Es noticia
Menú
El Gobierno pacta con los sindicatos subir el salario mínimo a 1.000 euros
  1. Economía
Con efecto retroactivo al 1 de enero

El Gobierno pacta con los sindicatos subir el salario mínimo a 1.000 euros

El Gobierno vuelve a subir el SMI con la oposición de la patronal CEOE. La subida, de 35 euros, será similar a la inflación, que se sitúa en el 3,6%

Foto: La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz (d) durante una rueda de prensa tras su encuentro con los secretarios generales de CCOO, Unai Sordo (i) y de UGT, Pepe Álvarez (c). (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz (d) durante una rueda de prensa tras su encuentro con los secretarios generales de CCOO, Unai Sordo (i) y de UGT, Pepe Álvarez (c). (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

El Gobierno ha acordado con los sindicatos subir el salario mínimo interprofesional (SMI) a 1.000 euros con efectos retroactivos al 1 de enero. La CEOE rechazó por unanimidad el martes la propuesta del Gobierno, de modo que el Ministerio de Trabajo se ha vuelto a quedar solo con los sindicatos para sacar adelante una nueva subida del salario mínimo interprofesional. La vicepresidenta de Trabajo, Yolanda Díaz, ya anunció el lunes que su voluntad era aprobar esta subida hasta la cifra redonda de los 1.000 euros. "A mí me gustaría tener un salario mínimo de 1.000 euros", dijo como anticipo de lo que ocurriría el miércoles.

Este nuevo SMI supone una subida de 35 euros al mes en 14 pagas, un alza del 3,6% que se sitúa muy próximo a las previsiones de inflación para este año. Según el Banco de España, el IPC de 2022 será del 3,7%, lo que significa que los trabajadores beneficiados por la medida no ganarán poder adquisitivo, sino que lo mantendrán. La medida afectará a casi dos millones de asalariados que actualmente tienen un salario inferior a los 1.000 euros.

Foto: Manuel Arellano. (Ana Beltrán)

La vicepresidenta ha comparecido en rueda de prensa con los secretarios generales de CCOO, Unai Sordo, y de UGT, Pepe Álvarez, para firmar el acuerdo y sacarse la foto del pacto alcanzado. Esta cifra era la que ya reclamaron los sindicatos al inicio del año cuando pusieron sobre la mesa la subida del SMI para continuar con la senda ascendente recogida en el acuerdo de Gobierno entre el PSOE y Unidas Podemos.

Díaz ha celebrado la bondad de las subidas del SMI porque sirven para reducir la desigualdad y para estimular la economía gracias a la mejora de las rentas de los ciudadanos con mayor propensión al consumo, aquellos que no tienen recursos suficientes para ahorrar. "Si ahora estamos mucho mejor, es gracias a la política de rentas", ha explicado Díaz. "Esta herramienta sirve para mejorar la vida de la gente y también sirve para elevar los salarios al alza en general", ha remarcado Díaz.

El secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha mostrado "satisfacción por el acuerdo alcanzado" y ha tachado de "incomprensible" que la CEOE haya rechazado el acuerdo. Sordo ha recordado que las patronales firmaron en el año 2018 en el AENC (Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva) en el que se instaba a la negociación colectiva a subir los salarios mínimos de convenio a 1.000 euros. "Las organizaciones empresariales se han mostrado insumisas a las recomendaciones que firmó la propia CEOE", ha denunciado Sordo.

Foto: El presidente de ATA, Lorenzo Amor. (EFE/Rodrigo Jiménez)

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha elogiado al Ejecutivo: "Este es un Gobierno que cumple, y cumple en contra de lo que algunos están empeñados en decir cada día". Para Álvarez, llegar a los 1.000 euros es un paso en la buena dirección, pero ha recordado al Gobierno que tiene que seguir subiendo el SMI hasta alcanzar el 60% del salario medio del país, una cifra que se situaría entre 1.012 y 1.047 euros según los cálculos del grupo de expertos que nombró el Ministerio de Trabajo en 2021.

"El SMI no destruye empleo"

La vicepresidenta y los secretarios generales de los sindicatos han defendido reiteradamente que "el salario mínimo no destruye empleo". "No hay ningún dato que permita corroborar que el SMI destruya empleo", ha afirmado la vicepresidenta. De hecho, ha recordado que la ocupación en la agricultura y el número de autónomos activos está en máximos, lo que mostraría que el salario mínimo no elimina puestos de trabajo.

Díaz ha señalado que el SMI supone una herramienta "imprescindible" para combatir la desigualdad. "El salario mínimo ha servido para reducir la brecha de género desde el año 2019 en 4,8 puntos", ha subrayado la vicepresidenta. Los SMI benefician especialmente a los jóvenes, las mujeres y los trabajadores de la agricultura, ha apuntado Sordo.

Los sindicatos han aprovechado la rueda de prensa para apremiar a la CEOE a negociar un nuevo AENC que permita trasladar a la negociación colectiva todas las novedades introducidas por la reforma laboral. "Tenemos que negociar cómo vamos a trasladar a la negociación colectiva sectorial la nueva reforma laboral", ha explicado Álvarez. El AENC que sigue vigente es el del año 2018 que ya está vencido, por lo que los sindicatos quieren presionar a la patronal para negociar un nuevo acuerdo no solo para incorporar las novedades de la reforma laboral, también para alcanzar una senda de subida de salarios para los próximos años que sirva para marcar una señal clara a los convenios sectoriales.

El Gobierno ha acordado con los sindicatos subir el salario mínimo interprofesional (SMI) a 1.000 euros con efectos retroactivos al 1 de enero. La CEOE rechazó por unanimidad el martes la propuesta del Gobierno, de modo que el Ministerio de Trabajo se ha vuelto a quedar solo con los sindicatos para sacar adelante una nueva subida del salario mínimo interprofesional. La vicepresidenta de Trabajo, Yolanda Díaz, ya anunció el lunes que su voluntad era aprobar esta subida hasta la cifra redonda de los 1.000 euros. "A mí me gustaría tener un salario mínimo de 1.000 euros", dijo como anticipo de lo que ocurriría el miércoles.

SMI UGT CCOO CEOE
El redactor recomienda