EL SEGUNDO TIEMPO DE DIÁLOGO

Sánchez se reúne con Rivera y le tranquiliza reafirmando su acuerdo de gobierno

El líder socialista y Rivera se ven durante media hora el miércoles por la tarde tras las suspicacias que las citas entre Sánchez e Iglesias y PSOE e IU pudieron levantar en C's

Foto: Albert Rivera y Pedro Sánchez, el pasado 4 de marzo en el Congreso, en la segunda votación de investidura. (EFE)
Albert Rivera y Pedro Sánchez, el pasado 4 de marzo en el Congreso, en la segunda votación de investidura. (EFE)

Pedro Sánchez y Albert Rivera se reunieron en el Congreso de los Diputados en la tarde de este miércoles para limar las asperezas que pudieron producirse en el seno de Ciudadanos tras conocer que el líder socialista se verá a solas con Pablo Iglesias antes de Semana Santa, y el equipo negociador del PSOE retomará una mesa de diálogo este jueves con Izquierda Unida, que vetó expresamente la presencia del partido de centro. Según confirman ambas formaciones, el encuentro de media hora sirvió para evaluar las distintas reuniones que representantes de uno y otro partido han ido manteniendo durante las últimas semanas con la sociedad civil, y acordaron futuras reuniones entre los equipos negociadores designados para  las próximas semanas.

La cita bilateral sirvió también para "reafirmar" que el acuerdo de gobierno suscrito por ambos antes del debate de investidura de Sánchez "seguirá siendo la base de cualquier negociación". Un balón de oxígeno en cierto modo para la formación naranja, que miraba con cierto recelo las últimas decisiones adoptadas por los socialistas, y especialmente por las reuniones 'cerradas' tanto con IU como con Podemos sin su presencia. Si bien es cierto que Ciudadanos restó importancia a esas citas, asegurando incluso que lo menos conveniente en estos momentos "es escenificar desacuerdos", dando por hecho que así terminará el encuentro entre el socialista y Pablo Iglesias.

Sánchez se reúne con Rivera y le tranquiliza reafirmando su acuerdo de gobierno

Siguiendo las pautas de lo acordado este miércoles por ambos dirigentes, Sánchez deberá trasladar al secretario general de Podemos que el acuerdo con Ciudadanos sigue vigente y buscará contar con el apoyo de la bancada morada, aunque sea por la vía de la abstención. Más complicada parece la abstención por la derecha, teniendo en cuenta que el PP de Mariano Rajoy rechazó por cuarta vez mantener un encuentro a tres bandas con PSOE y C's, exigiendo un previo cara a cara entre el jefe de Génova y Sánchez, e ignorando al líder catalán.

Sintonía, confianza y una "relación fluida"

Para Sánchez, es fundamental el mantenimiento de su alianza con Ciudadanos. Y todos los interlocutores socialistas señalan que no se va a romper, por mucho que Iglesias pida el abandono de la entente con la formación naranja. El secretario general del PSOE reivindica que su acuerdo con C's es un "primer paso" hacia la investidura. Insuficiente, pero un avance. Y sobre todo porque eso le blinda como candidato frente a Rajoy, porque sostiene que detrás tiene el apoyo de 131 escaños -los 90 del PSOE, los 40 naranjas y la diputada de Coalición Canaria-, mientras que el presidente en funciones no goza de más respaldos que los de su partido y sus aliados en Navarra (UPN) y Asturias (Foro). 

Sánchez encara el nuevo capítulo de negociaciones con el compromiso férreo de que no violará el acuerdo suscrito con Rivera: "El pacto es sólido"

Además, Sánchez considera que Rivera es un socio fiable, con el que ha podido entenderse pese a sus diferencias ideológicas y programáticas, y que no suscita iras dentro de su partido. Cuenta con el aval de la militancia del PSOE, que en un 79% apoyó el acuerdo de gobierno firmado entre ambos el pasado 24 de febrero. "Entre Pedro y Albert hay muy buena sintonía, y hay confianza, y los dos están satisfechos por el acuerdo. Mantienen una relación fluida y han decidido explicarse. El pacto es sólido", aseguran desde el entorno del secretario general. 

Los socialistas, al igual que C's, han venido insistiendo en que su pacto es una "buena base" para negociar, y que están dispuestos a "enriquecer", completar. Pero no desbaratar. Ferraz subraya que ninguna de las medidas comprendidas en él choca con el corpus ideológico de Podemos, y por tanto podría ser aceptado. Sin embargo, las izquierdas -y no sólo la formación morada- estiman que el texto es "regresivo" en ciertos aspectos, sobre todo en la política económica. 

Con su encuentro de este miércoles, Sánchez encara el nuevo capítulo de las negociaciones -sin el báculo de Rivera en todas y cada una de las conversaciones- con el compromiso férrero de que no se violará lo pactado con C's. El perímetro de juego está delimitado

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios