener”.

C's cierra la puerta a un Gobierno del PSOE

Aunque el empeño de Sánchez hasta el momento pasaba únicamente por alcanzar un acuerdo con Podemos y Ciudadanos -partido con el que ya firmó un acuerdo de Gobierno en la pasada legislatura- Albert Rivera ha vuelto a cerrar la puerta este jueves públicamente a través de un tuit asegurando que "un Gobierno de 85 escaños, con división interna, dependiente de 44 partidos, es inviable". En realidad, el líder de centro no ha movido su posición desde que el pasado 26 de junio los resultados electorales arrojaran una amplia ventaja para el PP, obteniendo 14 escaños más hasta alcanzar los 137.

La apuesta de Rivera -que en esta ocasión firmó un acuerdo de investidura con los conservadores- sigue siendo un entendimiento entre las que denomina "las tres fuerzas constitucionalistas". El dirigente barcelonés insiste en que 100 de las 150 reformas pactadas con Mariano Rajoy estaban incluidas en el documento con sello socialista firmado en marzo. Además, el jefe de los centristas no duda en aumentar la presión sobre el líder socialista recordándole "la división interna" que atraviesa su partido y que previsiblemente se resolverá -de una u otra manera- en el comité federal del 1 de octubre.

A inicios de la semana Rivera aprovechó su comparecencia en un desayuno informativo para alinearse con los barones críticos del PSOE apelando a Susana Díaz, Guillermo Fernández Vara o Javier Lambán, dirigentes que han afirmado la "inviabilidad" de que sea su partido quien lidere una alternativa de Gobierno. Y, en todo caso, el presidente de C's mantiene el veto a los partidos nacionalistas y a Unidos Podemos, con quienes descarta poder alcanzar cualquier tipo de acuerdo "por tener posiciones opuestas" en todos los ámbitos.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios