EL FUTURO DE LA FEDERACIÓN DE IZQUIERDAS

Garzón pide una IU "más ágil" y aboga por la confluencia y la oferta a Podemos

La federación abre el camino hacia la XI Asamblea, que se celebrará a finales de mayo. Lara denuncia la "opa hostil" de la formación morada y su pretensión de "absorber" IU, no de confluir con ella

Foto: Alberto Garzón y Cayo Lara, durante la reunión del Consejo Político Federal de IU de este 9 de enero. (José Camó)
Alberto Garzón y Cayo Lara, durante la reunión del Consejo Político Federal de IU de este 9 de enero. (José Camó)

Es sólo el comienzo del camino. El arranque de un largo debate interno sobre el ser y el futuro de Izquierda Unida tras el batacazo de las generales del 20-D, en las que su fuerza quedó menguada hasta dos únicos escaños, los dos por Madrid, y un 3,67% de los votos. La federación sabe que tiene que reciclarse, refundarse en los próximos meses. Convertirse en una organización "más ágil", "menos burocrática", fortalecerse ideológicamente y aliarse con aquellos sectores con los que confluyó en la campaña. Es la propuesta de Alberto Garzón, el candidato en las últimas elecciones y referente inequívoco de Izquierda Unida y más que probable líder en la próxima asamblea federal, la número 11, que en principio tendrá lugar entre el 20 y el 22 de mayo, siempre que no haya nuevos comicios, en cuyo caso se retrasaría el calendario. 

La cita de este sábado era crucial para IU. La reunión del Consejo Político Federal, su máximo órgano de dirección, que componen más de 200 dirigentes, convocada para decidir la hoja de ruta e iniciar la discusión sobre cómo ha de cambiar la federación. Cayo Lara, el primero en intervenir, enhebró un discurso profundamente crítico, apuntando a las causas que han conducido al desastre del 20-D. La "opa hostil" que dirigió Podemos hacia IU, su intento de "absorber" IU, nunca confluir de forma sincera. Y el "cainismo" interno, producto, entre otros, de la larga crisis en Madrid y la "devaluación" de la marca. Alberto Garzón se dirigió más hacia el futuro, aunque reconoció los "malos resultados" de las generales. Ambos, eso sí, mantuvieron la apuesta por la unidad popular y la oferta a Podemos -siempre desde el "reconocimiento" mutuo-, y los dos empujaron hacia un Gobierno de izquierdas con la formación morada y con el PSOE. Lara de forma más explícita, y Garzón azuzando a los dos partidos por "enrocarse" en "peleas de poder" en lugar de construir un espacio común. 

La XI Asamblea Federal tendrá lugar entre el 20 y el 22 de mayo, siempre que no haya nuevas generales, en cuyo caso se pospondría al verano o al otoño

Sin el "reconocimiento" de IU

El candidato admitió el "balance de claroscuros" del 20-D. Una campaña "hermosa", "heroica", pero unos resultados "lejos de las expectativas", pues ni siquiera tiene seguro el grupo parlamentario en el Congreso, que sólo será posible si la Mesa, que se constituirá el próximo 13 de enero, hace una interpretación benevolente del reglamento de la Cámara. El "escollo decisivo" con el que tropezó IU, dijo, fue la determinación "unilateral de Podemos de excluir a IU federal", porque no quiso "reconocerla" como agente que pudiera participar de una candidatura unitaria y sólo quería "integrar" a dirigentes como él, "despreciando a una organización y una cultura política" como la de IU. 

Podemos “quería asaltar esta organización para que en su viaje al centro no quedara nada a su izquierda“, subraya Cayo Lara en su discurso ante el Consejo

Pero más contundente contra Pablo Iglesias fue, sin lugar a dudas, el coordinador, ya en tiempo de salida. Recordó que desde que apareció Podemos en escena se produjo un "trasvase progresivo" del electorado de izquierdas que le debilitó. Recibió una "opa hostil permanente". Se remitió a sus propias palabras de hace poco más de un año, en un encuentro programático en Rivas: "Querían asaltar esta organización para que en su viaje al centro no quedara nada a su izquierda. Y lo mantengo". Lara denunció que desde el principio Podemos "tenía la hoja de ruta clara", desde su asamblea fundacional de Vistalegre, que no pasaba por converger con IU. 

"Han sido varios meses machacando en hierro frío para incorporar a Podemos", manifestó. Pero la formación morada sólo quería portazo: ninguna alianza global en toda España, sólo confluencias autonómicas donde le interesaba. "Querían la absorción, no la unidad popular [...]. Nunca fue un problema de siglas". 

"IU no son sus siglas"

Claro que Lara también detectó otras causas del bajón de IU, que hace sólo dos años gozaba de una estimación de voto de cerca de 15%. El principal, el debate "enrocado en lo interno" a cuenta de la convulsión con la federación madrileña por la depuración de responsabilidades por la gestión de Caja Madrid y Bankia. "Devaluar la organización públicamente fue una constante para algunos", así como las "filtraciones negativas", lo que se tradujo en noticias negativas sobre IU que calaron en la opinión pública.

[Lee aquí en PDF el informe de Cayo Lara al Consejo Político de IU]

Más allá de las causas, Garzón y Lara extrajeron una conclusión semejante sobre los resultados de las coaliciones electorales de confluencia. Ese es el camino, coincidieron. "Demostraron que teníamos razón", pues se logró en Cataluña o Galicia -en Valencia IU no se sumó a Compromís-Podemos- "doblegar al bipartidismo". Así que la apuesta por la unidad popular se mantiene intacta, así como la oferta a la formación de Iglesias, siempre desde el "reconocimiento" de IU como un actor más, no subordinado, y con autonomía. 

Garzón pide una IU "más ágil" y aboga por la confluencia y la oferta a Podemos

La federación encara una "nueva etapa", que se sustanciará en la asamblea prevista para mayo. Se trata de repensar el proyecto, sin enterrarlo -"debemos estar orgullosos de nuestra organización"-, aunque la marca sigue estando en el aire. "Esta organización no son sus siglas, es la gente que se ha pateado la calle, gentes que estamos en la construcción de un mundo más justo", verbalizó Garzón. Para el parlamentario, IU ha de afrontar dos tareas simultáneas. Una, "fortalecer" la organización, para "adaptarla a los tiempos", haciendo de ella una formación "más ágil, más fléxible, menos burocrática, más rápida en el conflicto social", más conectada con la ciudadanía, más "eficaz". La segunda, "seguir fortaleciendo los instrumentos de unidad popular que ya existen y al mismo tiempo contribuir desde la humildad a construir otros espacios nuevos donde nos podamos encontrar con gente diferente pero que se puedan compartir programas y proyectos comunes". 

IU apuesta por un Gobierno de progreso. Garzón culpa a PSOE y Podemos de enzarzarse en “riñas de poder“ y despreocuparse de los intereses de la mayoría

Investidura condicionada

Lara y Garzón también se refirieron a la cuestión de la investidura, que no está en modo alguno despejada. IU no cree "previsible" una gran coalición entre PP, PSOE y Ciudadanos, básicamente porque los socialistas ya han dicho a las claras un 'no' a Mariano Rajoy y a su partido. IU defiende un pacto progresista.

El coordinador lo hizo de forma más explícita: "Tiene más posibilidades el PSOE, que con nuestro apoyo, el de Podemos, las coaliciones territoriales, ERC y la sencilla abstención de otros puede conseguir la mayoría parlamentaria". La elección del socialista Pedro Sánchez estaría "condicionada" a un "plan de emergencia social y de empleo", en el que se incluye la ley de garantía del derecho a la vivienda y la subida del SMI, además de cumplimientos programáticos como la derogación de leyes como la Lomce, las reformas laborales, la 'ley mordaza' o la modificación del artículo 135 de la Constitución, así como una modificación del sistema electoral o una comisión de investigación sobre la corrupción. "Hay un amplio acuerdo", observó el coordinador. 

Cayo Lara, Alberto Garzón, José Luis Centella, Sira Abed Rego y Adolfo Barrena, este sábado en el Consejo Político de IU. (EFE)
Cayo Lara, Alberto Garzón, José Luis Centella, Sira Abed Rego y Adolfo Barrena, este sábado en el Consejo Político de IU. (EFE)

 

El secretario de Proceso Constituyente y Convergencia, en cambio, reprochó a PSOE y Podemos por "enrocarse" en sus "riñas de poder" y despreocuparse de los intereses de la mayoría, en lugar de unir sus fuerzas para derribar leyes "injustas" del PP. La repetición de las elecciones "sería una gran noticia" para el PP, que observa "con inmensa placidez la incapacidad de diálogo a su izquierda". El diputado ya aseguró el pasado jueves que ve viable un Gobierno de progreso capaz de frenar al PP

El informe de Lara fue aprobado por 91 votos a favor (70%), 29 en contra y 10 abstenciones, y el de Garzón, por 100 síes (80%), 2 noes y 23 abstenciones

Una comisión para pilotar el camino a la asamblea sin Cayo Lara y una consulta a las bases

La XI Asamblea Federal de IU se desarrollará en dos tiempos. En primer lugar, la dirección organizará una consulta a la militancia, de forma que todas las asambleas locales se pronuncien tanto sobre el diagnóstico como sobre el camino a cubrir de cara al futuro. Tendrá así un reflejo, un "estudio cualitativo" de lo que piensan las bases. Esa etapa se cubrirá en el plazo de un mes o mes y medio. La segunda fase es el debate precongresual propiamente dicho. Es la propuesta de la cúpula de Cayo Lara, defendida ante el Consejo por el secretario federal de Organización, Adolfo Barrena. y respaldada por 84 votos a favor (63,16%), 11 en contra y 38 abstenciones. 

Quien pilotará todo el proceso hacia la XI Asamblea será una comisión plural que, en la práctica, llevará el día a día de la organización. Pero no sustituirá a los órganos de dirección ni se puede hablar propiamente de una gestora, que no existe en la cultura de IU. 

La comisión se subdividirá en varios grupos de trabajo: metodología, contactos con otras organizaciones, comunicación, logística y elaboración política (la redacción de documentos: el político, el organizativo, el de estatutos y informe de gestión). 

El nuevo órgano estará compuesto, según los planes de la dirección, por 19 personas: Alberto Garzón, Clara Alonso, Marina Albiol, Eva García Sempere, Sira Abed Rego, Adolfo Barrena, Lola Sánchez, José Luis Centella, Marga Ferré, Manuel Fuentes, Antonio Cortés, Fernando Sánchez, Tasio Oliver, Encarna Milla, Juan Peña y un representante por Andalucía, otro por Asturias, otro por Navarra y otro por Cataluña (EUiA). No está entre ellos el coordinador federal, Cayo Lara. Sí podrá acudir con voz, cuantas veces desee. Una prueba más de cómo está produciéndose de facto el relevo en la cúpula. 

De ellos, los hay más cercanos a Garzón, como Clara Alonso, su jefa de campaña; la eurodiputada Albiol; Sira Abed, responsable de la estrategia en la campaña del 20-D y teniente de alcalde en Rivas; José Luis Centella, líder del PCE, y Marga Ferré, secretaria de Programa. De la confianza de Lara es Manuel Fuentes (Política Municipal). Ligados a Centella, líder del PCE y coordinador de la Presidencia Federal de IU, están Lola Sánchez (secretaria de Finanzas de IU) y Fernando Sánchez, responsable de Organización de los comunistas. Antonio Cortés y Tasio Oliver pertenecen a Izquierda Abierta, el partido liderado por Gaspar Llamazares y Montse Muñoz.

En total, 10 miembros proceden del PCE, dos de IzAb (Oliver y Cortés), una de IU por la Base-Candidatura Unitaria de Trabajadores (CUT) -el partido del líder jornalero Juan Manuel Sánchez Gordillo-, Encarna Milla, y dos no vinculados a estos dos partidos -Adolfo Barrena, secretario de Organización, y Juan Peña, que procedía de la corriente interna En Común, que en su momento montaron el balear Eberhard Grosske y la hoy diputada de Podemos Tania Sánchez-. El resultado es una comisión más afín a Garzón, puesto que el PCE está volcado con él. De la vieja guardia cercana a Lara sólo queda Fuentes, y no figuran ni José Antonio García Rubio (secretario de Economía de la ejecutiva) ni el exeurodiputado Willy Meyer.  

Durante el debate en el Consejo, se oyeron voces para que se ampliara el espectro de la comisión y no estuviera tan escorada hacia el parlamentario. Izquierda Abierta, en concreto, pedía integrar a más sensibilidades. Al final, se corrigió la propuesta inicial y se añadieron cuatro nombres, los de Fernando Sánchez, Tasio Oliver, Encarna Milla y Juan Peña. 

El proceso congresual quedará suspendido si finalmente, como parece, se repiten elecciones generales en primavera. En ese caso, la asamblea se pospondría al verano o, ya directamente, al otoño. Llamazares defendió, de hecho, que no tenía sentido convocar ahora mismo el cónclave sin estar despejado el calendario político, porque IU se sumergirá en un debate interno en lugar de estar "en campaña" hacia la repetición de generales. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios