La banca negocia en Bruselas una comisión millonaria por canalizar los fondos europeos
  1. Economía
EN TORNO AL 2%

La banca negocia en Bruselas una comisión millonaria por canalizar los fondos europeos

El sector pone en valor su capacidad para adelantar el dinero aprobado desde Bruselas, evitando cualquier posible retraso en la transferencia de los fondos

placeholder Foto: La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño. (EFE)
La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño. (EFE)

A las puertas de que el Gobierno tenga listos los planes definitivos para los fondos europeos de recuperación Next Generation EU, la banca negocia a dos bandos, en Madrid y en Bruselas, su participación en la canalización de ese caudal de 140.000 millones correspondientes a España. Está en juego una comisión aproximada del 2%, entre 3.000 y 4.000 millones del total, según fuentes próximas al Banco Central Europeo (BCE), y la opción de usar esos recursos para financiar actuaciones alineadas con el plan de rescate, como sería el avance en la transformación digital del negocio bancario.

Los bancos han trasladado su disposición a participar por diferentes vías. Entre los argumentos empleados, el sector pone en valor su capacidad para adelantar el dinero aprobado desde Bruselas, evitando cualquier posible retraso en la transferencia de los fondos, así como la capilaridad de su red para llegar a todos los perfiles de empresas del país. Además, como también esgrimen otros agentes económicos (fondos de capital privado), podrían tener un efecto multiplicador sobre el dinero de Bruselas en caso de cofinanciar las aportaciones de los fondos Next Generation EU.

Sin embargo, esta disposición a colaborar no es altruista, sino a cambio de una comisión, punto que ahora está en debate

Sin embargo, esta disposición a colaborar no es altruista, sino a cambio de una comisión, punto que ahora está en debate. Fuentes próximas a la mesa de negociación entre bancos y Gobierno califican de habituales las conversaciones para abordar este punto, pues las entidades son retribuidas en situaciones similares como los fondos de la PAC (Política Agraria Común). Por lo general, para esas ocasiones la fórmula elegida es mediante anticipos de la banca a los agricultores, que se resuelve a cambio de un porcentaje cuando llega el cheque de Bruselas ('factoring').

Foto: El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, junto a la vicepresidenta Nadia Calviño. (EFE)

Otro caso distinto es el de las líneas de avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO), que se distribuyeron por valor de 115.000 millones de euros el año pasado para ayudas a pymes y autónomos para evitar las tensiones de liquidez provocadas por la covid. Entonces, el Gobierno y los bancos pactaron que las entidades se quedaran un diferencial ('spread') no abusivo —estable con lo que venían cobrando por este tipo de créditos— entre el tipo del crédito —entre 2% y 3%— y el coste del aval. Esta horquilla es la misma que se tiene como referencia ahora para participar en los fondos de recuperación.

"Están hablando con el Gobierno qué papel van a jugar, qué se espera y cómo les van a pagar"

Pese a la ofensiva diplomática de los bancos, todavía no están decididas la fórmula de remuneración ni la cuantía de los fondos que se canalizaría a través de su red. "El rol del sector en las ayudas está por definir. El Gobierno no ha sido muy proactivo, pero sabe que debe contar con ellos, pueden hacer un efecto amplificador de los fondos y ser un agente clave en la fiscalización del dinero. Y es un trabajo por el que tendrán que cobrar", expone un directivo financiero próximo a las negociaciones. "Están hablando con el Gobierno qué papel van a jugar, qué se espera de ello y cómo les van a pagar".

En paralelo a las primeras conversaciones locales, el Gobierno está sondeando a Bruselas para saber cuánto podría pagarse a los bancos por participar en la distribución de los fondos comunitarios. Para que todo tenga mejor encaje, las entidades están dispuestas a emplear ese dinero –hasta 4.000 millones– en proyectos vinculados a los ejes de actuación marcados para el reparto de los fondos europeos. De esta manera, entienden que debería ser más fácil justificar las comisiones por su trabajo con los fondos, aprobados por la situación extraordinaria derivada de la pandemia.

Foto: Nadia Calviño, vicepresidenta del Gobierno. (EFE)

A la espera del desenlace final, estas conversaciones suponen un nuevo frente entre las entidades y el Ejecutivo en los últimos doce meses. El primero fue por los avales del ICO, que el Gobierno decidió inyectar poco a poco —tramos de 20.000 millones— generando atascos en el sector financiero. El segundo, más reciente, a cuenta de las quitas, con las que los bancos han conseguido que Economía haya suavizado sus planes iniciales. Y el tercero, los fondos europeos, pieza clave para la banca, ya que se está jugando su negocio de los próximos años en un entorno de escasa actividad económica.

A las puertas de que el Gobierno tenga listos los planes definitivos para los fondos europeos de recuperación Next Generation EU, la banca negocia a dos bandos, en Madrid y en Bruselas, su participación en la canalización de ese caudal de 140.000 millones correspondientes a España. Está en juego una comisión aproximada del 2%, entre 3.000 y 4.000 millones del total, según fuentes próximas al Banco Central Europeo (BCE), y la opción de usar esos recursos para financiar actuaciones alineadas con el plan de rescate, como sería el avance en la transformación digital del negocio bancario.

Millonarios ICO Banca Bruselas Sector Financiero
El redactor recomienda