ENTREVISTA EN EL DIARIO 'EL PAÍS'

González destapa sus cartas: "Ni PP ni PSOE deberían impedir que el otro gobierne"

El expresidente carga durísimamente contra Podemos. "Son leninismo 3.0. Sus dirigentes quieren liquidar a los socialistas", alerta. Dice que "no existe una mayoría progresista y reformista"

Foto: Felipe González y Pedro Sánchez, en un acto preelectoral el pasado 27 de noviembre. (EFE)
Felipe González y Pedro Sánchez, en un acto preelectoral el pasado 27 de noviembre. (EFE)

En los últimos días ya se rumoreaba lo que pensaba Felipe González de un posible pacto con Podemos: estaba radicalmente en contra. Como también se sabía que los barones habían demandado al expresidente del Gobierno que manifestara públicamente su parecer y sirviese de revulsivo. 

González ya lo ha hecho. Y donde se esperaba. En el diario 'El País'. En una explosiva entrevista que el rotativo publica este jueves, y que realiza el director del periódico, Antonio Caño. A dos días del comité federal del PSOE que discutirá sobre las alianzas poselectorales y sobre la conveniencia de un acuerdo con la formación de Pablo Iglesias. Y poco antes del segundo despacho de Pedro Sánchez con el Rey, en el que este podría encargarle formar Gobierno. El expresidente no deja títere con cabeza. Carga contra Podemos -"son leninismo 3.0" y sus dirigentes quieren "liquidar, no reformar, el marco democrático de convivencia y, de paso, a los socialistas"- y subraya que no existe esa "mayoría progresista y reformista" en la que tanto insiste el secretario general. Su apuesta es dejar paso a un Ejecutivo del PP, o bien que el PP lo haga con uno presidido por el PSOE: "Ni el PP ni el PSOE deberían impedir que el otro gobierne". O sea, que quiere que su partido, llegado el caso, se abstenga y permita que los populares continúen en La Moncloa. 

El exjefe del Ejecutivo descubre sus cartas en una entrevista porque dice que está "cansado de que interpreten lo que se supone" que él piensa o "debería pensar, dependiendo de sus intereses". Y lo que piensa no va en la línea de lo defendido por Sánchez, pese a que él ha sido el gran valedor del secretario general en los momentos más turbulentos, el que pedía a los cuadros socialistas que le apoyasen sin pestañear por "cultura de partido". 

El pacto PP-PSOE-C's "nace de un fracaso"

No solo no casa con lo dicho por Sánchez. Tampoco con lo puesto negro sobre blanco desde el comité federal del pasado 28 de diciembre. En él se dijo 'no' al PP y a Rajoy en todas y cada una de las votaciones, y también no iniciar el diálogo con quien no renuncie al derecho de autodeterminación o defienda planteamientos independentistas. González sostiene, en cambio, que ni PP ni PSOE "tendrían que negar la posibilidad de un Gobierno si no pueden hacerlo ellos". Dicho de otro modo, que si Sánchez no puede liderar un Gobierno a la izquierda, debería abstenerse y dejar paso al PP, y a la inversa. Y echando un capote a Susana Díaz y el bloqueo a su investidura -tardó 80 días en conseguirla-, apunta que "la pinza que el PP hizo en Andalucía con Podemos no es un ejemplo a imitar". 

Ni PP ni PSOE deberían negar un Gobierno si no pueden hacerlo ellos [...]. La pinza del PP y Podemos en Andalucía no es un ejemplo a imitar

Él quiere que España tenga un Gobierno, y preferiría que fuera "progresista y reformista" -la combinación de defiende Sánchez-. Pero esa alternativa no está: "Analizando la representación parlamentaria, no creo que exista una mayoría progresista y reformista". El expresidente señala que no le "gustan" los "gobiernos anti lo que sea", aunque los ha "sufrido" en sus carnes, porque "para las reformas que España necesita hay que contar con el PP". Cree "indiscutible" que "se dialogue" con los conservadores. "Otra cosa es que haya margen para el acuerdo tras la experiencia de Rajoy", apostilla en la entrevista con el rotativo de Prisa.

Pedro Sánchez y Albert Rivera, el Día de la Constitución, el pasado 6 de diciembre. (EFE)
Pedro Sánchez y Albert Rivera, el Día de la Constitución, el pasado 6 de diciembre. (EFE)

¿Y la idea de una gran alianza de socialistas y populares, que él defendía en el pasado? "La propuesta de una gran coalición de PSOE, PP y Ciudadanos [que es la que quiere Mariano Rajoy] nace de un fracaso y no se plantea la gobernanza de España a medio plazo". En definitiva, no defiende una combinación precisa para formar Gobierno. Querría uno "progresista y reformista", pero no dan los números. Así que, en última instancia, lo mejor sería no obstaculizar un Ejecutivo del contrario. 

Sánchez dio este miércoles su último "no rotundo" al PP y a Rajoy. Y le dijo a González que "no hay ningún argumento" para dar cobertura, por activa o por pasiva, a un Ejecutivo de los populares. Los barones respaldan esa tesis. Dirigentes de varias federaciones recalcaron ese doble 'no' al presidente en funciones y al PP, como el portavoz parlamentario andaluz, Mario Jiménez. Este mismo miércoles, el manchego Emiliano García-Page -uno de los barones críticos-, que se desplazó a Ferraz dentro de la ronda de contactos mantenida por el secretario general con los líderes autonómicos durante toda esta semana, defendió la combinación de un Gobierno apoyado por Podemos y C's.

González destapa sus cartas: "Ni PP ni PSOE deberían impedir que el otro gobierne"

Actúa como "sus aliados en Venezuela"

González reparte críticas hacia PP y Podemos: "Las actitudes inmovilistas y liquidacionistas estrechan el margen para propuestas de reformas muy necesarias". Porque, a su juicio, España "vive un final de ciclo", no sabe ni a dónde va ni quién es, y por tanto "falta un proyecto reformista" para el país. 

No se trata de sumar votos para una investidura, sino de tener una base coherente de apoyos para gobernar, que no es lo mismo

Pero las palabras más gruesas van dirigidas a la formación morada: que sus dirigentes (no sus votantes) "quieren liquidar, no reformar, el marco democrático de convivencia y, de paso, a los socialistas". "Podemos actúa desde posiciones parecidas a las de sus aliados en Venezuela, pero lo ocultan de manera oportunista. Son leninismo 3.0".

Pablo Iglesias y dirigentes de Podemos, el pasado 22 de enero en el Congreso. (EFE)
Pablo Iglesias y dirigentes de Podemos, el pasado 22 de enero en el Congreso. (EFE)

 

También atribuye a Iglesias y los suyos un "comportamiento arrogante", con "humillaciones" que "no se deben aceptar". Y, "para colmo", plantean "con disimulo la autodeterminación", lo que "contradice un proyecto para España". González fue durísimo contra los de Iglesias en la campaña de las generales, así que no sorprende la percepción que plasma en la entrevista en 'El País'. De sus palabras se deduce que prefiere un Gobierno del PSOE, pero no lo ve posible porque tendría que asociarse con Iglesias, al que detesta. En el partido, no obstante, sí está extendida la percepción de que pactar con Podemos podría ser un "suicidio". El exjefe del Ejecutivo considera que Sánchez debe intentar "hablar con todos", y "dejar claro con qué programa para España está dispuesto a gobernar". "No se trata de sumar votos para una investidura, sino de tener una base coherente de apoyos para gobernar, que no es lo mismo". 

"Derrota clara" del PSOE

¿Y la opción de un Ejecutivo del PSOE con Ciudadanos? "Hay que tener fundamentos programáticos y diputados para apoyarlos", responde. El problema es que Sánchez cuenta con 90 diputados (uno de ellos de Nueva Canarias) y Albert Rivera, con solo 40. 

González destapa sus cartas: "Ni PP ni PSOE deberían impedir que el otro gobierne"

El expresidente del Gobierno cree que tanto Rajoy como Sánchez han hecho una lectura equivocada del resultado de las urnas del 20-D. El PP, porque no ha leído sus 123 escaños como "una derrota", no solo por la pérdida de más de 60 diputados, sino por su "rechazo en el Parlamento". Y el PSOE, a su vez, "ha sufrido una derrota clara y debería haber considerado la voluntad de los ciudadanos". A Rajoy le afea que declinara la propuesta del Rey de acudir a la investidura: "Nadie tiene derecho a decir al jefe del Estado que ni acepta ni se retira, como hizo Rajoy. Es de una irresponsabilidad difícil de calificar". 

González no ataca a Sánchez. Se reserva su opinión sobre los líderes del partido, porque salió del Gobierno hace 20 años y de la secretaría general hace 19, recuerda: quiere ser "prudente". "Si me preguntan, respondo, pero intentando no entrometerme nunca. A veces sufro, porque estoy en desacuerdo con unos o con otros, incluso con unos y con otros, pero trato de ser prudente sin perder la libertad y la responsabilidad como ciudadano y votante".

[¿Qué partidos deberían pactar para formar Gobierno?]

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios