Es noticia
Menú
La crisis energética europea amenaza con comerse los 280.000 millones en ayudas
  1. Economía
"Todavía no se dan respuestas adecuadas"

La crisis energética europea amenaza con comerse los 280.000 millones en ayudas

Los gobiernos se han centrado en disminuir las facturas energéticas, lo que podría ser insuficiente por el aumento de precios, y empeoraría todavía más las coyunturas actuales

Foto: La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el vicepresidente Frans Timmermans.(REUTERS/Yves Herman)
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el vicepresidente Frans Timmermans.(REUTERS/Yves Herman)

Los políticos europeos ya han destinado alrededor de 280.000 millones de euros para suavizar el dolor que actualmente causan los crecientes precios de la energía en empresas y consumidores. Sin embargo, la ayuda peligra y podría quedarse corta debido a la escala que está adquiriendo esta crisis.

Con Rusia estrechando los suministros de gas, y con los cortes en las centrales energéticas debilitando todavía más las capacidades de respuesta, los precios mayoristas de la energía se han disparado y multiplicado por más de diez en su media estacional, en los últimos cinco años. Las tensiones se han intensificado mientras Moscú se prepara para volver a cerrar la tubería Nord Stream el próximo miércoles 31 de agosto, de nuevo por mantenimiento. Esto ha revivido las preocupaciones latentes en Europa sobre un 'cierre de grifo' a largo plazo, que amenazaría los esfuerzos del continente para asegurar reservas suficientes para el próximo invierno.

Foto: La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. (Stephanie Lecocq)

Los distintos gobiernos europeos han centrado sus esfuerzos principalmente en disminuir las facturas energéticas, una aproximación que no solo podría verse superada por el aumento de precios, sino que crea la posibilidad de empeorar todavía más las coyunturas actuales. Programas como recortes de impuestos en el gas en Alemania, o subsidios importantes en Polonia sin restricciones, podrían más bien aumentar la demanda de consumo energético en vez de refrenarla.

En la principal economía europea, los precios de la electricidad ya han superado los 1.000 dólares por barril de petróleo. A primera hora de la mañana de este jueves, los futuros europeos del gas alcanzaron de nuevo un máximo histórico, superando los 300 dólares, pero no se queda ahí, sino que actualmente ya cotizan en torno a los 310 dólares.

La respuesta política sufre el riesgo de ser completamente consumida, con una inflación galopante que podría ver aumentado su ritmo de crecimiento, y con unas economías europeas que se tropiezan cada poco. La presión podría aumentar sobre los contribuyentes a la hora de hacer frente al pago de la factura. Se espera que los precios permanezcan elevados durante al menos el próximo año.

¿Medidas populares o impopulares?

De acuerdo con Peter Vis, un antiguo alto funcionario europeo, aconseja a las autoridades centrar su apoyo solo en los ciudadanos más vulnerables, y promover la inversión en medidas de eficiencia para negocios y consumidores más pudientes, en vez de repartir ampliamente el dinero.

Mientras que las políticas de países como el plan griego de cubrir en septiembre el 94% del aumento en las facturas de la energía son fáciles de vender a los votantes, reducir el consumo requiere de decisiones impopulares.

Pero Vis señala que quizás haya pocas alternativas: "Ahorrar energía debería ser la prioridad". Se muestra pesimista tanto con la situación como con las reacciones de los gobernantes, puntualizando que: "Los picos en los precios van a causar auténtico dolor, y los gobiernos todavía están lejos de ofrecer una respuesta adecuada".

¿Qué va a hacer España?

El Gobierno de España debate este jueves sobre una de las raras iniciativas europeas para contener el consumo, la votación de su plan de ahorro energético. Entre las pretensiones de este plan se encuentran la prohibición de poner el aire acondicionado a menos de 27 grados en la mayoría de los comercios en verano, o la de usar la calefacción para superar los 19 grados en invierno.

La medida ha sido establecida por el presidente del ejecutivo, Pedro Sánchez, mediante un decreto en el mes de julio. En la jornada de este jueves se decidirá su tiene suficientes apoyos parlamentarios para convertirse en ley.

Los políticos europeos ya han destinado alrededor de 280.000 millones de euros para suavizar el dolor que actualmente causan los crecientes precios de la energía en empresas y consumidores. Sin embargo, la ayuda peligra y podría quedarse corta debido a la escala que está adquiriendo esta crisis.

Pedro Sánchez Inflación Unión Europea
El redactor recomienda