el presidente en funciones aplaza su investidura

Rajoy echa el órdago para que el PSOE aclare si avala el pacto de Sánchez con Iglesias

El presidente del PP declina someterse a su sesión de investidura para obligar al líder socialista a pasar por delante con su frente anti-PP, para ver si se lo permiten los barones de su partido

Foto: Mariano Rajoy, tras la rueda de prensa del viernes. (EFE)
Mariano Rajoy, tras la rueda de prensa del viernes. (EFE)

Pablo Iglesias escribió a Pedro Sánchez el guión de su Gobierno “progresista”, reparto de cargos incluido, y Mariano Rajoy lo ha aprovechado para intentar que el PSOE se aclare: que concrete su pacto con Podemos y los separatistas o se abra a su oferta de Ejecutivo constitucionalista de amplia base. El presidente del PP declina someterse a una sesión de investidura para obligar al secretario general de los socialistas a pasar por delante con su frente anti-PP a ver si le dejan los barones de su partido.

El órdago de Rajoy, diseñado en La Moncloa al ver cómo Iglesias humillaba a los socialistas al anticipar el diseño, guión y programa de su futuro gobierno de coalición PSOE-Podemos-IU, rompe todas las previsiones y calendarios previstos para el arranque de la legislatura. El presidente del Gobierno en funciones estaba decidido a someterse, a propuesta del Rey, a una primera sesión de investidura a primeros de febrero, aunque no contara con apoyos para sacarla adelante. Al menos corrían los plazos para la repetición de elecciones en mayo. Pero la intervención de Iglesias después de ser recibido por el Rey cambió todo, y más cuando Sánchez, descolocado, aceptó su oferta para quedar este fin de semana.

“No tendría ningún sentido que yo continúe preparando el discurso de la investidura mientras otros se están repartiendo ya el Gobierno”, comentó anoche Rajoy para defender su cambio de opinión. Don Felipe le había invitado a presentar su candidatura pero declinaba la oferta porque, además de no contar más que con sus 123 diputados a favor, se había constatado que tenía otros 180 parlamentarios en contra y que ya está en formación “otra cosa” distinta y contraria a su plan de entendimiento constitucionalista.

Rajoy echa el órdago para que el PSOE aclare si avala el pacto de Sánchez con Iglesias

El presidente del Gobierno en funciones, 32 años en política y curtido en todas las divisiones, le da la vuelta a la situación. Ahora es Sánchez quien tendrá que contar sus apoyos, internos en el PSOE y externos en Podemos, las tres marcas locales del movimiento e IU más ERC, PNV o Convergència, para someterse a la investidura. Rajoy dejó claro que no se retira (“no renuncio a nada”, insistió), sólo espera a ver si fructifican sus llamadas al diálogo dirigidas ya a los dirigentes y cuadros socialistas más que a Sánchez. 

El Rey, como ya se temía aunque no tan pronto, tendrá que retomar el próximo miércoles las conversaciones con los representantes de las fuerzas políticas, después de que Sánchez e Iglesias hayan entablado sus primeras conversaciones y antes de que el comité federal del PSOE examine el día 30 la política de alianzas de Sánchez para llegar a La Moncloa. Los contactos del monarca se prolongarán, previsiblemente, hasta el 2 de febrero, siguiendo el mismo calendario que en la primera consulta.

La jugada de Rajoy, flanqueado en La Moncloa por Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal, sorprendió al PSOE igual o más que la de Iglesias. El presidente del Gobierno en funciones mantiene su candidatura a la reelección “por respeto a la democracia y a los más de siete millones de españoles que votaron al PP y a su candidato”. De momento, gana tiempo, pone el foco en Sánchez y espera a ver si fructifican las presiones sobre los socialistas horrorizados al ver cómo Iglesias deja en evidencia a Sánchez y sus ansias de llegar a La Moncloa a cualquier precio, incluido el futuro del PSOE.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
56 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios