limitará el gasto a tres millones

Podemos ya tiene 'pasta': usará por primera vez fondos ordinarios para la campaña

Estos recursos provienen principalmente de las aportaciones obligatorias realizadas por sus representantes públicos, que destinan la mitad de su excedente salarial al partido

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias (i), y el secretario de Organización, Pablo Echenique, en la clausura de la Fiesta de la Primavera. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias (i), y el secretario de Organización, Pablo Echenique, en la clausura de la Fiesta de la Primavera. (EFE)

Podemos recurrirá por primera vez a fondos ordinarios del propio partido para financiar una campaña electoral. El tope máximo de gasto autoimpuesto por la formación para el 26-J es de tres millones de euros, una cantidad cercana a los 2,8 millones empleados en los pasados comicios (sin contar el millón y medio de las confluencias) y que ha propuesto hacer extensible al resto de fuerzas. De llevarse a cabo esta restricción del gasto (el del PP ascendió a los 18,6 millones, el del PSOE a 15 y el de Ciudadanos a 6,3), junto al envío conjunto de las papeletas electorales por parte del Ministerio de Interior, el ahorro total rondaría los 50 millones de euros, según los cálculos del área de finanzas de Podemos.

Los fondos ordinarios de Podemos provienen principalmente de las aportaciones obligatorias realizadas por sus representantes públicos, que cobran tres veces el salario mínimo interprofesional y destinan el 50% sobrante a la propia organización y la otra mitad a proyectos sociales, a través del plan Impulsa. La cantidad procedente de la caja del partido aún está por determinar, pero dependerá de lo que se ingrese por otras dos vías de financiación clásicas del partido: los microcréditos y las donaciones particulares. El superávit de la formación en su última auditoría interna de septiembre de 2015, cuando solo contaba con 187 cargos públicos, ascendía a 113.690 euros.

Con la introducción de esta novedad en la financiación, Podemos tendrá una mayor capacidad para planificar la campaña con la suficiente antelación, salvando así uno de los principales escollos que ha arrastrado en otras citas electorales. El talón de Aquiles de los microcréditos otorgados por simpatizantes, que reembolsan una vez recibidas las subvenciones, tiene que ver con la imposibilidad de conocer con suficiente antelación el dinero total del que se va a disponer.

La utilización de recursos propios permite una mejor planificación de las campañas electorales, con la suficiente antelación y sin caer en la improvisación

Como ha reconocido en diversas ocasiones el número dos del partido y jefe de campañas electores, Íñigo Errejón, esta fórmula de financiación obliga a la improvisación y a una planificación semanal de la campaña, casi hasta el último día. Sin embargo, permite mantener su independencia de los bancos al no recurrir a créditos, una máxima de la formación junto a la austeridad. La campaña para la recogida de microcréditos todavía no se ha puesto en marcha, pero está previsto que arranque la próxima semana. Antes de ello, la formación deberá constituir su comité de campaña, con el que ya cuentan tanto PP como PSOE.

En la campaña del 20-D, Podemos recaudó más de dos millones de euros a través de esta herramienta, una cifra similar a la de las autonómicas. Entonces, una de las claves del éxito que permitió pedir el último esfuerzo a los simpatizantes durante un ciclo electoral cargado de comicios fue ofrecer la posibilidad de renovar el préstamo a aquellos que ya habían contribuido económicamente con la formación en anteriores campañas. Una estrategia a la que no se podrá recurrir en esta campaña al no disponer todavía de las subvenciones otorgadas con posterioridad a las elecciones según la representación obtenida.

Iniciativas 'low cost'

El pasado mes de diciembre se comenzaron a devolver los microcréditos que se solicitaron para las elecciones autonómicas. Podemos informa en su Portal de Transparencia de que el 98,5% de los ingresos del partido proviene de donaciones y el 1,5%, de actividades propias, por lo que la formación no ha pedido ningún préstamo a los bancos. En total, hasta el mes de septiembre pasado, el partido ingresó 2.034.468 euros y gastó 1.920.778. Precisamente, desde el área de finanzas confían en volver a movilizar a las personas que contribuyeron económicamente en la campaña de las autonómicas, pues ya han comenzado a reembolsar sus microcréditos.

Podemos ya tiene 'pasta': usará por primera vez fondos ordinarios para la campaña

El afán de austeridad en la repetición de estos comicios que Podemos plantea como una segunda vuelta ha llevado al consejo autonómico de la formación a rechazar las subvenciones electorales que le corresponderían. La decisión se circunscribe únicamente al consejo asturiano, que se financiará con aportaciones de cargos del partido y de sus simpatizantes. Esta austeridad llevará al partido a prescindir de los grandes actos de campaña, haciendo mayor hincapié en formatos que permitan la cercanía con la ciudadanía, donde haya interacción con los candidatos, e incluyendo pequeñas ciudades en la ruta.

Entre las iniciativas 'low cost' que fomentan el contacto directo entre simpatizantes y candidatos, destaca la propuesta 'El Congreso en tu plaza'. Con ella se pretende abrir espacios de rendición de cuentas entre los cargos públicos de Podemos y la ciudadanía en distintas ciudades durante este mes de mayo. En definitiva, actos modestos y en ciudades pequeñas donde en los pasados comicios se quedaron a un puñado de votos para obtener escaño serán protagonistas de esta campaña, cuyo diseño se ha comenzado a esbozar estos días, pendiente de los acuerdos que se alcancen para la confluencia con Izquierda Unida.  

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios