EN EL COMITÉ FEDERAL DE LOS SOCIALISTAS

Susana Díaz se pone como ejemplo de líder del PSOE que ha sabido unir al partido

La presidenta desea que sea "extrapolable" el modelo de organización que ella implantó en Andalucía, cuando pacificó a los partidarios y contrarios de Griñán. Advierte de los "errores" cometidos

Foto: Susana Díaz, acompañada este 2 de abril por su número dos, Juan Cornejo, y la delegación andaluza, llegando al comité federal del PSOE, este 2 de abril. (EFE)
Susana Díaz, acompañada este 2 de abril por su número dos, Juan Cornejo, y la delegación andaluza, llegando al comité federal del PSOE, este 2 de abril. (EFE)

Susana Díaz se dejó notar este sábado en el comité federal de los socialistas. Esta vez no llegó tarde y se marchó antes de que acabara. Traspasó las puertas de Ferraz en hora y se quedó hasta el final, acompañada por la delegación andaluza. Y lanzó varios mensajes de consumo interno y externo, tanto ante los medios como a puerta cerrada. Fuera de la sede comentó que el PSOE había cometido "muchos errores" que hay que corregir para el futuro y dentro se erigió como ejemplo de dirigente del PSOE que logró cohesionar una federación, la andaluza, muy dividida antes de que ella asumiera las riendas, en 2013. Una idea que algunos entendieron como un reproche a Pedro Sánchez -al defender que ella sí ha sabido coser las fisuras internas- y otros como una insinuación a sus fieles de que ella no se aparta por completo de la pugna por el liderazgo del PSOE, sólo se retira tácticamente. El caso es que en el entorno del secretario general lo leyeron como un intento de la presidenta de la Junta de "blanquear su imagen".

La baronesa andaluza contó, a puerta cerrada y ante el máximo órgano de dirección del partido, que cuando ella se sometió a las primarias internas para elegir al siguiente candidato a la Junta, "lo primero" que hizo fue pedir al secretario provincial de Jaén, Paco Reyes, que la "ayudara" si quería que el PSOE "volviese a ser el PSOE que gana elecciones". El partido entonces estaba "un poquito mal", fracturado entre los partidarios del entonces presidente del Ejecutivo autonómico, Pepe Griñán, y los más cercanos a su antecesor en la Junta, Manuel Chaves -entre los que se encontraba el líder jiennense-.

Con su intervención, Díaz reprocha a Sánchez que no cuide a los barones y desliza a sus fieles que ella sigue al pie del cañón y dará la batalla contra el líder

"Hoy Paco es mi compañero y mi amigo. Hoy el partido está unido". Y puso otro ejemplo, cuando compitió contra el entonces alcalde de Alcalá de Guadaíra, Antonio Gutiérrez Limones, por el control del PSOE sevillano. "Me ayudó a levantar". "Y en momentos difíciles ha habido ocho hombres y mujeres que me han ayudado a que los socialistas andaluces no perdiéramos la autoestima. Son los ocho secretarios provinciales y ser diferente te obliga a sumar y ganar, no poniendo en evidencia lo peor del adversario. Espero que esto sea extrapolable al resto de la organización", señaló Díaz, informaron fuentes del PSOE-A. 

Susana Díaz se pone como ejemplo de líder del PSOE que ha sabido unir al partido

Habló desde el "sentimiento"

Fuentes muy próximas a Díaz indicaron que había hablado desde el "sentimiento", para exponer cuál es el modelo de partido en el que ella cree y por el que apostó cuando el PSOE-A era "casi como Bosnia-Herzegovina", por las disputas entre los griñanistas y los chavistas, pero lo cierto es que estaba pidiendo que ese paradigma sea el de todo el PSOE, al subrayar que debería ser "extrapolable". O sea, que Sánchez debería contar con sus barones como ella hizo con los jefes provinciales.

Pero desde el círculo de la propia presidenta también reconocían a este diario otra interpretación: que con esas palabras se estaba dirigiendo a sus fieles, a sus mayores valedores en el partido, los barones y los pesos pesados que apuestan por ella. Les estaba diciendo que ella sigue al pie del cañón, que no da el salto a Madrid porque el congreso se aplaza, pero lo dará con seguridad, que no se rinde frente a Sánchez. En otros términos, seguía abonando el terreno hacia un hipotético ascenso a Ferraz. "Se está postulando de modo más claro que nunca", indicaba uno de sus valedores más conocidos. Los suyos, por tanto, entendieron la señal inequívoca de que no dará marcha atrás en el siguiente asalto. Cuando llegue.

La baronesa andaluza avisa a Sánchez de que su Gobierno ha de moverse entre la resolución del comité federal del 28 de diciembre y el acuerdo con C's

Pero también Díaz dejó más mensajes. Dijo coincidir con Sánchez en que España necesita "un Gobierno", y que toca tranquilizar a los ciudadanos, "que tienen que estar desconcertados" por el bloqueo institucional. Los españoles "verán el esfuerzo de cada uno por el diálogo en estos más de 100 días, que se dice pronto". 

Pedro Sánchez y el resto de su ejecutiva, durante el comité federal de este 2 de abril. (EFE)
Pedro Sánchez y el resto de su ejecutiva, durante el comité federal de este 2 de abril. (EFE)

A partir de ahí, la presidenta recordó a Sánchez que el PSOE dispone de un "marco importante para el Gobierno", que es la resolución del comité federal del 28 de diciembre -en la que se indica que los socialistas no apoyarán nunca al PP y tampoco respaldarán el derecho a decidir en ningún caso- y el acuerdo firmado con Ciudadanos y que las bases refrendaron con un 79% de apoyo. Un pacto del que comparte muchas cosas y otras no, pero que es "un buen acuerdo" y que "marca límites sociales, económicos y territoriales".

"La línea roja que Pedro ha evitado"

Díaz se planteó a continuación con quién se puede formar Gobierno. "Algunos me criticaron que fuera crítica con Iglesias. Él incluso se ofendió", señaló, haciendo referencia a la última enganchada entre ambos, cuando le llamó "artista" por la escenificación de la reunión del pasado miércoles con Sánchez. "Si se mirara él lo que nos ha ofendido, le dije agradablemente lo que muchos piensan". Y siguió: "¿Con qué Podemos nos vamos a entender? ¿El que apoya un Gobierno de izquierdas en Valencia? Con ese Podemos seríamos capaces de encontrar puntos de entendimiento. Pero, ¿con ese Podemos que defiende el soberanismo en Cataluña y Euskadi, con ese Podemos que justifica que se líen a puñetazos con un concejal socialista y hablan de Miguel Hernández?". Díaz cargaba así contra un Podemos más duro, el que comparten, a su juicio, Pablo Iglesias y la líder andaluza de la formación morada, Teresa Rodríguez, que fue quien comparó a Andrés Bódalo, el edil que agredió a un concejal del PSOE, con el poeta alicantino. 

"¿Con qué Podemos nos vamos a entender?", se pregunta Díaz, haciendo hincapié en la división entre el ala dura de la formación morada y la más pactista

Otra advertencia más: el diálogo "siempre es posible". Pero no sin condiciones. "La mal traída línea roja, que Pedro ha evitado hoy", señaló. Sánchez, en su discurso, se mostró dispuesto a negociar "sin líneas rojas, pero con firmes convicciones". "Hay espacios que no compartimos y nos desdibuja como proyecto mayoritario en lo económico, en lo social y en lo territorial", sostuvo. "Yo me siento cómoda con el Gobierno que quepa en las resoluciones del 28 de diciembre del comité federal y en el acuerdo que se sometió a la consulta de los militantes y que es lo que mayoritariamente votaron los militantes", indicó a los periodistas. 

Susana Díaz se pone como ejemplo de líder del PSOE que ha sabido unir al partido

Ante los medios, enhebró una advertencia complementaria: indicó que el PSOE cometió "muchos errores" en el pasado, de los debe hacerse "autocrítica" y "corregirlos". Los periodistas le habían preguntado si fue o no un error que en el comité federal del 30 de enero se pusiera fecha al 39º Congreso del partido: se ubió el 20, 21 y 22 de mayo, a petición de ella misma, entre otros barones. Para ella, el comité federal siempre acierta porque piensa en el bien del PSOE y del país. Pero añadió: "Errores hemos cometido muchos, en general". No concretó cuáles. Díaz afirmó que ella "siempre" aspirará a un PSOE "fuerte, con un proyecto definido de partido y de país, que defienda la igualdad y que le permita ser un proyecto mayoritario en España". 

¿Fue un "error" fijar fecha?

¿Está dispuesta ella a liderar ese PSOE? Como en otras ocasiones, se salió por la tangente y esquivó la pregunta. Negó que los socialistas estén en eso y enfatizó que ahora lo que toca es que España tenga Gobierno. 

La presidenta no respalda explícitamente a Sánchez como candidato si se repiten las generales

Pero no quiso respaldar específicamente a Sánchez como candidato en caso de que haya una repetición de las generales el 26 de junio. "Lo decidirá Pedro Sánchez si concurrirá y yo no sé cómo lo van a hacer y cuál va a ser el procedimiento", que debía ser fijado, en todo caso, por el comité federal. "Pero confío, deseo y quiero que haya Gobierno, y en eso estoy ahora mismo". Sánchez sí ha dicho que competirá en todos los procesos internos que queden por venir. 

Susana Díaz se pone como ejemplo de líder del PSOE que ha sabido unir al partido

Díaz guardó una última bala contra el Gobierno de Mariano Rajoy por ser un "presidente tramposo" al cargar el déficit a hombros de las comunidades. Crítica que por otra parte era compartida por Sánchez. 

Susana Díaz se pone como ejemplo de líder del PSOE que ha sabido unir al partido

Ella y los demás presidentes autonómicos y barones respaldaron públicamente el aplazamiento del 39º Congreso del PSOE, el objetivo por el que había sido convocada la reunión de este sábado. Lo hicieron a la entrada de la sede de Ferraz, uno detrás de otro. Dentro, lo apoyaron por unanimidad todos los miembros del comité, que es el cuarto que se celebra en tres meses. El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, aseguró que este sábado se corregiría el "error" que se cometió en enero, cuando se puso fecha al cónclave. Mismo término, "error", que utilizó el aragonés Javier Lambán, aunque él sí que empujó para que el congreso se celebrase en mayo. 

Los barones apoyan el aplazamiento sin fecha del 39º Congreso. Sánchez saca adelante sus planes con el voto unánime del máximo órgano de dirección

El manchego Emiliano García-Page defendió que lo primero es atender la agenda institucional y después resolver la cuestión interna, porque es "de sentido común y de coherencia". "Es una cosa obvia -coincidió el president valenciano, Ximo Puig-. Ahora estamos en el tramo final de una negociación. Hay que ver si es posible que haya Gobierno o no. Para eso, el secretario general tiene que tener todo el apoyo de todo el partido". Puig no quiso ahondar más sobre el liderazgo de Sánchez. Y mostrando el libro que se acababa de comprar, 'El arte de callar', apuntó que "no se trata permanentemente de romper el silencio si no se tiene que decir nada mejor". 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios