España, sin camiones: el sector del transporte amaga con una huelga patronal al Gobierno
  1. Economía
ÁBALOS Y SAURA ASUMIERON COMPROMISOS

España, sin camiones: el sector del transporte amaga con una huelga patronal al Gobierno

El Comité Nacional del Transporte por Carretera remitió una carta a Raquel Sánchez en que afirmó ante su nuevo interlocutor que existe "un riesgo cierto de quiebra estructural del sector"

Foto: Un camión frigorífico circula junto a una finca de lechuga. (EFE/Marcial Guillén)
Un camión frigorífico circula junto a una finca de lechuga. (EFE/Marcial Guillén)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El mundo del transporte por carretera en España afronta una semana decisiva para su futuro inmediato. Este miércoles se reunirá con carácter extraordinario el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) para analizar la situación crítica del sector, en un encuentro que estaba previsto para el lunes, pero que se ha retrasado para tratar de acercar posturas con el Gobierno.

El cónclave llega en un momento de gran tensión, con una parte de sus integrantes deseosa de ir lo más lejos posible en sus reivindicaciones ante el Gobierno, incluso con el órdago de un cierre patronal. Las consecuencias de ese cerrojazo serían considerables: la CNTC aglutina las confederaciones, federaciones y asociaciones profesionales de transportistas y de empresas de actividades auxiliares y complementarias del transporte por carretera.

Foto: Peaje ubicado en una carretera de Cataluña. (EFE)

El ruido de sables patronal en las últimas semanas ha sido de tal calado que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, cartera ocupada por la socialista catalana Raquel Sánchez tras el cese de José Luis Ábalos, ha accedido a mantener una reunión de urgencia con el comité nacional después de que este se haya prestado a retrasar su cita. El encuentro entre la ministra y los transportistas se celebrará por la mañana del miércoles 10 y el de la patronal se ha convocado para esa misma tarde, para valorar el resultado de las conversaciones con el Ejecutivo. La cita era esperada desde hace semanas, si no meses, tras acceder al cargo, pero la ministra del ramo ha demorado su encuentro con el sector hasta que la cuerda se ha tensado y el ruido de la huelga se ha puesto por escrito de forma velada.

A finales de octubre, el CNTC remitió una carta abierta a Raquel Sánchez donde afirmó por primera vez ante su nueva interlocutora que existe “un riesgo cierto de quiebra estructural del sector” y que se plantea “adoptar si fuera preciso medidas excepcionales, sin descartar ninguna”. Todos saben de qué se habla, aunque no se verbalice, sobre todo estando tan reciente al amago del pasado julio de 2020, cuando el entonces titular de la Secretaría de Estado, Pedro Saura (ahora presidente de Paradores), asumió un documento con las principales reclamaciones del sector que evitó una posible huelga patronal.

Foto: Pila de contenedores en Shanghái, China. Reuters/Aly Song

Aunque el nuevo equipo del Ministerio de Transportes ha asumido el documento heredado, nada ha cambiado desde entonces salvo la Ley contra la Morosidad aprobada en septiembre tras un año de tramitación, que recoge un régimen sancionador para aquellos cargadores que se excedan más de 60 días en el pago. Las diferentes patronales (CETM, Fenadismer, Conetrans, Fetransa…) denuncian la falta de soluciones mientras los problemas se agravan (precio del combustible, falta de conductores, falta de homogeneidad examinadora, competencia desleal, pago por uso de carreteras) y la cadena logística global se tensiona en todos sus eslabones.

El colectivo es consciente de que “con palabras solo ya no vale”: hay un documento asumido por ambas partes y a partir de ese punto quiere exigir su ejecución inmediata y llegar lo más lejos posible en nuevas demandas. “Esperaremos a la reunión con la Secretaría de Estado de Transportes”, explica un algo cargo del comité nacional. “A priori', hay disposición para alcanzar acuerdos, porque necesitamos soluciones. La huelga tiene que ser el último recurso, porque los primeros perjudicados somos nosotros, pero es una opción que ya pusimos encima de la mesa el pasado verano y que retomaremos de seguir en esta situación”.

Foto: crisis-energetica-renovables-no-son-solucion

La reivindicación del sector del transporte por carretera llega en un momento crucial, con los primeros episodios de desabastecimiento de algunos productos importados o prolongados retrasos por cuellos de producción y de transporte. Teniendo en cuenta que mueven más del 90% del volumen de mercancías en territorio nacional, su impresión es que otros sectores como el ferroviario o el aéreo gozan de mayor atención por parte del Gobierno teniendo un peso casi marginal. “Porque ya no se trata de pedir más ICO”, resume otro de los integrantes del comité nacional, los problemas son otros y no se parchean con dinero.

Hay problemas que aprietan hoy, como la subida de precios del gasoil, los aditivos y los neumáticos, de más del 30% en alguna de estas categorías en lo que va de año. Pero también hay otros estructurales, como la falta de conductores (15.000 solo en España) o la amenaza de una nueva fiscalidad verde (reducción de emisiones), mientras se ha facilitado la entrada en el mercado doméstico de operadores comunitarios (Europa del Este) más competitivos en precio (vehículos más contaminantes). Por no hablar de futuras amenazas, como el peaje de las autovías, detonante del anterior amago de huelga. El miércoles será clave.

El mundo del transporte por carretera en España afronta una semana decisiva para su futuro inmediato. Este miércoles se reunirá con carácter extraordinario el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) para analizar la situación crítica del sector, en un encuentro que estaba previsto para el lunes, pero que se ha retrasado para tratar de acercar posturas con el Gobierno.

José Luis Ábalos Transporte Inflación
El redactor recomienda