El déficit del Estado se disparó hasta 60.400 millones en julio y alcanzó el 5,4% del PIB
  1. Economía
El peor dato desde el año 2009

El déficit del Estado se disparó hasta 60.400 millones en julio y alcanzó el 5,4% del PIB

El gasto del Estado ha aumentado en más de 27.500 millones respecto al mismo periodo del año anterior, mientras que los ingresos se han hundido en 18.000 millones

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero (Efe).
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero (Efe).

El déficit del Estado se disparó definitivamente en el mes de julio como consecuencia del incremento del gasto y las transferencias a otras administraciones ejecutadas por el Gobierno y la caída de la recaudación. La respuesta del Ejecutivo para amortiguar la crisis económica ha tenido un gran impacto sobre las cuentas del Estado hasta el punto de disparar el déficit por encima de los 60.400 millones de euros durante los primeros siete meses del año, el peor dato registrado desde el año 2009. Los datos publicados por la IGAE muestran cómo el saldo negativo del Estado se disparó hasta el 5,4% del PIB (con todos los datos en contabilidad nacional).

En julio se acumuló un punto completo de déficit, que comparándolo con un año normal, debería ser similar a todo el déficit acumulado a lo largo de los 12 meses. Esta cifra muestra con claridad la presión que están soportando las cuentas públicas como consecuencia de la pandemia. El Estado no sólo está sufriendo un aumento de sus gastos y una reducción de los ingresos, también ha realizado importantes transferencias a las comunidades autónomas y la Seguridad Social para soportar sus cuentas.

En comparación con el mismo periodo del año 2019, el gasto público se ha disparado en más de 27.500 millones de euros, un aumento que supera el 21%, mientras que los ingresos se han reducido en casi 18.000 millones de euros, un 15,8% menos. Hay que remontarse a 2009, el año de la gran depresión provocada por la quiebra de Lehman Brothers, para encontrar unas cifras de déficit peores que las de este año, con la diferencia de que en 2009 la crisis comenzó antes del inicio del año y en 2020 la crisis empezó a finales de marzo.

El grueso de la caída de la recaudación se centra en los dos grandes tributos del Estado: IVA e IRPF. En el caso del IVA, el hundimiento es del 16,4%, lo que resta más de 7.000 millones de euros de recaudación, mientras que el IRPF ha generado 7.100 millones menos. También se sitúa en negativo el impuesto sobre sociedades, que resta casi 1.200 millones de euros respecto al año anterior.

Por la vía del gasto, la partida que más crece es precisamente la de transferencias a otras administraciones por el Fondo Covid destinado a las CCAA y la entrega excepcional a la Seguridad Social. En total, las transferencias se han disparado un 36% respecto al mismo periodo del año anterior, en torno a 27.000 millones de euros adicionales. Conviene recordar que la mayor parte del esfuerzo presupuestario derivado de la crisis del coronavirus lo han soportado estas administraciones, ya sea por la vía del gasto sanitario y el gasto social, como las políticas de protección de rentas.

También ha aumentado con fuerza la formación de capital fijo como resultado de la inversión para combatir la pandemia. En concreto, ha aumentado casi un 70%, lo que supone casi 2.000 millones extra de gasto. Por su parte, los gastos de personal se mantienen estables con un leve aumento del 0,8%, mientras que los consumos intermedios se han disparado un 20%, lo que añade casi 600 millones de gasto extra.

Déficit público Gasto público Ministerio de Hacienda
El redactor recomienda