Es noticia
Menú
Festival de las petroleras: Repsol triplica su margen de refino y Shell calcula un extra de 1.000 M
  1. Economía
LA CNMV NO lo fiscalizará

Festival de las petroleras: Repsol triplica su margen de refino y Shell calcula un extra de 1.000 M

Las compañías disparan sus beneficios gracias al incremento del precio de los carburantes: el petróleo para producirlos ya lo tenían comprado más barato o con coberturas competitivas

Foto: La refinería de Repsol en A Coruña. (EFE/Cabalar)
La refinería de Repsol en A Coruña. (EFE/Cabalar)

Con la cotización de los combustibles por las nubes en los mercados internacionales, las petroleras están viviendo uno de los mejores ejercicios que se recuerdan. Los márgenes de refino están disparados: las compañías venden el carburante a precio de oro, pero, en muchos casos, compraron el petróleo cuando estaba más barato, o tienen coberturas muy competitivas. Por si fuera poco, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) dice que no puede hacer nada, porque solo fiscaliza el mercado minorista.

En ese contexto, se suceden los beneficios récord, que incluso han provocado la reacción de algunos Estados en forma de impuestos extraordinarios, como ha sucedido en Italia y se discute en España. Los de Repsol se duplicaron en el primer trimestre; los de Shell fueron los mejores de su historia. Ahora, la intensificación de la crisis energética, con el petróleo ininterrumpidamente por encima de los 100 dólares entre abril y junio y la gasolina batiendo un máximo tras otro, no hace sino disparar las perspectivas de cara a las cuentas del segundo trimestre, que en el caso de la petrolera británica se engrosarán en 1.000 millones más de lo previsto.

Entre las empresas españolas, el margen de refino de Repsol se incrementó en 3,4 veces respecto al periodo de enero a marzo, pasando de 6,8 dólares por barril a 23,3 dólares, según las cifras avanzadas por la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La energética no ha ofrecido el dato de variación interanual (en el segundo trimestre de 2021, el margen de refino de Repsol fue de 1,5 dólares por barril) dado que, según argumenta, "el indicador está condicionado por las excepcionales circunstancias del entorno en ambos periodos".

Foto: El primer ministro italiano, Mario Draghi. (EFE/Ettore Ferrari)

En esa línea, añade que, en 2021 e, incluso, durante los primeros meses de 2022, el margen de refino "se hundió hasta mínimos históricos", debido a que se vio "muy negativamente afectado" por la reducción de la demanda de carburantes ante las restricciones a la movilidad derivadas del covid-19. "El negocio de refino generó importantes pérdidas de explotación", dice la compañía. No obstante, en el segundo trimestre de 2022 las limitaciones de la oferta para cubrir la demanda de gasóleos, gasolinas y queroseno de avión han "elevado significativamente" los márgenes de refino en todo el mundo, en particular, "tras la disrupción causada en las cadenas de suministro por la guerra de Ucrania".

Repsol apunta que a ello hay que sumar que en Europa se ha producido una reducción continuada de la capacidad de refino desde 2010, que existe una competencia creciente de otras regiones y también las perspectivas de transición energética, factores que han planteado un "extraordinario reto para el sector, que ha incrementado su actividad para atender la demanda en estas difíciles circunstancias", justifica la compañía.

La diferencia entre la cotización del gasóleo y la del crudo se ha multiplicado por ocho en el último año

Por su parte, el gigante británico Shell ha comunicado que los beneficios del segundo trimestre serán mayores de lo previsto, según recoge el diario neoyorquino 'The Wall Street Journal'. En concreto, el aumento de los márgenes de refino reportará a la compañía un extra de entre 800 y 1.200 millones de dólares (también de euros, con la casi paridad actual).

La CNMC no puede hacer nada

Los datos de la CNMC corroboran el aumento de los márgenes de las refinerías. De hecho, la diferencia entre la cotización del combustible y la del crudo se ha multiplicado por cinco en el último año para el caso de la gasolina, y hasta por ocho en el del gasoil. Pese a ello, el regulador asegura que no tiene competencias para fiscalizar el mercado mayorista, por lo que no puede investigar si este aumento de los márgenes se debe a actuaciones oligopolísticas de los refinadores o, por el contrario, responde a circunstancias del mercado.

La situación actual beneficia a las petroleras que tienen su negocio integrado, ya que se pueden permitir rebajar más los precios de los combustibles en el punto de venta sin renunciar a sus beneficios, al compensar la diferencia con los ingresos por las actividades de refino. De hecho, tanto la CNMC como un completísimo estudio de Esade corroboran que las gasolineras de los grandes grupos se han comido menos la rebaja gubernamental de 20 céntimos a los carburantes que las estaciones de bajo coste.

Con la cotización de los combustibles por las nubes en los mercados internacionales, las petroleras están viviendo uno de los mejores ejercicios que se recuerdan. Los márgenes de refino están disparados: las compañías venden el carburante a precio de oro, pero, en muchos casos, compraron el petróleo cuando estaba más barato, o tienen coberturas muy competitivas. Por si fuera poco, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) dice que no puede hacer nada, porque solo fiscaliza el mercado minorista.

Repsol CNMC Petróleo
El redactor recomienda