Súbete al barco vikingo
  1. El valor de la información
para navegar la actualidad

Súbete al barco vikingo

El posicionamiento, la independencia y el equipo de profesionales son motivos más que de sobra para pagar por este periódico. Coincidiendo con su 20 aniversario, El Confidencial lanza su servicio de suscripción. Únete a los lectores influyentes

Foto: Ilustración: EC Diseño.
Ilustración: EC Diseño.

Se dice que los vikingos no eran especialistas en tácticas de guerra, pero eran los más letales y feroces en el combate, hasta el punto de que consideraban un honor morir en batalla. Esta definición da valor a una de las visiones que se tienen de El Confidencial en el mundo empresarial. Así, al poco de llegar a este proyecto, hace casi dos años, me sorprendió que desde una agencia de comunicación nos apodaran el 'barco vikingo'. Cada guerrero va a su aire, sin aparente coordinación previa, pero cuando ven un blanco, van a por él sin contar con aliados ni hacer rehenes.

Esta filosofía es clave en un momento como el actual. En mayor o menor medida, la mayoría de los medios de comunicación actuales están escorados hacia un bloque político o dependen de una forma u otra de una gran empresa. No es el caso de El Confidencial, que durante los últimos meses, e históricamente, ha demostrado su capacidad con grandes exclusivas que han impactado a los grandes poderes.

También en el caso de las empresas. Una de las advertencias externas que me hicieron antes de llegar a El Confidencial fue que tendría que dejar de publicar algunas historias de los grandes bancos. Casi dos años después, todavía no he sufrido ningún tipo de censura al respecto.

La mayoría de medios están escorados hacia un bloque político o dependen de una forma u otra de una gran empresa. No es nuestro caso

Otro de los avisos que me dieron fue la competencia interna. En eso tenían razón. El nivel de los vikingos que están en la cubierta de El Confidencial es muy alto. Hay que sudar mucho para colocar una historia en la parte alta de la página. Eso es bueno para el lector.

Sobre las dos décadas que ha navegado la nave vikinga y su funcionamiento, ya han hablado en este espacio protagonistas que pueden hablar con mucha más propiedad que yo, como Nacho Cardero, Alberto Pérez Giménez, Raquel Benito o Miquel Roig. Lo que creo que sí puedo aportar es mi visión, primero como lector, después como competidor y ahora como redactor económico de El Confidencial. La evolución del medio en este ámbito ha sido tremenda en los últimos años. Hasta hace relativamente poco, las empresas distinguían entre medios tradicionales y digitales, dejándonos a los últimos a un lado en convocatorias y difusión de muchas noticias. Ahora, El Confidencial no tiene nada que envidiar a ninguno de los grandes de la prensa escrita.

Este posicionamiento, la independencia y el nivel de los 'vikingos' y de las firmas de opinión son motivos más que de sobra para pagar por este medio. En un mundo cada vez más polarizado y marcado por las 'fake news', mejor navegar la actualidad en el barco vikingo.

El valor de la información Nosotros