Es noticia
Menú
Ribera lanza su primera tanda de 'sacrificios' energéticos: escaparates, aire acondicionado...
  1. Economía
VIGENTE DURANTE 16 MESES

Ribera lanza su primera tanda de 'sacrificios' energéticos: escaparates, aire acondicionado...

El plan de medidas urgentes no afecta a los hogares, pero su contenido ya ha provocado una polvareda política. Estas son todas las acciones que contempla el Ejecutivo

Foto: La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. (EFE/Mariscal)
La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. (EFE/Mariscal)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

España no bajará la temperatura de las piscinas, como hace Alemania, pero dejará a oscuras los lujosos escaparates de la madrileña calle Serrano para reducir un 7% el consumo de gas. El Gobierno presentó este lunes la primera parte del plan nacional para ahorrar energía, que se completará en septiembre con el desarrollo de nuevas acciones y estará en vigor durante 16 meses. De momento, las urgentes van más allá de los límites al aire acondicionado y la calefacción anunciados el pasado viernes por el presidente, Pedro Sánchez, y afectan a numerosos ámbitos de la vida cotidiana. Con una excepción: los hogares quedan, de momento, al margen de los sacrificios impuestos en plena crisis energética por la invasión de Ucrania.

Foto: La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. (EFE/Mariscal)

La polémica de los escaparates

La medida más polémica durante estas primeras horas está siendo el apagado obligatorio de los escaparates. El Gobierno obligará a los comercios a dejar de iluminar esos espacios en un plazo de siete días desde la publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del real decreto ley aprobado este lunes en el Consejo de Ministros. La medida estará en vigor hasta el 1 de noviembre de 2023, y se aplicará todos los días a partir de las 10 de la noche. La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, confirmó en una rueda de prensa tras la reunión del Ejecutivo que quienes se nieguen a aplicarla estarán sujetos a un régimen sancionador.

Ribera compareció casi a la misma hora en que los escaparates fundirán a negro, y quizá por eso los afectados aún no se han pronunciado. En cambio, algunos políticos han corrido más que el sector. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, se apresuró a compartir en su cuenta de Twitter la noticia de El Confidencial para llamar a la rebeldía contra la decisión gubernamental. "Por parte de la Comunidad de Madrid no se aplicará. Madrid no se apaga", anunció Ayuso, para quien la obligación de dejar a oscuras las principales tiendas "genera inseguridad, y espanta el turismo y el consumo".

La lideresa popular reclama al Ejecutivo que se aplique el ahorro a sí mismo, algo que ya hace desde el pasado mayo, cuando implantó un plan de racionalización del gasto energético en la Administración General del Estado. Ahora, el Estado pide la colaboración del resto de administraciones para que comunidades y ayuntamientos pongan de su parte y ayuden a garantizar que se cumplen las medidas destinadas al sector privado. Después de la ronda de contactos de las últimas semanas, Ribera sostiene que la predisposición de los empresarios y los consejeros autonómicos es positiva, pese a que la mayoría de las regiones carece de planes propios para el ahorro energético.

La iluminación de los edificios

Las quejas de Ayuso también iban por otro camino. En una de las naciones con mayor contaminación lumínica de Europa —España es el tercer país del continente con más población afectada por este fenómeno, según los investigadores del Instituto de Ciencia y Tecnología de la Contaminación Lumínica—, el Gobierno dejará de iluminar los edificios públicos que no tengan actividad. También será a partir de las 10, y, al igual que ocurre con los escaparates, el real decreto contempla un plazo de solo siete días para cumplir este precepto.

No habrá duchas cronometradas ni horarios para ver la tele, como decían las noticias falsas que se han viralizado en los últimos días

Ambas medidas han provocado una intensa discusión en las redes sociales, en las que surgen voces que alertan de un posible aumento de la criminalidad sin aportar datos que avalen semejante teoría. Durante la rueda de prensa, Ribera ha tenido que aclarar que el alumbrado de la vía pública no se verá afectado, y tampoco las tradicionales luces navideñas: "Lo que hemos aprobado aquí es para edificios, no para iluminación exterior". De todas formas, los detalles no se conocerán hasta septiembre, cuando el decreto de medidas urgentes será ampliado con otro más completo para cumplir con el ahorro recomendado por Bruselas.

Mantener el frío y el calor

De momento, la incidencia para los hogares será mínima: no habrá duchas cronometradas ni horarios para ver la televisión, como decían las noticias falsas que se han viralizado durante los últimos días. Pero eso no significa que las medidas queden restringidas al ámbito público, ni mucho menos. El real decreto también contempla una fuerte intervención en el mundo privado, con la eficiencia energética como principal preocupación.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Chema Moya)

Todos los inmuebles que hayan pasado la inspección antes del 1 de enero de 2021 pasarán otra antes de final de año, para garantizar que cumplen con la normativa vigente. Además, para los espacios comerciales y grandes almacenes, infraestructuras de transporte, espacios culturales y hoteles se aplicarán los mismos requisitos de temperatura que para los edificios públicos.

Como adelantó el pasado viernes un descorbatado Sánchez, la calefacción no podrá superar los 19 grados y el aire acondicionado no deberá bajar de 27. Se acabó el pasar frío en las tiendas, que además estarán obligadas a implantar sistemas de cierre automático de puertas para que no se pierda la climatización acumulada dentro. En este caso, el Gobierno da más de una semana, y el plazo para adaptarse no expirará hasta el 30 de septiembre.

No hay trampa posible: los establecimientos, además de informar sobre las medidas que han tomado, deberán contar con termómetros a la vista que permitirán a cualquiera comprobar si el termostato se ajusta, o no, a la norma aprobada por el Gobierno. Y habrá sanciones. En esta nueva crisis, la policía de balcón podría convertirse en guardia armada con bolsas de Zara.

España no bajará la temperatura de las piscinas, como hace Alemania, pero dejará a oscuras los lujosos escaparates de la madrileña calle Serrano para reducir un 7% el consumo de gas. El Gobierno presentó este lunes la primera parte del plan nacional para ahorrar energía, que se completará en septiembre con el desarrollo de nuevas acciones y estará en vigor durante 16 meses. De momento, las urgentes van más allá de los límites al aire acondicionado y la calefacción anunciados el pasado viernes por el presidente, Pedro Sánchez, y afectan a numerosos ámbitos de la vida cotidiana. Con una excepción: los hogares quedan, de momento, al margen de los sacrificios impuestos en plena crisis energética por la invasión de Ucrania.

Hogares Energía Gas natural
El redactor recomienda