Es noticia
Menú
Rajoy, Juanma, la ‘hermana’ Moreno Bonilla y el pastor ‘pepero’ de Nigeria
  1. Elecciones Andalucía
rajoy arropa a moreno bonilla en málaga

Rajoy, Juanma, la ‘hermana’ Moreno Bonilla y el pastor ‘pepero’ de Nigeria

El presidente se mostró eufórico al tildar de “ganador” a Moreno en el segundo debate electoral organizado por Televisión Española. “Ayer ganaste. Otra vez, la segunda. Sólo dos porque no ha habido todavía una tercera

Foto: Moreno Bonilla y Mariano Rajoy en el mitin de Málaga. (Reuters)
Moreno Bonilla y Mariano Rajoy en el mitin de Málaga. (Reuters)

“Yo también soy Moreno Bonilla”. Literal. Mila Moreno Bonilla no es la hermana de Juan Manuel Moreno Bonilla. Militante de Nuevas Generaciones de Málaga, Mila se cambió su cuenta de Twitter en cuanto JMB ascendió al poder en el PP de Andalucía hace un año. La gente no la creía. Hasta puso una vez un pantallazo de su DNI en la red para que la creyeran. “Antes no era vendible Moreno Bonilla. Ahora es una marca. Lo que ya no me hace ninguna gracia es que me pregunten 400 veces si soy su hermana”, relata a El Confidencial.

Mila, graduada en Comunicación Audiovisual, de veintitantos largos, busca trabajo, como más de un millón de andaluces. “Tras 33 años de lo mismo esto tiene que cambiar”, remarca. Fortunato Escobar, de 80 años, y Fernanda Valverde, de 71 años, vienen por primera vez a un mitin. “Nos han llamado del distrito para ayudar a Juanma”, dice Fernanda. “A mí me ha convencido en los debates son Susana. Yo la llamo ‘la nerviosa’”.

Martin, nigeriano de 40 años, es pastor de la Iglesia de Pentecostés. Vive en la zona de Eugenio Gross, el territorio de las novelas de Antonio Soler. Viene con una pareja de amigos de su país. Lleva un año en Málaga y le gusta la política. Se deja posar sin problemas con la bandera pepera.

Los hay también convencionales como Ángel García, de 22 años, estudiante de Derecho. Por ahora considera la política como “un hobby”. “Ya veremos el día de mañana”, añade. “Los jóvenes tenemos que ser el motor del cambio y acabar con la hegemonía política del PSOE”. García viene acompañado de decena de amigos de Nuevas Generaciones. Habla él animado por sus compañeros. La disciplina ya desde la etapa de estos cachorros.

Dentro del pabellón universitario de Teatinos ya hay más de 2.000 personas (al final fueron 3.000, según la organización). “Vamos a llenarlo”. “Colgaremos el cartel de no hay billetes”. El optimismo sin límite invade a los militantes. Mariví Romero, la responsable regional de redes sociales, enseña unos pantallazos con el “éxito en Twitter” para el PP del debate en Televisión Española. “Hemos tenido más de 20 millones de impactos con el hashtag #Juanmapresidente”. ¿Y los hooligans de los partidos que no paran de retuitear y hacerle la pelota al jefe? “Bueno, algunos generan mucha corriente de opinión en su entorno”, justifica Romero, amiga desde la adolescencia de Moreno.

Esperanza Oña, exalcaldesa de Fuengirola, acaba de venir de un debate. La número dos de las listas del PP al Parlamento andaluz. Considera mejor fórmula un debate con preguntas de los periodistas. “A mí estimularía más. Los debates sólo con las intervenciones de los políticos me parecen más encorsetados”. Y por una de las entradas laterales del pabellón aparece el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre.

Votó a Felipe

Pepi Carrasco, de 52 años, y Ana María Rojas, de la misma edad, viven en Pizarra, un municipio del malagueño valle del Guadalhorce. “Me gusta este alcalde porque es un caballero”, proclama. Pepi, lo dice como si estuviera arrepentida, no siempre ha votado al PP. “En 1982 voté a Felipe González. Luego a Fraga, Aznar y Rajoy”, confiesa. Su amiga Ana María le pide a Pepi que amplíe el selfie que se acaba de hacer con el alcalde malagueño.

–No dice Papá, dice Juanma –suelta un familiar de la niña.

La pequeña se llama Cintia, tiene apenas 15 meses, y ya es militante del PP. Ya es su tercer mitin. Estuvo en Torremolinos y en el Palacio de Ferias. Beatriz, su madre, de 26 años, limpiadora, vive en la humilde barriada de San Andrés de la zona de la Carretera de Cádiz. “Juanma para mí es el futuro de hija”, vaticina.

“Vete levantando, querido amigo”, anima De la Torre al presidente de la Diputación Provincial de Málaga, Elías Bendodo. Este empieza hablando de la cuenta atrás: “Cinco días nada más nos quedan para el cambio”. Y sigue con frases mitineras, hiperbólicas: “Nos harían falta cinco Fátimas Báñez” (la ministra de Empleo, que no habló, estaba allí). También reclamó que Andalucía se fijara en el ejemplo de Málaga. “La nueva Andalucía debe tener gente de Málaga”. Y así en este plan localista antes de señalar a Ciudadanos como “la marca blanca del socialismo cabreado”.

A la gresca

Moreno Bonilla (conviene aclarar ya que no se trata del hermano de la joven Mila) continuó a la gresca con Susana Díaz, a quien acusó de estar “de bronca con todo el mundo, con los alcaldes, el Gobierno de España, con Pedro Sánchez; sólo sabe pelearse y confrontar”. “Ayer quedó en evidencia que la señora Díaz y yo somos muy diferentes”, insistió en un discurso de 20 minutos en su ciudad natal.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no dudó en lanzarse a la yugular política de los nuevos partidos. “Votar a Podemos, Ciudadanos y UPyD es votar al PSOE”, señaló Rajoy en su mitin de Málaga que sirvió para arropar otra vez más a Moreno como candidato a la Presidencia de la Junta de Andalucía.

Rajoy también dio por hecho que el voto de IU servirá para que Susana Díaz vuelva a gobernar en la comunidad andaluza. “Si quieres un cambio político hay que votar al PP”, resaltó en un intento por agrupar los votos que obtuvo Javier Arenas en 2012. Por este motivo, pidió actuar “con determinación y voluntad para el cambio en Andalucía”, la única de las 17 comunidades autónomas “donde no se ha producido alternancia política tras más de 30 años gobernando los mismos”. También recalcó que el PP no ejercerá un rol de partido bisagra, “no como unos y otros”.

El presidente se mostró eufórico al tildar de “ganador” a Moreno en el segundo debate electoral organizado por Televisión Española. “Ayer ganaste. Otra vez, la segunda. Sólo dos porque no ha habido todavía una tercera. Fuiste lo que eres: educado, correcto y respetuoso con los adversarios y espectadores. No perdiste los papeles, te sabías los temas”. Y remató: “Fuiste presidente”.

El pastor Martin se despedía del mitin/concierto (la música de los partidos políticos superan los decibelios de un concierto de los Rolling Stones), bien contento, como si Moreno hubiera vencido por goleada absoluta…

“Yo también soy Moreno Bonilla”. Literal. Mila Moreno Bonilla no es la hermana de Juan Manuel Moreno Bonilla. Militante de Nuevas Generaciones de Málaga, Mila se cambió su cuenta de Twitter en cuanto JMB ascendió al poder en el PP de Andalucía hace un año. La gente no la creía. Hasta puso una vez un pantallazo de su DNI en la red para que la creyeran. “Antes no era vendible Moreno Bonilla. Ahora es una marca. Lo que ya no me hace ninguna gracia es que me pregunten 400 veces si soy su hermana”, relata a El Confidencial.

Mariano Rajoy
El redactor recomienda