EL ARRANQUE DE LA XII LEGISLATURA

CDC no aclara si se abstendrá para que Ana Pastor presida el Congreso

Homs anuncia que se postula para dirigir la Cámara Baja a la vista de que no hay alternativa a la suma de PP y C's y por la "situación muy singular" de su imputación por la consulta del 9-N

Foto: Francesc Homs, portavoz de la antigua CDC en el Congreso, este 18 de julio en rueda de prensa en la Cámara Baja para anunciar su candidatura. (EFE)
Francesc Homs, portavoz de la antigua CDC en el Congreso, este 18 de julio en rueda de prensa en la Cámara Baja para anunciar su candidatura. (EFE)

La antigua Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) aspira a presidir el Congreso de los Diputados. Dicho así, puede parecer una 'boutade', porque solo dispone de ocho parlamentarios en la Cámara. Pero es tal cual la apuesta que este lunes, pasadas las ocho de la tarde y a poco más de 12 horas de la constitución de las Cortes, hizo su portavoz, Francesc Homs. Se postuló, descartó su apoyo a los otros tres candidatos en liza -Ana Pastor, la única a estas alturas con posibilidades reales, Patxi López y Xavi Domènech- y no aclaró qué hará cuando se evidencie que no cuenta con los votos suficientes para pasar a la segunda vuelta. En ningún momento quiso decir si su grupo se abstendrá para facilitar que Pastor se convierta en la nueva presidenta del Congreso, para no entrar en "especulaciones", aunque lo cierto es que CDC no dispone siquiera del apoyo de su socio natural y con quien gobierna en la Generalitat de Catalunya, ERC.

El voto de los convergentes -ahora sumergidos en pleno proceso de cambio de nombre, aunque la nueva denominación, el Partit Demòcrata Català, no tiene la bendición de Interior- no solo es importante a efectos de la Mesa, sino porque de fondo colea otro debate: la formación de grupo propio. La antigua CDC no lo tiene en modo alguno garantizado, y el partido que se lo podría asegurar, porque dispondrá de mayoría en el nuevo órgano rector del Congreso junto a Ciudadanos, es el PP. Pero ante las cámaras y los micrófonos, Homs no quiso ni avanzar qué votarán sus ocho diputados en la segunda ronda, y subrayó que la cuestión del grupo camina por otros derroteros, y que no estaba en la negociación ahora mismo. 

La antigua Convergència no cosecha siquiera los apoyos de su socio natural, ERC, que votará en blanco igual que el PNV y Coalición Canaria

El reglamento del Congreso señala que es elegido presidente quien obtiene a la primera la mayoría absoluta -176 votos de 350-, pero si nadie lo consigue, entonces pasan a la segunda vuelta los dos candidatos más votados, y gana el que obtenga más papeletas. Ana Pastor ya cuenta con 169 apoyos: los 137 de su partido y los 32 de Ciudadanos. El socialista Patxi López dispone de los 85 diputados de sus compañeros. Xavi Domènech, portavoz de En Comú Podem, tendría los respaldos de todo el grupo de Unidos Podemos (71). Los cinco parlamentarios del PNV y la representante de Coalición Canaria votarán en blanco. Igual que harán los nueve diputados de ERC. Convergència, para no significarse con el PP, esquiva la pelota y se postula a sí misma. 

CDC no aclara si se abstendrá para que Ana Pastor presida el Congreso

"Ya veremos qué hace Podemos"

Homs alegó que se presenta porque está encausado por haber organizado el proceso participativo del 9-N -él era 'conseller' de Presidencia en 2014-, ya que su imputación "no es una cuestión menor". Su candidatura se explica, dijo, porque no ha prosperado una alternativa que haga frente a la suma de PP y Ciudadanos, ya que el PSOE finalmente rechazó la oferta de "acuerdo de reciprocidad" que le llegó de Pablo Iglesias, que pretendía que los dos partidos de la izquierda se comprometiesen a apoyar al aspirante que pasara a la segunda ronda, fuera López o Domènech. Así que esa falta de consenso en la izquierda y la "situación muy singular" de su imputación judicial le empujaban, argumentó, a optar a la jefatura de la Cámara. Como un "revulsivo". 

Homs insiste en que no ha negociado con el PP la cuestión del grupo, pero solo los populares pueden garantizárselo, ya que no cumple los requisitos

El portavoz convergente fue preguntado y repreguntado por lo obvio, que será imposible que pase a la segunda vuelta, dado que Podemos no había dado señales de renunciar a Domènech y en todo caso haría falta el apoyo de ERC -que después anunció su voto en blanco, para no participar en la "ceremonia de la confusión"-. "Yo pienso que puedo pasar, ya veremos qué hace Podemos", sostuvo, antes de recalcar que si la formación morada y sus confluencias  "tienen voluntad de cambiar las cosas, hay posibilidades" de que sea votado. El dirigente no ve contradicción en el paso al frente para disputar la jefatura de la Cámara Baja, ya que a fin de cuentas su formación también se presenta a las generales, unas elecciones de carácter estatal. 

Pablo Iglesias e Íñigo Errejón conversan con el portavoz de Compromís, Joan Baldoví. Delante, Gabriel Rufián, portavoz de ERC, este lunes en la Diputación Permanente de la XI Legislatura. (EFE)
Pablo Iglesias e Íñigo Errejón conversan con el portavoz de Compromís, Joan Baldoví. Delante, Gabriel Rufián, portavoz de ERC, este lunes en la Diputación Permanente de la XI Legislatura. (EFE)

La abstención de CDC es fundamental para que no prospere una alternativa a Ana Pastor. El PP cuenta con 169 escaños, y PSOE y Podemos, en caso de que se unieran, llegan a 156. Sumando a convergentes y republicanos, llegarían a 173 escaños. Así que al quedarse aparte Homs y los suyos, la presidencia del Parlamento para los populares ya está a resguardo. 

Otra pregunta también fue recurrente: el grupo parlamentario. El reglamento estipula que para que un partido o una coalición disponga de él hace falta o tener 15 diputados o haber cosechado en las generales el 5% de los votos en todo el Estado o bien al menos el 15% de los sufragios en las circunscripciones en que se hubiera presentado. CDC se quedó el 26-J en un 13,92% en toda Cataluña (frente al 15,08% de diciembre), y en dos provincias, Barcelona (12,26%) y Tarragona (13,72%), no llegó a ese umbral del 15%. Por tanto, solo una interpretación laxa de la normativa de la Cámara podría ayudar al partido de Artur Mas. Algo que está en manos de quien tendrá la mayoría en la nueva Mesa, la derecha, puesto que el PP copará tres puestos y Ciudadanos, otros dos. La otra alternativa que le quedaría a CDC sería que otro grupo le prestara siete parlamentarios, los que necesita para llegar a 15, que luego, pasado el primer periodo de sesiones, volverían a su lugar original. 

Los republicanos votarán en blanco porque no quieren participar en la "ceremonia de la confusión", aunque emplazan a Podemos a buscar un pacto con el PSOE

Homs se empeñó en remarcar que en ningún momento ha negociado el grupo con el PP, porque existen "precedentes" en la historia del Congreso, y los hará valer legalmente en cuanto formalice su petición, a partir del miércoles, cuando se abre el plazo de cinco días para poder hacerlo. El portavoz sí descartó que vaya a aceptar la cesión de diputados del PP o de cualquier otro grupo. 

Desde el PP, fuentes de la dirección del grupo señalaron que "algo hay pactado" y que "cada uno lo escenifica como ve mejor". También recordaron que para que CDC tenga grupo no bastan con los tres votos de la Mesa de los conservadores, puesto que hace falta el aval de cualquier otro grupo, sea C's (2), Podemos (2) o PSOE (2). 

"La aritmética es la que es"

Aunque Homs dijo que tenía el apoyo de algún grupo para su candidatura, sin desvelar cuál, lo cierto es que ni ERC se prestó a su operación. "Nos guste más o nos guste menos, y a nosotros nos gusta más bien poco, el PP volverá a presidir el Congreso", sentenció Gabriel Rufián, portavoz republicano, en rueda de prensa, justo después de la comparecencia del diputado convergente. "Ana Pastor será presidenta del Congreso. Y lo que decimos es que no estamos aquí para hacer paripés ni teatro", porque "la aritmética es la que es". "La noticia es que no hay noticia", que no hay alternativa viable, y ERC no está dispuesta a entrar "en una ceremonia de la confusión". 

CDC no aclara si se abstendrá para que Ana Pastor presida el Congreso

Rufián cargó contra Podemos por avisarles el viernes, con una llamada a las 11 de la noche, de que se planteaba la posibilidad de postular a Domènech, y luego azuzar el debate a través de Twitter. Pero en ningún momento tenía amarrados los apoyos, recordó, así que era una "mentira piadosa" que el portavoz de En Comú Podem pudiera optar a la jefatura de la Cámara. Rufián, no obstante, insistió en que a la formación morada le quedan 12 horas para dar una rueda de prensa conjunta con el socialista Antonio Hernando, para "demostrar que puede". "El problema de Podemos es que no puede. Nos encantaría, pero no puede", constató. Los números son los que son, y Ana Pastor, por tanto, tiene por ahora el camino expedito una vez que el PSOE "rompió" la burbuja de los de Pablo Iglesias. 

Lo chocante es que ERC no votará tampoco la vía de Homs. Ni tampoco respaldará al socialista Patxi López, porque les "ha cortado igual" en el pleno que la vicepresidenta primera, la popular Celia Villalobos, así que "poca diferencia hay" entre los dos grandes partidos. Conclusión: los republicanos votarán en blanco en las dos rondas, según confirmó Rufián. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios