Es noticia
Menú
Las asociaciones de autónomos afrontan divididas la subida del salario mínimo
  1. Economía
¿1.000 euros al mes?

Las asociaciones de autónomos afrontan divididas la subida del salario mínimo

ATA pide prudencia con la subida porque los autónomos ya están soportando muchas subidas de costes de la inflación. UPTA y Uatae defienden que subir el SMI genera efectos positivos sobre la economía

Foto: El presidente de ATA, Lorenzo Amor. (EFE/Rodrigo Jiménez)
El presidente de ATA, Lorenzo Amor. (EFE/Rodrigo Jiménez)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La subida del salario mínimo interprofesional (SMI) cada vez impacta sobre más trabajadores, dado que al situarse ya por encima del 50% del salario medio, hay muchos asalariados cuyos ingresos están ya fijados por decreto del Gobierno. A medida que sigue subiendo, hasta el objetivo del Gobierno de llegar al 60% del salario medio, el porcentaje de trabajadores beneficiados será mayor. En el año 2019, la subida del SMI tuvo efecto sobre el 10% de los asalariados, en torno a 1,5 millones de personas, de modo que tras las siguientes subidas, actualmente estaría marcando la retribución de cerca de dos millones de personas. Esto significa que esta medida ya tiene efectos muy relevantes sobre la distribución de la renta y sobre los costes salariales.

Las asociaciones de autónomos afrontan divididas la nueva negociación para la subida del salario mínimo que comienza este mismo lunes en el Ministerio de Trabajo. La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, ha citado a los agentes sociales el próximo lunes a las 10 de la mañana para comenzar la negociación sobre la subida del SMI. Los sindicatos ya le han trasladado que su intención es subirlo hasta 1.000 euros al mes en 14 pagas de forma inmediata y con efectos retroactivos al inicio de año. Esto supondría una subida del 3,6% este año, cifra que podría ser incluso inferior a la inflación.

Foto: Manuel Arellano. (Ana Beltrán)

Para las asociaciones de autónomos, la subida del SMI genera opiniones encontradas. Para ATA, asociación integrada en la CEOE, subir el salario mínimo en este momento no es la mejor decisión, dado el incremento de costes que han tenido que soportar los autónomos en el último año. La subida de los precios, en especial de la luz y los productos energéticos, ha supuesto un gran deterioro de los márgenes para los autónomos. Además, la pandemia ha golpeado con dureza algunos sectores con amplia presencia de autónomos, como el de la hostelería o el comercio.

En este contexto, para la asociación sería preferible posponer la siguiente subida del SMI, que ha subido un 36% desde el año 2018, hasta que la coyuntura económica mejore. El presidente de ATA y vicepresidente de la CEOE, Lorenzo Amor, ya calificó de "sablazo" la subida aprobada el pasado mes de septiembre del 1,6%. Desde entonces, la inflación ha seguido subiendo, hasta cerrar el año 2021 por encima del 6%, una escalada de precios no vista en 29 años. Y la peor noticia es que el conflicto geopolítico en Ucrania amenaza con mantener los precios del petróleo y el gas altos durante todo el año.

"Los autónomos tendrán que empezar a devolver los créditos del ICO, soportar una subida de las cotizaciones del RETA, el incremento del coste de la energía..., no hay que perder de vista la situación en que estamos", explica Amor. Sin embargo, tanto UPTA como Uatae ven con buenos ojos la subida del SMI y pedirán al Gobierno que lo haga cuanto antes. Eduardo Abad, presidente de UPTA, explica que la subida del SMI no afectará a los autónomos, sino que les beneficiará. "Los autónomos se acogen a los convenios colectivos sectoriales que, en su gran mayoría, fijan salarios por encima del SMI", explica Abad, "lo que hace una subida del SMI es incrementar el consumo, lo que acelera el crecimiento y los ingresos de los autónomos. Sería una buena noticia". Además, también celebra que esta medida contribuya a reducir la desigualdad de rentas que existe en España.

Foto: Una oficina de empleo, en una imagen de archivo. (EFE)

Sin embargo, el estudio que realizó el año pasado el Banco de España muestra que la mayor parte de asalariados que cobran el SMI trabaja en pequeños establecimientos, de entre uno y cinco ocupados. En concreto, uno de cada tres trabajadores que ganan el SMI trabaja en una empresa con menos de cinco asalariados. Esto significa que, previsiblemente, muchos de los asalariados del SMI sean contratados de autónomos.

Además, la presencia del SMI es mayoritaria en sectores en los que hay muchos pequeños negocios de autónomos. Uno de ellos es el sector primario, que da trabajo a casi el 60% de los trabajadores que ganan el SMI. Estas explotaciones están teniendo que soportar la subida de los costes energéticos, a la que se sumaría la subida del SMI.

También el sector de servicios de mercado tiene una presencia elevada del SMI, dando trabajo a casi el 10% de estos trabajadores. Es previsible que en este sector sean las actividades de bajo valor añadido las más afectadas por el salario mínimo, como son la hostelería o el comercio, donde la presencia de trabajadores autónomos es también elevada.

En definitiva, es previsible que la subida del SMI sí afecte a algunos autónomos empleadores, lo que lastraría sus rentas. Pero, al mismo tiempo, los trabajadores del SMI perdieron poder adquisitivo en 2021 y su renta se reduciría aún más este año si no se aprueba esta subida. Además, las rentas bajas son las que más sufrieron durante la pandemia, por lo que un alza del SMI ayudaría a mejorar la situación de algunos hogares.

La subida del salario mínimo interprofesional (SMI) cada vez impacta sobre más trabajadores, dado que al situarse ya por encima del 50% del salario medio, hay muchos asalariados cuyos ingresos están ya fijados por decreto del Gobierno. A medida que sigue subiendo, hasta el objetivo del Gobierno de llegar al 60% del salario medio, el porcentaje de trabajadores beneficiados será mayor. En el año 2019, la subida del SMI tuvo efecto sobre el 10% de los asalariados, en torno a 1,5 millones de personas, de modo que tras las siguientes subidas, actualmente estaría marcando la retribución de cerca de dos millones de personas. Esto significa que esta medida ya tiene efectos muy relevantes sobre la distribución de la renta y sobre los costes salariales.

SMI
El redactor recomienda