REUNIÓN A TRES BANDAS

C's pedirá el jueves el apoyo de Iglesias para entrar en el Gobierno junto al PSOE

Habrá encuentro a tres. Los equipos negociadores de las tres formaciones se sentarán en la misma mesa este jueves, donde C's pedirá directamente a Podemos la abstención

Foto: Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y Albert Rivera coinciden en la Gala de los Premios Goya. (Efe)
Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y Albert Rivera coinciden en la Gala de los Premios Goya. (Efe)

Será el jueves a las cuatro y media de la tarde en el Congreso de los Diputados. Los equipos negociadores de PSOE, Podemos y Ciudadanos se sentarán a la mesa para sondear posibles puntos en común en busca de un futuro acuerdo. En el encuentro a tres, que tardó más de una semana y media en cuajar, los representantes de la formación de Albert Rivera pedirán directamente a Pablo Iglesias el apoyo de sus diputados para facilitar el pacto de Gobierno entre socialistas y naranjas. Aunque hasta el momento la estrategia del llíder de centro había pasado por "no pedir sillas" y lograr acuerdos programáticos, el portavoz de C's en el Congreso, Juan Carlos Girauta, dejó a un lado la ambigüedad esta misma tarde al apuntar directamente a la entrada de su partido en un hipotético Gobierno que estaría presidido por el socialista Pedro Sánchez: "Aún no puede decir qué carteras y ministerios quiere Ciudadanos en caso de que ese Gobierno sea posible", reconociendo sin disimulos las aspiraciones de su formación.

La cita del jueves estaba prevista al inicio de esta semana -como quería Ferraz- pero la celebración de dos plenos en el hemiciclo, martes y miércoles, imposibilitó su celebración antes. Con todo, la armonía entre los tres partidos parece casi imposible especialmente por los vetos que existen entre los emergentes. En el caso de Ciudadanos, tanto Rivera omo el jefe de las negociaciones de la bancada naranja y vicesecretario general, José Manuel Villegas, ya reconocieron que aunque acudirían a la reunión con disposición de diálogo, no permitirán que asuntos capitales del acuerdo firmado con el PSOE sean modificados. Especialmente en los de índole económica, lo que dificulta mucho el margen de Podemos en una negociación en la que, con toda seguridad, exigirá cambios sustanciales en el documento.

El objetivo de Pablo Iglesias, a tenor de cómo se desarrollen las conversaciones, pasa por darle la vuelta a la situación actual y avanzar en acuerdos con los socialistas para que sea Ciudadanos el que decida entre su abstención y acudir a nuevos comicios. La posición final de Podemos recaerá sobre las bases como anunció el secretario general a través de una consulta que llevarán a cabo en las próximas semanas. Si tras el periodo de negociación el acuerdo entre PSOE y C's prevalece, la posición de Iglesias será contraria a la abstención y apoyará el voto negativo para la investidura de Sánchez, si es que se celebra un nuevo debate.

Optimismo en el PSOE

Los socialistas son probablemente los más optimistas. Por lo menos, como han ido asegurando todos los dirigentes del partido y ayer mismo lo hizo el portavoz de Economía en el Congreso, Pedro Saura, "trabajarán por tierra mar y aire" para que el acuerdo salga adelante y evitar unas nuevas elecciones en España. Ferraz, que valoró positivamente el referéndum que Podemos planteará a sus cerca de 400.000 inscritos, también consultará a los afiliados socialistas en caso de que el documento final sufra cambios sustanciales como se comprometió el propio Sánchez.

Pablo Iglesias junto a Pedro Sánchez antes de comenzar su encuentro bilateral la pasada semana. (Efe)
Pablo Iglesias junto a Pedro Sánchez antes de comenzar su encuentro bilateral la pasada semana. (Efe)

Este martes, tras la reunión de la Junta de Portavoces, el jefe de los negociadores socialistas, Antonio Hernando, volvió a irradiar optimismo. El jueves, señaló, las tres formaciones van a "compartir una parte importante del proyecto" y en ese "camino" que inician en 48 horas, van a "convertir las incompatibilidades en afinidades". Los tres partidos, dijo, pretenden encontrarse para "hacer camino al andar" e incluso "terminar haciendo historia". La alianza a tres "es posible", aunque "va a ser muy complejo", pero si hay "ganas y voluntad" por las partes, se podrá conseguir. Y el PSOE, advirtió, las tiene. 

Hernando subraya que los tres partidos pretenden "encontrarse" e incluso "hacer historia" y que tendrán que convertir incompatibilidades en "afinidades"

En cuanto a los protagonistas del encuentro del jueves, de los tres líderes sólo acudirá Pablo Iglesias en calidad de jefe de su equipo negociador. PSOE y Ciudadanos presentarán en la cita a sus habituales negociadores y descartan la presencia de Sánchez y Rivera. En el caso de Ciudadanos, ayer mismo el presidente naranja se mostró tajante en su afirmación de que no estaría en una reunión de esa índole. De hecho, el dirigente barcelonés criticó la celebración de reuniones "que escenifican desencuentros" pese a que su formación acude este jueves con pocas expectativas de entenderse. "Nosotros vamos a escuchar pero no llevaremos una propuesta", aseguró Villegas el lunes en la sede del partido.

Si el acuerdo llega... en menos de 20 días

Aunque con la agenda en la mano puede parecer que los líderes políticos cuentan todavía con el mes de abril para encontrar un entendimiento y evitar la repetición de elecciones, lo cierto es que el plazo real se ciñe a unos 20 días. Las dos próximas semanas deberán destinarse a conversaciones bilaterales y reuniones a tres bandas, para que en la tercera semana del mes se pueda saber con certeza si hay posibilidades para que una investidura fructifique y el Rey se decida a nombrar de nuevo un candidato. La cuarta, por tanto, sería la del trámite final, debate y votación en la Cámara Baja en caso de acuerdo, o correrán los días hasta que se firme el real decreto de convocatoria de elecciones.

Si efectivamente prosperase la posibilidad de que Sánchez reuniera apoyos suficientes, el Rey convocaría una ronda de nuevas consultas con dirigentes de todas las fuerzas parlamentarias. Para que el monarca haga un nombramiento oficial, debe tener toda la información necesaria y actualizada de los planes de cada partido con el fin de comprender si realmente el candidato que nomine contaría con la confianza de la Cámara. Tras la investidura fallida del socialista, Felipe VI decidió no llamar a los distintos líderes hasta que estos negociaran nuevamente para no arriesgarse a una situación similar. Por eso, la tercera semana en la que previsiblemente se celebrará la consulta de Podemos a las bases, podría despejar toda duda. Si el referéndum arroja que las bases rechazan incluso la abstención, podría no haber siquiera un segundo debate.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios