Es noticia
Menú
El PSOE acepta los incentivos fiscales que exigía el PP para el fondo público de pensiones
  1. Economía
Podemos se opone a la medida

El PSOE acepta los incentivos fiscales que exigía el PP para el fondo público de pensiones

Hacienda ha dado el visto bueno a la Seguridad Social para aceptar la exigencia del PP y Ciudadanos para incorporar incentivos fiscales en el impuesto sobre sociedades para las aportaciones a los planes de empresa

Foto: El ministro de la Seguridad Social, José Luis Escrivá. (Efe/Miguel Osés)
El ministro de la Seguridad Social, José Luis Escrivá. (Efe/Miguel Osés)

La división en el seno del Gobierno respecto a los incentivos públicos a los planes de pensiones de empresa ha terminado este martes con una división total entre PSOE y Unidas Podemos y el acuerdo de los socialistas con la oposición para incorporar incentivos fiscales a la ley que articula el nuevo fondo público de pensiones. Los socialistas han aceptado finalmente las exigencias de PP y Ciudadanos para establecer deducciones en el impuesto sobre sociedades para las aportaciones que realicen las empresas a los planes de empleo colectivos de sus trabajadores. En concreto, el Gobierno ha aceptado la enmienda 41 introducida por el diputado del PP, Tomás Cabezón, para permitir la deducción del 10% de las contribuciones empresariales a estos planes privados de sus trabajadores por una cuantía no superior a 27.000 euros anuales.

Inicialmente el Ministerio de Hacienda se negó a conceder más incentivos fiscales en un momento en el que está revisando los ya existentes y vetó la enmienda del PP por incurrir en un incremento del presupuesto de gastos. Sin embargo, el temor a que el Congreso tumbara esta medida llevó al ala socialista del Gobierno a cambiar su posición inicial. Finalmente ha levantado el veto a la enmienda y aceptará este incentivo en forma de deducciones en el impuesto sobre sociedades para estas aportaciones a los planes de empresa, explican fuentes del Partido Popular. Sin embargo, el acuerdo todavía no está cerrado, ya que el Gobierno no acepta la otra de las enmiendas clave del PP, la creación de un sistema transitorio que permita a los trabajadores seguir beneficiándose de los incentivos fiscales a los planes de pensiones individuales hasta que se consoliden los planes de empresa en la negociación colectiva.

Foto: El ministro de la Seguridad Social, José Luis Escrivá. (EFE/Fernando Alvarado)

En esta ocasión, el Gobierno tenía prisa por iniciar la tramitación de esta ley, ya que forma parte de los hitos comprometidos con Bruselas en el marco del Plan de Recuperación. La norma tiene que estar aprobada antes del mes de julio, por lo que los plazos empezaban ya a apretar al Ministerio de la Seguridad Social que tiene otros muchos frentes abiertos.

Unidas Podemos se desmarcó la semana pasada de esta ley porque critica los incentivos fiscales a este ahorro que, aunque se canalice a través de un fondo público de pensiones, no deja de ser dinero privado. Por el contrario, para el Ministerio de la Seguridad Social, los incentivos fiscales a los trabajadores son imprescindibles para que los trabajadores acepten destinar una parte de su salario al ahorro para la jubilación.

PP y Ciduadanos iban un paso más lejos y también exigían incentivos fiscales a las empresas por las aportaciones que van a realizar, exigencia que finalmente ha sido aceptada por el PSOE. Tanto la patronal como el sector de las gestoras de fondos habían reclamado al Gobierno que introdujera beneficios fiscales para las empresas que pudieran deducirse una parte de las aportaciones en el impuesto sobre sociedades.

La norma ha pasado hoy el trámite de la ponencia en el Congreso de los Diputados e irá a la Comisión para debatir las enmiendas vivas y someterse a su primera votación. El PP todavía exige al Gobierno que acepte un sistema transitorio hasta que se aprueben definitivamente los planes de empresa de modo que se permita a los trabajadores seguir disfrutando de un incentivo fiscal a las aportaciones privadas con el requisito de que estos fondos vayan a su plan de empresa una vez quede aprobado. Si finalmente el PSOE amarra los apoyos de PP y Ciudadanos, no necesitará la participación de Unidas Podemos.

Foto: Imagen de una familia en Oviedo. (EFE)

De esta forma, la Seguridad Social conseguirá aprobar la ley que desarrolla el segundo pilar del sistema de pensiones, el de los planes de empresa. Esto es, el ahorro privado gestionado a través de la negociación colectiva por el cual empresas y trabajadores hacen aportaciones para un ahorro finalista destinado a complementar las pensiones públicas en el futuro.

En esta ley se incluye la creación de un fondo público de pensiones al que podrán realizar estas aportaciones los trabajadores y las empresas. El objetivo del ministerio con este fondo es rebajar las comisiones que aplican actualmente las empresas financieras y que se comen una buena parte de la rentabilidad obtenida por los partícipes.

La división en el seno del Gobierno respecto a los incentivos públicos a los planes de pensiones de empresa ha terminado este martes con una división total entre PSOE y Unidas Podemos y el acuerdo de los socialistas con la oposición para incorporar incentivos fiscales a la ley que articula el nuevo fondo público de pensiones. Los socialistas han aceptado finalmente las exigencias de PP y Ciudadanos para establecer deducciones en el impuesto sobre sociedades para las aportaciones que realicen las empresas a los planes de empleo colectivos de sus trabajadores. En concreto, el Gobierno ha aceptado la enmienda 41 introducida por el diputado del PP, Tomás Cabezón, para permitir la deducción del 10% de las contribuciones empresariales a estos planes privados de sus trabajadores por una cuantía no superior a 27.000 euros anuales.

PSOE Planes de pensiones
El redactor recomienda