Un modo de ver el mundo y entender los medios de comunicación
  1. El valor de la información
un periodismo valiente y necesario

Un modo de ver el mundo y entender los medios de comunicación

El Confidencial es el medio digital que mejor ha sabido interpretar en España los cambios en el mundo de la información. Coincidiendo con su 20 aniversario, El Confidencial lanza su servicio de suscripción. Únete a los lectores influyentes

Foto: Ilustración: EC Diseño.
Ilustración: EC Diseño.

Si alguna vez tuve una epifanía, fue hace 10 años. En la cafetería del Hotel Majestic de Barcelona, Alberto Artero, director general de El Confidencial, había quedado conmigo para que me sumase a El Confidencial. En aquella época, Artero era además McCoy. Tenía un columna diaria en el periódico en donde analizaba los números sobre cuestiones económicas diversas, pero siempre añadía contexto político o estratégico si hablaba de empresas del Ibex. Para mí, era una referencia obligada.

Alberto Artero no me pareció empático, no me pareció un líder. Era frío, distante, hablaba lento. Pero tenía las cosas muy claras. En pocas palabras, quería que me la jugara. Que dejase un cómodo puesto en la Agencia EFE, donde era jefe de la sección de Economía y me esperaban trienios, una vida relativamente tranquila en una empresa donde se me valoraba y que me había tratado bien y una jubilación como trabajador público.

Al final, como pasa siempre con los catalanes, hablamos de dinero. No nos poníamos de acuerdo. Hasta que Alberto Artero me dio una lección con su especialidad, añadir contexto:

—Te entiendo. Has trabajado duro, has dado buenas noticias y llevas tiempo esperando que venga un diario a pagarte el doble de lo que ganas. Pero eso no va a pasar. Los medios de comunicación han cambiado. Y nosotros somos ahora tu mejor opción.

Epifanía.

Me fui a El Confidencial. En Barcelona, la gente es muy educada. Así que cuando creen que te equivocas, nunca te lo dicen a la cara. Me pasé meses aguantando el siguiente comentario:

—Creus que has fet bé? (¿crees que has hecho bien?). Traducción: "¡Cómo has metido la pata! ¡Con lo bien que estabas en EFE!".

Llegó 2012. ERE en 'El Mundo': 143 despidos. ERE en 'El País': 129 despidos. Los diarios de papel que yo pensaba que iban a pagarme el doble no solo no iban a contratarme, es que estaban echando gente a espuertas.

Les proponemos formar parte del medio digital que mejor ha sabido interpretar en España los cambios en el mundo de la información

Cuando eso pasó, en Barcelona, los mismos que antes me soltaban el "creus que has fet bé?", ahora me decían: "Com ho has vist venir!" (¡cómo lo has visto venir!). Así es el periodismo catalán, en menos de dos años pasé de ser el tío más tonto al más avispado. Pero no era verdad ni lo uno ni lo otro. Los que sí habían entendido de qué iba la partida habían sido los de El Confidencial. Yo solo les había hecho caso.

Ahora, ese mismo periódico les está pidiendo a ustedes, los lectores, que paguen por leer aquellas noticias más exclusivas, con más valor y más relevantes. Tengo claro lo que aporta El Confidencial. Se hace un periodismo valiente y necesario. Pero eso, como el increíble equipo que trabaja en esta redacción, ya se lo han contado mis compañeros. Lo que me gustaría destacarles es la capacidad que ha tenido siempre este medio de leer la jugada, de ser relevante y de desarrollar un proyecto periodístico y comercial que nada tiene que envidiar a competidores mucho más grandes o con mayor solera.

Hace 10 años, me invitaron a sumarme a esta redacción. Fue la mejor decisión profesional que he tomado en mi vida. Una década después, El Confidencial se ha convertido en el quinto medio más leído en España, y el sexto en Cataluña. Si ahora les piden 89 euros por leer El Confidencial, no solo es que sea barato. Es que les proponen formar parte del medio digital que mejor ha sabido interpretar en España los cambios en el mundo de la información, leyendo y anticipando hacia dónde se dirige el sector de la comunicación en general y del periodismo en particular. Yo de ustedes, aceptaría su oferta. A mí me fue bien.

El valor de la información Nosotros