Es noticia
Menú
El Gobierno dejará de iluminar los edificios públicos y obligará a apagar los escaparates a las 22
  1. Economía
DA 7 DÍAS A LOS NEGOCIOS PARA ADAPTARSE

El Gobierno dejará de iluminar los edificios públicos y obligará a apagar los escaparates a las 22

El Consejo de Ministros aprueba las medidas de ahorro energético: los locales tendrán que dotarse de sistemas de cerrado automático de puertas cuando esté encendido el aire o la calefacción

Foto: La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. (EFE/Mariscal)
La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. (EFE/Mariscal)

Mientras media España se prepara para otra ola de calor y el presidente Pedro Sánchez se quita la corbata, el Gobierno ha detallado este primero de agosto su plan de medidas para ahorrar energía. El Ejecutivo propone una reducción del 7% en el consumo, tal y como consiguió en Bruselas, y para ello obligará a las administraciones públicas y los negocios privados a no bajar el aire acondicionado a menos de 27 grados en verano ni a subir la calefacción a más de 19 en invierno. El plan también se aplicará en los hogares, pero de forma voluntaria.

Las medidas presentadas este lunes no suponen una gran novedad respecto a lo anunciado el pasado viernes por el propio Sánchez durante su comparecencia para hacer balance del primer semestre. Pero la letra pequeña guarda algunos detalles interesantes. El Gobierno obligará a apagar las luces de los escaparates a las 10 de la noche y dejará de iluminar los edificios públicos que no estén en uso a esa misma hora. El plazo para adoptar estas medidas es de siete días desde su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), y estarán en vigor hasta el 1 de noviembre de 2023. Quienes no las cumplan estarán sujetos a un régimen sancionador.

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha recordado que la situación "es crítica" y en cualquier momento se puede producir un corte de gas procedente de Rusia. "Europa necesita nuestra ayuda. Es momento de ser solidarios", ha añadido. El plan urgente facilitará la puesta en disposición de las infraestructuras para llevar energía más allá de los Pirineos, pero también promoverá la reducción del consumo. Las medidas se suman a las ya aprobadas por el Gobierno en su plan de eficiencia para la Administración General del Estado.

Solo es una primera batería: el próximo septiembre, el Gobierno presentará un plan de contingencia y ahorro con nuevas medidas

El Ejecutivo obligará a los locales comerciales a dotarse de sistemas de cerrado automático de puertas cuando esté encendido el aire o la calefacción. Esto tendrá que estar listo antes del 30 de septiembre de 2022. Además, tendrán que explicar las acciones que tomen en carteles informativos e instalar termómetros que hagan visible la temperatura del espacio. Las medidas de ahorro afectarán a edificios públicos, espacios comerciales y grandes almacenes, infraestructuras de transporte (aeropuertos y estaciones de tren y autobús), espacios culturales y hoteles.

Además, se obligará a una revisión excepcional de la eficiencia energética de los inmuebles si la última fue anterior a enero de 2021. El precepto tendrá que cumplirse antes del 1 de diciembre de 2022.

Sin embargo, las medidas contemplarán excepciones "teniendo en consideración flexibilidades relevantes para garantizar los derechos de los trabajadores o las condiciones térmicas de determinados espacios públicos", ha puntualizado Ribera. Y solo es una primera batería: el próximo septiembre, el Gobierno presentará un plan de contingencia y ahorro con nuevas acciones. En ese momento, se aclararán algunos detalles, como lo que sucederá durante la Navidad. De momento, Ribera ha puntualizado que el alumbrado público tan tradicional en esas fechas no se verá afectado.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, posa con el informe de rendición de cuentas del Gobierno de España. (EFE/Chema Moya)

El pasado martes, los ministros de Energía de la Unión Europea aprobaron un plan de reducción del consumo de gas para hacer frente a un posible corte del suministro procedente de Rusia. Los sacrificios, que forman parte de un mecanismo de solidaridad para garantizar el abastecimiento de todos los países miembros, tendrá carácter voluntario, con una única excepción: si la propia Comisión o cinco Estados miembros lo proponen y una mayoría cualificada de 15 socios que representen al menos al 65% de la población de la Unión lo valida, el ajuste será obligatorio.

La estrategia aprobada por los Estados es mucho menos ambiciosa de la que había propuesto el Ejecutivo europeo: no solo por las condiciones para habilitar el mecanismo, sino también por el alcance del mismo. Finalmente, no se aplicará la reducción del 15% a todos los socios, después de que España consiguiese que se apliquen excepciones en caso de estar justificadas.

Nuestro país solo tendrá que hacer frente a una limitación del 7%, debido a su menor dependencia del gas ruso y al escaso nivel de interconexión con el resto del continente. Una victoria parcial para el equipo negociador liderado por Ribera, de la que la ministra ha vuelto a sacar pecho este lunes: "Las medidas españolas son asumibles y llevaderas. Requieren un esfuerzo por parte de todos, pero son mucho más suaves que las de otros países".

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Chema Moya)

Aunque, de momento, no son de precepto, el Gobierno quiere seguir las recomendaciones europeas, que entran en vigor este 1 de agosto y se prolongarán hasta el 31 de marzo de 2023. Para ello, también seguirá fomentando el teletrabajo, tanto en la Administración pública como en la empresa privada, modificará la ley de contratos públicos con el objetivo de agilizar aquellos relacionados con el ahorro energético y ayudará a las industrias y pymes a fomentar la eficiencia energética con 100 millones de euros. En este esfuerzo, el Ejecutivo demanda el compromiso de todas las administraciones, y Ribera se ha mostrado satisfecha con la disposición mostrada por los consejeros autonómicos.

Pese a que la ministra de Transición Ecológica también ha agradecido a los empresarios su colaboración en la implementación de las medidas, la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha reiterado los argumentos esgrimidos por el presidente Sánchez durante los últimos días, en los que culpaba a las compañías de lucrarse con la actual situación de crisis energética. "Esta vez no van a pagar los de siempre", ha sentenciado Rodríguez.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado en Twitter que no acatará la medida: "Madrid no se apaga". Su Gobierno no apagará la luz de los edificios públicos ni de los escaparates del comercio exterior para ahorrar, porque, según Ayuso, esta medida "genera inseguridad y espanta el turismo y el consumo".

Mientras media España se prepara para otra ola de calor y el presidente Pedro Sánchez se quita la corbata, el Gobierno ha detallado este primero de agosto su plan de medidas para ahorrar energía. El Ejecutivo propone una reducción del 7% en el consumo, tal y como consiguió en Bruselas, y para ello obligará a las administraciones públicas y los negocios privados a no bajar el aire acondicionado a menos de 27 grados en verano ni a subir la calefacción a más de 19 en invierno. El plan también se aplicará en los hogares, pero de forma voluntaria.

Teresa Ribera Energía Gas natural
El redactor recomienda