APROBACIÓN FINAL DEL PROGRAMA SOCIALISTA

El PSOE propone abrir el debate para rebajar la edad de voto de los 18 a los 16 años

La versión final del documento con el que el partido comparecerá el 20-D incluye algunas nuevas medidas en materia de regeneración democrática, justicia, memoria histórica o violencia de género

Foto: Pedro Sánchez, durante su discurso de apoyo a Francia tras los atentados de París, este 14 de noviembre en el Centro de Convenciones de Ifema. (EFE)
Pedro Sánchez, durante su discurso de apoyo a Francia tras los atentados de París, este 14 de noviembre en el Centro de Convenciones de Ifema. (EFE)

Pedro Sánchez solemnizó el anuncio ante sus compañeros pasadas las once de la mañana, pero los medios ya estaban prevenidos desde una hora antes. Y la decisión ya estaba tomada desde la noche anterior. La Conferencia Política se suspendía totalmente, se reconvertía en un breve acto de repulsa del terrorismo y punto. La masacre yihadista en París, que ha acabado con la vida de al menos 129 personas, cancelaba la puesta de largo del programa electoral del 20-D y el último gran acto de precampaña. 

El dictamen que había sido acordado el domingo anterior fue, no obstante, aprobado por el plenario por asentimiento. Pero la dirección no quiso ahondar más, ni vender su programa. No era el día. 

Ese documento, de 278 páginas y al que ha tenido acceso El Confidencial [consúltalo aquí en PDF], incorpora no obstante algunas novedades respecto al borrador inicial, con medidas vistosas que el PSOE no pudo publicitar. Entre ellas, que abrirá el debate para rebajar la edad legal de voto de los 18 a los 16 años

Senado como crisol lingüístico

Es una reivindicación clásica de Juventudes Socialistas de España, que el partido siempre había rechazado y que ahora asume, aunque no de forma inmediata. En su programa indica que, "en el marco de la ponencia" que los socialistas pretenden abrir en el Congreso para reformar la Ley Electoral, promoverán la discusión "sobre la posibilidad de otorgar el derecho de sufragio a los jóvenes mayores de 16 años". 

Tampoco es una cuestión ajena a la cultura reciente del propio PSOE. En la Conferencia Política de hace dos años se aprobó que pudieran participar en sus primarias abiertas para la elección del candidato presidencial los mayores de 16 años y todos los militantes de JSE, que pueden obtener su carné con 14. Y en la consulta a los afiliados que acabó con la designación de Sánchez como secretario general, en julio de 2014, pudieron participar también los integrantes de Juventudes -aquellas primarias no estaban abiertas a simpatizantes-, norma que se ha consolidado.

Pedro Sánchez, con los expresidentes Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, durante el minuto de silencio por los atentados de París. (EFE)
Pedro Sánchez, con los expresidentes Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, durante el minuto de silencio por los atentados de París. (EFE)

El PSOE se plantea modificar la Constitución y la normativa electoral para varios aspectos, ya desgranados con antelación: eliminar el voto rogado para los emigrantes, introducir la obligatoriedad de listas cremallera (alternancia de hombres y mujeres), desbloquear las listas (y se sugiere hacerlo también para las municipales), mejorar la proporcionalidad del sistema o regular la celebración de los debates electorales. 

Las propuestas están incluidas en el capítulo de regeneración democrática, uno de los pilares del programa socialista. En él figuran medidas para reforzar el control parlamentario del Gobierno, agilizar el funcionamiento de las Cortes, "acercar las instituciones a los ciudadanos y los territorios" -llevar el Senado a Barcelona-, descolonizar los órganos del Estado y los organismos reguladores, o "culminar el reconocimiento de la pluralidad lingüística" en la Cámara alta. 

También se plantea un máximo de dos mandatos consecutivos para la Presidencia del Gobierno, un plan de racionalización de los sueldos públicos, limitar los aforamientos al ejercicio de la actividad política (y promover que las comunidades los supriman en sus respectivos estatutos), "regular de forma exhaustiva las puertas giratorias" o prohibir los indultos en casos de corrupción. 

Cámaras en todos los calabozos

El dictamen también incorpora la medida que Pedro Sánchez anunció el pasado jueves en el foro de debate de 'El Mundo': que los partidos con mayor democracia interna sean premiados con más fondos públicos. Los socialistas además quieren dotar de "mayor capacidad de participación" de los militantes "mediante la eleción directa de determinados cargos orgánicos", regular la selección de candidatos a las presidencias de los gobiernos nacional y autonómicos y a las corporaciones locales mediante primarias entre afiliados, y que se abra la puerta a que participen los simpatizantes.

Algunas otras novedades del dictamen aprobado este sábado son estas: 

  • "Eliminar la 'ley mordaza' [Ley de Seguridad Ciudadana] y revisión urgente de las penas que esta ley ha agravado y el mecanismo de desjudicialización que ha introducido". La redacción que venía del borrador inicial era más 'light': se hablaba de "revisar de manera urgente el mecanismo de desjudicialización operado mediante la denominada 'ley mordaza'". Es decir, que se acepta una versión más dura, como sucedió con la derogación de "toda" la reforma laboral
  • Para evitar las denuncias de torturas policiales, el PSOE propone "colocar cámaras de vigilancia con grabación, en todos los calabozos de España, para garantizar la seguridad de los detenidos y los policías". Las grabaciones "quedarán archivadas durante un periodo de varios años".
  • Los socialistas refuerzan las medidas relativas al proyecto de Ley de Igualdad de Trato, que busca garantizar que no se discrimine "por razón de nacimiento, origen racial o étnico, sexo, religión, convicción u opinión, edad, discapacidad, orientación o identidad sexual, enfermedad o cualquier otra condición". El PSOE promete aprobar una Ley Integral contra los Delitos de Odio. Incluye, y aquí está lo nuevo, que estos delitos deben ser "perseguibles de oficio". Además, quiere "implantar fiscalías especializadas en la persecución" de estos ilícitos penales. 
  • Se incorpora un catálogo de medidas para evitar la discriminación por enfermedad: promover que no se estigmatice, que se amplíe la proteción contra este tipo de discriminación, impulsar medidas sobre la importancia de un uso adecuado del lenguaje por parte de los medios o poner en marcha un pacto social contra el rechazo a las personas con VIH. 
  • Para prevenir la violencia de género, se plantea "publicar la lista de maltratadores con sentencia firme", una medida "disuasiva, proactiva y ajustada a Derecho", defiende. 
  • Se rechaza la custodia compartida en los supuestos de violencia de género, "para garantizar el derecho superior del menor y para que este no quede en ningún caso desprotegido". 

Se plantea publicar una lista de maltratadores, erradicar la ablación femenina, impulsar una Comisión de la Verdad o una Ley de Derechos Digitales

  • Se asume el compromiso de erradicación de la mutilación genital femenina
  • No hay marcha atrás en el capítulo de prostitución: se quiere caminar hacia su abolición, cerrar los burdeles, perseguir penalmente el proxenetismo lucrativo y sancionar a los clientes. 
  • En materia de laicidad, no hay cambios, más allá de uno anunciado el domingo pasado: "Promover la incorporación de la enseñanza cultural sobre el hecho religioso en términos de integración y convivencia, como parte de nuestro patrimonio cultural, evitando, por ignorancia, los riesgos de los fundamentalismos". 
  • En el capítulo de memoria histórica, se propone impulsar "la creación de una Comisión de la Verdad, en la línea de las recomendaciones de Naciones Unidas". Y también "estudiar la cuestión de la nulidad de las condenas dictadas por los tribunales penales franquistas contra quienes defendieron la legalidad republicana". Una petición que no se incorporó en el trámite de la Ley de Memoria Histórica de 2007. 
  • Ley de derechos digitales. Esta norma contendría el derecho de acceso en toda España a banda ancha de calidad, la garantía de un "precio asequible de acceso a internet", neutralidad de red, protección efectiva de datos personales. Los socialistas también proponen que "los servicios de conexión a internet fijo o móvil deben garantizar a todo el mundo: el mismo acceso a todos los espacios de internet, que no se ralentice ni corte tráfico alguno".

En una cuestión relevante y de máxima actualidad tras los ataques en París, como la protección frente al terrorismo yihadista, no se introducen modificaciones. Los socialistas proponen incrementar los efectivos policiales, reorientar la estrategia para hacer frente al "terrorismo internacional", restablecer el Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista y restaurar los "instrumentos jurídicos, policiales, educativos y sociales capaces de prevenir la actualidad delictiva y combatirla con eficacia para proteger a la ciudadanía y preservar la tranquilidad social". El PSOE sí refleja su posición conocida respecto a la prisión permanente revisable (la cadena perpetua), introducida con la última reforma del Código Penal: quiere derogarla "de forma inmediata". 

El programa incluye finalmente, como estaba prevista, la propuesta de reforma constitucional que aprobó el Consejo Político Federal el pasado 28 de octubre. Es un capítulo aparte, redactado como una fórmula que sale al encuentro de otras formaciones políticas, un elemento más para el debate. 

[Consulta en PDF el dictamen del programa aprobado este sábado en la Conferencia Política del PSOE. Y aquí está el borrador inicial]

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios